Un Guardia Civil fuera de servicio auxilia en Zurgena a una persona de 80 años sola en su vivienda

Gracias a la rápida actuación realizada por la Guardia Civil a primera hora de la tarde del pasado día 12, un agente que en ese momento se encontraba fuera de servicio, ha podido auxiliar a un hombre de 80 años de edad y vecino de Zurgena (Almería).

 

La actuación tiene lugar la tarde del pasado día 12 cuando un agente de la Guardia Civil, fuera de servicio en ese momento, habla con varios vecinos de la localidad, los cuales le informan que un vecino de avanzada edad y con movilidad reducida, lleva sin ser visto desde el día de ayer, pero su vehículo está estacionado junto a la entrada de la vivienda.

 

De la misma forma le ponen en conocimiento que han estado llamando a su puerta en repetidas ocasiones, así como su teléfono móvil y fijo, pero que esta persona no responde, por lo que están preocupados.

El agente de la Guardia Civil, que se encontraba en ese momento fuera de servicio, decidió acudir al domicilio y saltar por la parte de atrás. Una vez en el interior de la vivienda, el agente localiza al propietario consciente, solo y tumbado en el suelo, donde cayó el día antes.

Ante estas circunstancias, y como el vehículo que esta persona suele utilizar está estacionado en la puerta de la vivienda, el agente de la Guardia Civil decide trasladarse hasta el domicilio, para con ayuda de una escalera, asomarse en un primer momento por el muro de la parte de atrás de la vivienda.

 

Desde lo alto del muro, el agente observa abierta la puerta que da acceso a la vivienda, por lo que salta al patio para entrar dentro ante las sospechas que este hombre hubiera sufrido alguna caída o golpe y se encontrara impedido para pedir auxilio.

 

Las sospechas del agente de la Guardia Civil se confirman cuando accede al comedor de la vivienda y encuentra a un hombre de avanzada edad, consciente pero tumbado boca arriba en el suelo, tapado con varias toallas y sábanas.

 

Como esta persona está consciente, el agente le pregunta cómo se encuentra, refiriendo que la tarde del día de antes sufrió una caída, que tenía un fuerte dolor en la espalda por lo que no podía levantarse, así  como tampoco pudo pedir auxilio, ni contestar a las llamadas de teléfono, llevando desde el día de antes allí tumbado.

 

El agente solicita a los operadores de servicio de la Guardia Civil (C.O. S.-062), que envíen al lugar una ambulancia para el traslado de dicha persona al Hospital La Inmaculada, de Huércal Overa, así como una dotación en servicio de la Guardia Civil, permaneciendo en todo momento junto a esta persona.

 

Una vez llega la ambulancia al lugar, los agentes de la Guardia Civil junto con el personal sanitario trasladan desde el domicilio hasta la ambulancia a esta persona, que finalmente es trasladado hasta el Hospital.

 

Horas más tarde, el agente de la Guardia Civil se traslada hasta el Hospital de la Inmaculada para interesarse por esta persona, siendo informado que la misma permanecería en observación varios días, dadas las lesiones y enfermedades que presentaba como consecuencia de la caída, y al pasar toda la noche tumbado en el suelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.