La Guardia Civil desarticula una organización que introducía a inmigrantes ilegales en Melilla ocultos en dobles fondos de vehículos

0

La Guardia Civil de Melilla, en el marco de la operación “AROMIS”, ha desarticulado una organización dedicada al tráfico de seres humanos mediante la cual introducían en esa Ciudad Autónoma a inmigrantes de procedencia subsahariana ocultos en dobles fondos de vehículos a través de los pasos fronterizos  con Marruecos.

La operación se inició hace varios meses al constatarse la continua entrada de inmigrantes presumiblemente en dobles fondos, amparados en la gran cantidad de vehículos que diariamente acceden a la ciudad.

En el transcurso de la investigación se pudo constatar el conocimiento que tenía la organización de los métodos y protocolos de actuación de la Guardia Civil para la detección de entrada de inmigrantes en dobles fondos.

Sabedores de ello, utilizaban vehículos de gama media/ alta, en perfecto estado, ambos con matrículas nacionales, que llegaban ocupados por familias para dar apariencia de normalidad, con menores en los asientos traseros.

Finalmente, si consideraban que todo estaba en orden, bajaban a los ocupantes en un determinado punto y el conductor se dirigía a talleres perfectamente vigilados por la organización y ubicados en zonas poco frecuentadas.

 

Fase de explotación de la Operación

Una vez fijados los objetivos, la estructura y métodos utilizados por la organización, se llevó a cabo la localización de los dobles fondos “con detectores portátiles” de latidos del corazón, dada la dificultad para llegar hasta los mismos y lo sofisticado del sistema utilizado.

En uno de los casos, tras la localización del doble fondo,  se tardó más de cuarenta minutos en poder extraer a la persona oculta,  completamente encajonada y se requirió la presencia de los servicios sanitarios para su recuperación, al presentar síntomas de dolor en las extremidades inferiores, respiración agitada, mareos y descoordinación motora.

Resultado de la Operación:

Han sido cuatro las personas detenidas, otras dos están plenamente identificadas y en paradero desconocido, sobre los que se han cursado órdenes de detención internacional.

Entre los detenidos se encuentran ambos conductores de los vehículos,  uno de los responsables de la infraestructura  donde se dirigían los vehículos para extraer a los inmigrantes y la persona que era utilizada de vigilante en la única vía de entrada a ese lugar.

Todos los detenidos son de nacionalidad  española o con residencia legal en Melilla.

A la organización se les atribuye la introducción en  la ciudad de 74 personas, todas ellas de procedencia subsahariana, cobrándole a cada uno de ellos del orden de unos 4.000 euros.

Los detenidos han sido puestos a disposición judicial y  se les atribuyen supuestos delitos  “contra los derechos de los ciudadanos extranjeros”.

Dejar respuesta