Juanma Moreno anuncia un gran centro de investigación en materia agroalimentaria con sede en Almería

0

El presidente del PP Andaluz, Juanma Moreno, ha anunciado este viernes que creará cuando sea presidente de la Junta un gran Centro de Innovación y Desarrollo Agroalimentario, con sede en Almería, que será referencia en España y en Europa, y que tendrá como objetivo la consecución de un nuevo modelo productivo basado en la competitividad, el empleo y la sostenibilidad.

En el transcurso de una conferencia organizada por el periódico La Voz de Almería, Juanma Moreno ha anunciado que este nuevo centro tendrá su germen en el actual Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica (IFAPA), y con cuya potenciación se persigue una triple apuesta: por la agricultura, por la innovación y por Almería.

“El Centro Andaluz de Innovación y Desarrollo Agroalimentario será una fuente de oportunidades para los investigadores andaluces. Para los que ya trabajan en nuestra tierra y para los que han tenido que emigrar en busca de un futuro. Este gran centro tecnológico hará posible el retorno del talento que se nos ha marchado durante estos años tan difíciles”, ha asegurado el presidente del PP Andaluz.

La creación de este centro se enmarca en un proceso de descentralización de la Administración autonómica en el que el PP Andaluz está ya trabajando, un proceso que se desarrollará a través del diálogo con los trabajadores públicos, con traslados voluntarios, y con el objetivo de la mayor eficacia que garantiza la cercanía al territorio.

El presidente del PP Andaluz ha asegurado “el modelo centralista que el PSOE diseñó hace 30 años para Andalucía no ha dado buenos resultados, ha construido una Andalucía de distintas velocidades y, lejos de generar cohesión, ha potenciado los localismos”.

Moreno ha mostrado el convencimiento del PP Andaluz del “potencial de crecimiento que la agricultura tiene aún en nuestra tierra, y del efecto transformador que es capaz de generar”, y, como consecuencia de ello, ha anunciado que, cuando sea presidente de la Junta, la consejería responsable de las competencias de Agricultura “tendrá rango de vicepresidencia, con más dotación económica y más capacidad ejecutiva”.

Ha anunciado también un plan de refuerzo del sector agroindustrial, que impulse la concentración y cooperación entre empresas, así como la inversión en componentes tecnológicos. “Es nuestra apuesta por un sector cuyo peso en la economía andaluza es indudable. Vamos a acabar con el menosprecio escandaloso de los gobiernos socialistas al campo andaluz”, ha afirmado.

Moreno ha subrayado la enorme prosperidad alcanzada por la sociedad almeriense en las últimas décadas, de la que son protagonistas los almerienses, y que ha puesto en contraste con los graves déficits que padecen sus servicios públicos.

“El enorme esfuerzo de los andaluces por levantar esta tierra en las últimas décadas no se ha visto acompañado por una gestión eficaz desde la Junta de Andalucía. Más que servir como locomotora, los gobiernos socialistas han degenerado en muchas ocasiones en un lastre”, ha dicho.

Moreno ha acusado a los gobiernos del PSOE de convertir “el enorme potencial que supone nuestro Estatuto de Autonomía, con un altísimo techo de competencias, con 33.000 millones de euros en los presupuestos, en un holding de intereses particulares y redes clientelares”. “Han convertido el oro en piedras”, ha asegurado.

El presidente del PP Andaluz se ha comprometido, además, a acometer las reformas necesarias para que el proceso administrativo para la apertura de una empresa no dure más de 90 días y que, si pasado ese plazo la Administración no ha contestado, el empresario tenga derecho a abrir la empresa. “El problema es de la Administración y no de los empresarios, que quieren crear empleo en nuestra tierra”, ha dicho.

Juanma Moreno ha reafirmado la apuesta del PP Andaluz por la bonificación al 99 por ciento del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, un “impuesto involucionario, que frena el crecimiento económico y que induce al exilio fiscal a muchas familias”. Moreno ha asegurado que “no nos vamos a conformar con una rebajita, queremos la práctica eliminación de este impuesto”.

El presidente del PP Andaluz ha confirmado también el compromiso del PP Andaluz por el Corredor Mediterrá­neo y, tras mostrar su respeto por quienes el pasado jueves se manifestaron en Almería reclamando más inversiones, ha recordado que el Gobierno de Mariano Rajoy licitó el pasado mayo la redacción de los proyectos de construcción de cinco tramos del Corredor de Alta Velocidad entre Almería y Murcia, y que la inversión total se aproximará a los 1.780 millones de euros. Moreno ha asegurado que el PP Andaluz “va a estar muy pendiente y va a exigir que los plazos y los compromisos presupuestarios se cumplan”.

Juanma Moreno se ha referido también a la necesidad de contar con un Plan de Recursos Hídricos “que contemple el aprovechamiento integral del ciclo del agua”, y ha recordado que “ayer mismo, en el Parlamento, pedí a la señora Díaz un Pacto Andaluz por el Agua, con plazos y cifras concretas, y en el que tengan cabida las organizaciones agrarias, los ayuntamientos y la Administración del Estado”. “Su respuesta fue la indiferencia”, ha dicho.

Para financiar estas medidas, el presidente del PP Andaluz ha asegurado que “no será necesario recaudar más, sino gastar mejor”, y ha puesto como ejemplo los 512 millones recaudados con el canon del agua, de los que sólo se han invertido 160 millones, o el “bajísimo nivel de ejecución presupuestaria, como ocurre con el programa de Formación para el Empleo”.

Buenos días a todos

 

 

Estoy encantado y muy agradecido de poder contar con su presencia en este encuentro.

 

Y encantado también de estar en Almería.

 

Aquí están grandes amigos, compañeros y representantes de la sociedad almeriense (empresarios entidades sociales…), a muchos de ellos he podido saludar hace un momento.

 

La verdad es que en Almería no me siento nunca de visita, me siento en mi casa.

 

Quiero agradecer primeramente a la Cadena Ser y a LA VOZ de Almería, en la persona de su presidente, José Luis Martínez, y de su director, Pedro Manuel de la Cruz, esta oportunidad de dirigirme a todos ustedes y a todos los almerienses para contarles nuestros proyectos de futuro.

 

También, como no podía ser de otra manera, a Antonio Pulido, presidente de la Fundación Cajasol, entidad que hace posible este acto y tantas otras actividades sociales y culturales por toda Andalucía.

Antes de comenzar, me gustaría subrayar la importancia y reconocer el trabajo y el tesón de todos aquellos –empresarios, periodistas y lectores– que siguen creyendo en la prensa local y regional como un canal potente y vivo para la transmisión de información y opiniones.

 

 

Frente al ruido que se genera en torno a la información, el Periodismo más cercano, el que nos cuenta diariamente qué ocurre en la puerta de nuestra casa, no sólo es un instrumento eficaz de servicio público, sino que representa el mejor espejo para conocer y comprender las mejoras que experimenta nuestra tierra y también los muchos y graves déficits que aún soporta.

Almería es, precisamente, un ejemplo, quizá el mejor ejemplo en Andalucía, de esa dicotomía de la que les hablo.

Pocas provincias en España han sabido reinventarse como lo ha hecho Almería en el último medio siglo.

Almería ha hecho, de la necesidad, virtud. Partiendo de un medio sobrio y austero, ha alcanzado un grado de prosperidad económica inimaginable hace unas décadas.

Este cambio sustancial en las condiciones de vida en esta tierra tiene un protagonista inequívoco: los almerienses, que han recorrido un camino largo en un tiempo récord.

 

Y que han contribuido, así, a la prosperidad de Andalucía y de España.

 

Almería fue lugar de acogida para muchos andaluces que vinieron a labrarse un futuro en esta tierra de oportunidades.

Sólo conociendo el trabajo, la iniciativa y el arrojo de decenas de miles de almerienses puede comprenderse la transformación radical de la realidad social y económica de esta provincia.

Almería es hoy la provincia andaluza con mayor poder adquisitivo.

Su Producto Interior Bruto per cápita está por encima de la media andaluza.

Todos los andaluces, no sólo los almerienses, nos sentimos orgullosos de esta Almería de la prosperidad económica. Una prosperidad que nadie os ha regalado.

 

 

Y las perspectivas son halagüeñas: las estimaciones indican que el crecimiento en la provincia de Almería se situará este año entre 3 y 4 décimas por encima del crecimiento medio andaluz, y en línea con el crecimiento nacional.

Almería es una de nuestras locomotoras económicas.

Los almerienses habéis sabido extraer lo mejor de esta tierra y ofrecerlo en los mercados nacionales e internacionales.

Hoy, podemos pedir en cualquier lugar del mundo una ensalada con tomates de Almería. Y los hoteles más lujosos del planeta, como en Dubai, visten su interior con mármol almeriense.

Tendemos a identificar la pujanza de la economía almeriense con la industria agroalimentaria y la piedra ornamental, pero sería injusto olvidar la contribución de otras áreas.

Por ejemplo, la investigación de las industrias auxiliares.

O el sector turístico, sostenido en la enorme riqueza paisajística de Almería, como el Cabo de Gata, un patrimonio que hay que mimar.

Los almerienses habéis buscado y conseguido la excelencia de vuestros productos. No os habéis conformado con subsistir, os habéis esforzado en hacer las cosas mejor que los demás. Ahí ha radicado el secreto de este enorme avance.

En esta transformación, los hombres y las mujeres del PP Andaluz nos enorgullecemos de haber puesto nuestro grano de arena, facilitando un entorno de libertad para el empresario, lejos del intervencionismo y la tutela, y con una actitud proactiva en la creación de riqueza, empleo y bienestar social.

Con humildad, pero convencido, debo reivindicar la aportación de la buena gente del PP de Almería para que esta provincia alcanzara los niveles de desarrollo que hoy tiene.

 

 

Nuestros diputados provinciales, nuestros 47 alcaldes y nuestros 449 concejales han dado y dan la cara por los almerienses en los tiempos de adversidades, y son protagonistas en los retos de futuro que tiene planteada esta provincia.

Como los buenos agricultores, han estado pendientes de lo que necesitaba la tierra en cada momento y han obtenido el fruto de su respaldo y su agradecimiento.

Y en esa tarea es necesario destacar el papel de Gabriel Amat, lo mucho que ha hecho por Almería.

Comparto con Gabriel muchos sueños. El mayor de todos es el sueño de transformar Andalucía con la misma receta de esfuerzo, excelencia y tesón con la que los almerienses habéis transformado esta “bella tierra mora enclavada al límite de Europa”, como la definió la almeriense Carmen de Burgos, de cuyo nacimiento se cumplen ahora 150 años.

Ella escribió que en este paisaje se moldeó su espíritu “en el ansia bravía de los afectos nobles, en los ideales de Justicia y Humanidad”.

Y Justicia y Humanidad son también principios de la gente del PP Andaluz.

Y con los pies puestos en esa tierra de cultivo, en la Justicia y la Humanidad, es como queremos hacer esa transformación de la que les hablo.

Porque tan cierto como que Almería ha experimentado una enorme prosperidad en los últimos 40 ó 50 años, lo es que aún soporta, como los soporta toda Andalucía, muchos y graves problemas en todos los ámbitos.

Sin ánimo de cansarles con datos, les pondré algunos ejemplos.

La provincia de Almería cuenta con sólo 2 camas hospitalarias por cada 1.000 habitantes. Supone seis décimas menos que la media de Andalucía y 1,4 puntos menos que la media nacional.

Almería, pese a representar el 8,4% de la población andaluza, sólo tiene el 6,7% de los profesionales sanitarios. Es decir, sólo tiene 8,6 sanitarios por cada 1.000 habitantes cuando en Andalucía la cifra es de 10,8.

Pero es que esa línea es descendente. En los últimos años, la Junta ha reducido más de un 5 por ciento el número de camas en hospitales públicos. Y ha destruido un centenar de empleos en la sanidad: médicos, enfermeras o auxiliares que ya no prestan servicio a los almerienses.

El panorama es parecido si hablamos de la Educación.

En el curso escolar que hoy termina, 35 colegios de Almería todavía tienen 72 aulas prefabricadas. Uno de cada 4 niños andaluces que se ve obligado a estudiar en estas caracolas, soportando frío en invierno o calor en verano, es almeriense.

En los últimos años, la Junta ha recortado en Almería 178 maestros.

Y el resultado de esas políticas es una tasa de fracaso escolar en la ESO y en el Bachillerato por encima de la media andaluza y, por supuesto, de la española.

 

 

Y se lo puedo asegurar: no es que los niños del resto de España sean más listos que los almerienses. No es que los profesores del resto de España estén más capacitados que los de esta provincia.

Es que cuentan con mejores medios, con menos alumnos por aula y, sobre todo, con una Administración educativa eficaz que soluciona problemas en lugar de crearlos a cada instante.

Almería ha sufrido mucho en los últimos años mientras el PSOE andaluz la ignoraba.

Antes de la crisis económica, el Producto Interior Bruto per cápita almeriense alcanzaba el 86% de la media nacional. Ahora, el 77,4%.

Es la provincia española que más convergencia ha perdido en dicho periodo.

En la actualidad, más de 74.000 almerienses siguen sin empleo a pesar de la importante reducción del paro que se está produciendo desde el año 2012 gracias al impulso de la sociedad y a las medidas adoptadas por el Gobierno del Presidente Rajoy.

Por no hablar de las promesas largamente incumplidas por el Gobierno de la Junta de Andalucía, como la Autovía del Almanzora, anunciada hace más de 30 años, y de la que sólo está en servicio una cuarta parte de su longitud total. 30 años para hacer 22 kilómetros de autovía.

 

El enorme esfuerzo de los andaluces en general, el enorme esfuerzo de los almerienses en particular por levantar esta provincia en las últimas décadas no se ha visto acompañado por una gestión eficaz desde la Junta de Andalucía.

Más que servir como locomotora, los gobiernos socialistas han degenerado en muchas ocasiones en un lastre para Almería.

Han convertido el enorme potencial que supone nuestro Estatuto de Autonomía, con un altísimo techo de competencias, con 33.000 millones de € en los presupuestos, en un holding de intereses particulares y redes clientelares.

Han convertido el oro en piedras. Esas piedras que tanto daño hacen en la buena tierra de cultivo.

Almería es la provincia andaluza más lejana al Palacio de San Telmo. Y podemos decir, sin temor a equivocarnos, que también es la más olvidada por los gobiernos socialistas.

Por eso quiero anunciar que el PP Andaluz trabaja ya en un proyecto de descentralización de la Administración andaluza, un proyecto que sólo contemplamos a través del diálogo y del consenso con los trabajadores públicos.

En el PP Andaluz creemos que Almería tiene que empezar a ser sede administrativa de la Junta. Es una medida ligada íntimamente a los principios de eficacia y cercanía de la Administración, y que busca ofrecer los mejores servicios allí donde más se necesitan.

Y esta descentralización también contribuirá a la conciliación de la vida familiar de funcionarios almerienses y andaluces que ahora se ven obligados a trasladarse cientos de kilómetros para desarrollar su carrera.

En ningún caso, este proceso conllevará traslados forzosos de funcionarios. Se basará en el acuerdo y la voluntariedad, porque no buscamos generar problemas sino solucionarlos.

Almería es conocida como la huerta de Europa. Sois líderes en la producción y la exportación de productos hortofrutícolas. Y sabéis mejor que nadie lo difícil que es abrirse un hueco en el mercado y lo complicado que resulta mantener nuestras posiciones en un mundo tan globalizado y tan competitivo.

La investigación, el I+D+i, la transferencia tecnológica, es clave para ello. ¿Por qué no aspiramos a tener en Andalucía un centro de investigación agroalimentaria de referencia en España y Europa?

Me comprometo a que lo tendremos, si con el apoyo de los andaluces soy presidente de la Junta.

Y os anuncio que, dentro de esa estrategia de descentralizar la Administración autonómica, ese centro de investigación e innovación agroalimentaria que será referencia europea estará en Almería.

Porque Almería debe ser la capital de la innovación, el desarrollo y la investigación agroalimentaria.

Tenemos los mimbres. Se trata de potenciar el actual Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica (IFAPA), para impulsar un cambio en el modelo productivo apostando por la innovación, el empleo y la sostenibilidad.

Es una triple apuesta: por la agricultura, por la innovación y por Almería.

El Centro Andaluz de Innovación y Desarrollo Agroalimentario será una fuente de oportunidades para los investigadores andaluces. Para los que ya trabajan en nuestra tierra y para los que han tenido que emigrar en busca de un futuro. Este gran centro tecnológico hará posible el retorno del talento que se nos ha marchado durante estos años tan difíciles.

Pero no nos conformaremos con eso. Somos muy sensibles a las necesidades de los agricultores.

Estamos convencidos del potencial de crecimiento que la agricultura tiene aún en nuestra tierra, y del efecto transformador que es capaz de generar, como se ha demostrado en Almería.

Por eso, en el próximo Gobierno del PP Andaluz, la Consejería responsable de las competencias de Agricultura tendrá rango de vicepresidencia, con más dotación económica y más capacidad ejecutiva.

Es nuestra apuesta por un sector cuyo peso en la economía andaluza es indudable. Vamos a acabar con el menosprecio escandaloso de los gobiernos socialistas al campo andaluz.

En el PP Andaluz tenemos muchos proyectos pensando en los almerienses.

El Puerto de la capital necesita desde hace años una modernización urgente que mejore su integración total con la ciudad. Es un proyecto que acometeremos con firmeza desde el gobierno de la Junta.

 

Esta ciudad tiene en Ramón Fernández-Pacheco un magnífico alcalde. Un alcalde con ideas renovadas, que está impulsando el gran cambio hacia la modernidad que necesita Almería, y que inició Luis Rogelio Rodríguez-Comendador.

En ese impulso, el Puerto y otros proyectos como la restauración y puesta en servicio del Cable Inglés son capítulos esenciales.

Gran parte de nuestras propuestas para Almería ya las hemos plasmado en centenares de iniciativas, proyectos de ley y proposiciones no de ley que hemos llevado al Parlamento de Andalucía.

Nuestra apuesta por Almería son hechos y actos. No es casualidad que nuestra portavoz parlamentaria, Carmen Crespo, sea almeriense.

Carmen, Pablo Venzal (y el resto de diputados autonómicos) están demostrando una capacidad y un talento excepcionales. Y hay que decir que también una voluntad de sacrificio enorme.

El PP Andaluz trabaja denodadamente por conseguir que se haga realidad el Hospital Materno Infantil que se merecen los almerienses, anunciado desde octubre de 2007 y retrasado una y otra vez.

Pero no nos vamos a quedar ahí. Vamos a devolver a Almería la inversión en infraestructura sanitaria que le ha recortado el PSOE. Y éste es un compromiso del PP Andaluz y mío.

Ejecutaremos un plan plurianual de inversiones, que cumpliremos escrupulosamente, para garantizar la puesta en servicio del Materno Infantil y de un edificio de consultas externas en Torrecárdenas.

A lo que añadiremos una inversión de otros 20 millones de euros para centros de salud de toda la provincia, la tercera planta del hospital de Húercal-Overa, así como los servicios de Oncología en el Poniente.

Y nos sentaremos desde el primer día con el Ayuntamiento de Roquetas para buscar la fórmula de hacer realidad su hospital para el Poniente.

No son lujos ni premios. Es el derecho de los almerienses, es vuestro derecho, a una sanidad pública digna. Y es la obligación que la Junta ha incumplido hasta ahora.

En línea con lo que antes decía, aprobaremos un plan de apoyo al sector de la piedra ornamental, mediante la incorporación de nueva tecnología que posibilite la modernización de talleres y fábricas, y que consolide a la provincia de Almería como capital mundial del mármol.

Asimismo, pondremos en marcha un plan de refuerzo del sector agroindustrial que impulse la concentración y cooperación entre empresas, a fin de ganar tamaño y competitividad, así como la inversión en componentes tecnológicos que permitan atender las nuevas demandas de alimentos.

En el ámbito de las pymes, nos proponemos sustituir autorizaciones y licencias previas, reducirles la carga regulatoria y agilizar los trámites en la creación de empresas, favoreciendo el esfuerzo de las empresas emergentes y de los autónomos que desarrollen I+D+i.

Nos comprometemos a potenciar la llegada del capital público necesario para modernizar nuestros sectores productivos. Eso sí, eliminando la cultura de la subvención y mejorando los mecanismos alternativos de financiación no bancaria para las Pymes y autónomos.

Voy a detenerme ahora en un compromiso que el PP Andaluz mantiene desde hace casi 15 años y que no pararemos hasta ver cumplido porque sabemos que tendrá efectos muy positivos en la economía de las familias.

Les hablo de nuestra batalla contra el atraco que supone el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que es la angustia y el dolor de miles de familias.

Desde 2004, hemos presentado cinco proposiciones no de ley, cuatro proyectos de ley, una moción y un sinfín de mociones, interpelaciones y enmiendas a los presupuestos, hemos recogido más de 330.000 firmas contra ese impuesto…

Es una batalla dura, porque enfrente tenemos a un partido obtuso, obcecado en mantener un impuesto injusto y cruel, que obliga a cientos de familias a renunciar al legado de sus padres por no poder hacerle frente.

El Impuesto de Sucesiones y Donaciones es un impuesto involucionario, que frena el crecimiento económico y que induce al exilio fiscal a muchas familias que, en otras circunstancias, tributarían en Andalucía.

En los últimos días, PSOE y Ciudadanos se han reunido para anunciar una reforma del Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Han creado una mesa de trabajo que es más bien una pantomima.

Pues bien, hoy quiero advertir a los dirigentes de Ciudadanos de que no se dejen engañar con un nuevo maquillaje del Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Con otra manita de cal, como hicieron el año pasado.

Y les exijo que no engañen a los andaluces: porque esta misma semana Ciudadanos ha votado que NO en la Diputación de Málaga cuando el PP ha propuesto declarar a nuestros municipios libres del Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Los andaluces no están pidiendo una rebajita, no están regateando en un mercadillo, están pidiendo que dejen de meter la mano en su cartera.

Y lo digo alto y claro: el PP Andaluz no aceptará ninguna reforma del Impuesto de Sucesiones y Donaciones que no sea una bonificación del 99 por ciento.

Es lo que venimos reclamando desde hace 15 años y de ahí no nos movemos.

 

Pero nuestro compromiso con Almería va más allá.

Afrontaremos los proyectos pendientes de infraestructura viaria, como la Autovía del Mármol, que la Junta ha anunciado en numerosas ocasiones y nunca ha cumplido.

El PP Andaluz apuesta por el Corredor Mediterrá­neo como un eje de especial relevancia para Andalucía.

Reivindico siempre la autocrítica como un valor para avanzar, y debemos serlo en este asunto. Queríamos que el AVE llegara mucho antes a Almería, y no ha sido posible.

Quiero expresar mi respeto a quienes ayer se manifestaron en esta ciudad para pedir más inversiones en Almería. Es una reivindicación legítima que entendemos.

Rafael Hernando se disculpó ante los almerienses hace unos días por los retrasos, y yo me sumo.

Pero no admitimos lecciones de quienes, desde la Junta, no han hecho otra cosa que defraudar las expectativas de los almerienses. Los datos de inversión en infraestructuras en Andalucía del Gobierno y de la Junta no resisten la más mínima comparación.

El compromiso del PP con el AVE de Almería, lo digo hoy ante ustedes, es inequívoco y está refrendado por los hechos.

El Gobierno licitó el pasado mayo la redacción de los proyectos de construcción de cinco tramos del Corredor de Alta Velocidad entre Almería y Murcia.

Estas licitaciones reflejan la apuesta indudable del Gobierno de Mariano Rajoy y del PP con esta provincia, como saben Rafa Hernando, Juanjo Matarí y el resto de nuestros senadores y diputados nacionales.

El compromiso, ya irrenunciable, es que el AVE llegue a Almería en 2023.

La inversión total ascenderá a 1.780 millones de euros.

El PP Andaluz va a estar muy pendiente y va a exigir que estos plazos y estos compromisos presupuestarios se cumplan.

El PP cumplirá. Como ha cumplido ya muchas veces sus compromisos con Almería y con Andalucía.

 

Sin abandonar la materia ferroviaria, les anuncio que el próximo mes de julio se va a poner en servicio en Almería una nueva unidad de tren accesible de la serie 6 Talgo.

 

Prometimos terminar la A-7 la legislatura pasada, cuando otros la habían paralizado, y hoy es una realidad.

El PP ha cumplido también con Almería restaurando los paseos marítimos de El Ejido y Almería capital, o la playa de Costacabana, o con la cesión del Parque de la Estación.

Hay muchas otras iniciativas que desde el PP Andaluz estamos decididos a acometer cuando gobernemos.

Es evidente que Almería necesita un Plan de Recursos Hídricos que contemple el aprovechamiento integral del ciclo del agua.

Ayer mismo, en el Parlamento, pedí a SD un Pacto Andaluz por el Agua, con plazos y cifras concretas, y en el que tengan cabida las organizaciones agrarias, los ayuntamientos y la Administración del Estado.

Y su respuesta fue la indiferencia.

 

 

Con la derogación del Plan Hidrológico Nacional en tiempos de Rodríguez Zapatero perdimos una gran oportunidad para lograr el equilibrio hídrico entre la España húmeda y la España seca.

Aquella fue una decisión incomprensible, a la que el PSOE andaluz y la Junta nunca han dado una explicación ni han ofrecido una alternativa.

Es necesario acometer las infraestructuras para la conducción de agua hacia zonas deficitarias o terrenos con nuevas oportunidades.

La Junta ya debería estar haciéndolo. Para eso cobra un canon a los andaluces en cada factura de agua.

Pero ese dinero se recauda y nadie sabe muy bien adónde va. De los 512 millones recaudados hasta ahora, sólo se han invertido 160.

Éste es sólo uno de los muchos ejemplos de gestión ineficaz y opaca que encontramos diariamente en nuestra tarea de control al gobierno socialista.

Hay más, como los 40 millones de euro que el SAS pagó en intereses de demora en 2015. O los 60 millones de 2014. Y cada año, igual.

O el bajísimo nivel de ejecución presupuestaria. Como ocurre con el programa de Formación para el Empleo.

Con 33.000 millones de euros para gastar al año, la Junta no tiene excusas. Y por si fuera poco, el Gobierno de Mariano Rajoy acaba de aprobar una partida extra de 835 millones de euros destinados a políticas sociales, a Sanidad, a Educación…

Con ese dinero, vamos a exigir que proyectos como el Hospital Materno Infantil de Almería sean una realidad.

Es fácil deducir, por tanto, que no se trata de un problema de dinero, sino de gestión.

No es necesario recaudar más, sino gastar mejor. Y no devolver lo que te envía el Estado y Europa por no saber cómo gestionarlo.

Se trata, en definitiva, de invertir con criterio. El PP Andaluz lo hará siempre con el objetivo irrenunciable de la competitividad y la condición del retorno social.

Y con un suelo de cultivo imprescindible: el diálogo con los ciudadanos y con los sectores implicados.

Y, si me lo permiten, con la pasión por Andalucía que es seña de identidad del PP Andaluz.

Esa pasión es el ingrediente que nos diferencia del resto, el pegamento que nos mantiene unidos a la tierra y el estímulo que nos ayuda a trabajar diariamente por una Andalucía mejor. 

Sólo así, con criterio y con pasión, con los ideales de Justicia y Humanidad que Carmen de Burgos hizo suyos en esta hermosa tierra, conseguiremos que nuestros esfuerzos alcancen los objetivos buscados.

Sólo así lograremos, entre todos, el premio de una buena cosecha.

Muchas gracias

Dejar respuesta