Nacionalismo y derechos

0

Tenemos que reconocer que en España hay muchas personas que se sienten encorsetadas, en la acepción de sentir una limitación impuesta a sus posibles formas de actuar, la pobreza, el paro, la ley mordaza… Se cambian prioridades como los derechos de los españoles recogidos en la Constitución, por el derecho de los grandes especuladores internacionales a cobrar el fruto de su especulación recogiendolo en la propia Constitución, se nos obliga a pagar el desaguisado de unos pocos que han esquilmado instituciones financieras y han engañado a sus propios clientes, saliendo impunes, en la práctica, de tales actuaciones.

Las diferencias presupuestarias entre regiones ricas y pobres, no persiguen el objetivo de disminuir esa brecha, sino de aumentarlas, ofrecinedo más y más a las más ricas, a costa de las más pobres. En Almería concretamente, que es lo que nos preocupa, las inversiones del Gobierno, pueden dar para algo más que pagar una cena, no para todos los almerienses. Pero ese es le premio que nos dan por afirmar que nos sentimos ante todo españoles, obviando nuestras cualidades proipas andaluzas y almerienses que nos distinguen del resto de españoles, en cualquier otro lugar los ningunean de esa manera y se monata “la de Dios es Cristo”.

Pero quien ha sabido ser sumiso hasta llegar donde lo han puesto, no está acostumbrado a dialogar, está acostumbrado a obedecer a los que mandan, resignadamente, servilmente y cuando manda, no espera otra cosa que lo obedezcan servilmente, sin necesidad de dar explicaciones, pòr más pernicioso que sea lo que manda y lo peor es que quienes prometieron defender nuestros intereses, para lo que se postularon libremente, han terminado siendo satélites serviles.

En tanto que se muestran crueles con quienes les hemos encargado la gestión de los impuestos que pagamos y los que en realidad pagamos sus sueldos y otras cosas, mo muestran ninguna vergüenza en demostrar que están al servicio de la plutocracia.

En otras tierras en las que llevan siglos siendo ciudadanos en lugar de vasallos de caciques de medio pelo, se revuelven aunque los llenen de oro y se zafan del yugo que les quieren colocar y piden el oro, el moro y la independencia.

En lugar de sentarse a la misma nesa y hablar de problemas y soluciones, prefieren tirarles unas monedas desde su mesa, pero quien no es un lacayo que recoge las migajas del suelo, les planta cara como corresponde.

Desde AxSí-Almería nos negamos a bailarle el agua a los caciquillos que solo luchan por sí mismos y queremos luchar por los derechos de todos los almerienses. A pesar de todo.

Luis J. Pasamar

Portavoz Gestora AxSí-Almería

Dejar respuesta