IU Roquetas pide la dimisión de la concejala de Medio Ambiente por su incompetencia y la falta de previsión un año más ante la plaga de mosquitos

0

El Consejo Local de Izquierda Unida de Roquetas de Mar abordó ayer la grave problemática de la plaga de mosquitos que asola al municipio, lo que ya es una crisis recurrente en toda regla año tras año, y que está generando un alto grado de malestar no solo entre los vecinos sino también entre los numerosos visitantes que ha recibido el municipio en Semana Santa, lo que ha supuesto, además, un serio revés a la imagen turística de nuestra ciudad.

 

“Desde Izquierda Unida, ante esta situación y sabiendo que el tema de los tratamientos preventivos son de público conocimiento, pedimos responsabilidades políticas en el equipo de gobierno del PP. Las plagas no son un problema desconocido y pueden atajarse con planificación y cambiando los métodos de fumigación, algo que la concejala responsable del área de Medio Ambiente no ha hecho, por lo que exigimos la dimisión de Francisca Toresano”, declara la coordinadora local de IU Roquetas, Belén Pérez.

 

La formación entiende que si ya existía un consenso, gracias al altruista trabajo de colectivos y especialistas en este tema, sobre que era necesario realizar tratamientos preventivos sobre las larvas de mosquitos antes de la llegada del calor y las lluvias, la situación actual revela que el equipo de gobierno no se lo ha tomado en serio un año más. Es por esto que desde IU se pide que nuevas personas asuman la responsabilidad de llevar a cabo planes que garanticen minimizar las molestias de picaduras en el entorno urbano y con ello de este grave potencial problema de salud pública.

 

“El problema de los mosquitos no radica en los valiosos humedales que disfrutamos en Roquetas, sino en su incidencia en zonas urbanas. Es normal que en la charcas se críen mosquitos, ya que es su ecosistema: lo que debe hacer el equipo de gobierno es dejar de utilizar el tema mosquitos para justificar sus planes urbanizadores sobre Las Salinas y Punta Entinas y centrarse en que la eclosión no afecte en exceso a las zonas urbanas, donde no tiene que pedir autorización alguna a la Junta”, explica la coordinadora.

 

Pero es que la formación denuncia que la especial virulencia de la plaga de este año puede estar relacionada con el empeoramiento de las condiciones de limpieza y mantenimiento de las calles y espacios públicos del municipio, así como la creciente falta de arbolado urbano. Esta situación hace que la proliferación de mosquitos sea mayor en las barriadas, tal cual detalla el estudio encargado a la Diputación de Huelva y la Junta de Andalucía por el Ayuntamiento en el año 2006 donde determinaba que “existe otro grupo de hábitat productores de culícidos, comunes a todos los núcleos de población, cuáles son los originados por el deficiente diseño y funcionamiento de la red de alcantarillado, fuentes ornamentales, sótanos y cámaras de aire de edificios, piscinas fuera de temporada, obras de infraestructuras, etc., que precisamente por estar en estrecho contacto con los asentamientos humanos, las más de las veces son origen de plagas de mosquitos que causan problemas puntuales pero intensos”.

 

“La falta de limpieza de aceras y sobre todo contenedores y su entorno, la acumulación de enseres y restos de poda durante semanas en las vías públicas, así como la proliferación de vertederos ilegales en solares, muchos de ellos rellenados por el mismo ayuntamiento con restos de algas de las playas, son focos también de mosquitos que afectan directamente a los vecinos por estar situados dentro de las zonas a urbanas”, explica Pérez.

 

“El alcalde haría bien en copiar el trabajo de la agricultura de Roquetas y aplicar la lucha integrada también para el control de los mosquitos y otras plagas. Como ya se le propuso, si Roquetas contara con más árboles, las poblaciones de depredadores de mosquitos podrían ayudar a mantener a raya a esos molestos insectos de manera natural y sin tener que estar fumigando con químicos los espacios públicos de uso vecinal”

 

Es por eso que IU ya presentó en el año 2014 y 2015 varias iniciativas para cambiar los planes de fumigación, atendiendo a las recomendaciones de expertos que también han asesorado al ayuntamiento. En el centro de estos planes está el tratamiento de las zonas de huevos y larvas antes de la llegada de las altas temperaturas y de las lluvias, no después, como se está haciendo actualmente.

Dejar respuesta