Emotiva fiesta de cumpleaños ofrecida a una residente inglesa de 94 años en Mojácar

0
30

El Centro de la Tercera Edad de Mojácar ha sido el escenario de una emotiva fiesta de cumpleaños ofrecida a una de sus miembros, la más veterana, que cumplía unos espléndidos 94 años.

Edna Thirlaway, nació en la primavera de 1924 en el norte de Inglaterra, en Washington, cerca de Newcastel y desde 2004 vive en Mojácar junto a su hija, Jill Bennett y su marido Patrick.

En el Centro de la Tercera Edad de Mojácar celebró su cumpleaños con sus compañeros de clase de gerontogimnasia, a la que acude regularmente desde que el Ayuntamiento de Mojácar organizó las clases, hace ya 12 años.

Tampoco se pierde las clases de salsa y es que Edna, como siempre con una sonrisa en el rostro, nos recuerda: “nunca se es demasiado mayor para aprender, estar activo y divertirse”.

Un precioso ramo de flores para Edna tras finalizar la clase de gimnasia, tarta y bebida en bar del centro para sus treinta y cinco compañeros, incluido el profesor, como comienzo de la celebración que duró todo el fin de semana. No es para menos.

También su familia, junto a amigos británicos, quisieron  celebrarlo en la casa que comparten, fiesta doble al  coincidir además la fecha con el Día de la Madre en Inglaterra.

Comida de celebración igualmente con sus amigos del Club de la Tercera Edad de Mojácar “Macenas”, a la que asistió la Concejal de la Tercera Edad, Ana García, en el hotel Puntazo con baile como broche final.

Edna Thirlaway es una residente muy querida en Mojácar. Una vida intensa en la que le tocó vivir la Segunda Guerra Mundial con apenas 18 años de edad. Clases nocturnas para seguir estudiando literatura, historia o geología, que dejó aparcados al nacer su hijo y convertirse en ama de casa.

Mujer inquieta e interesada en la educación y en la sociedad, formó parte de varios grupos sociales y de la Iglesia. Miembro activo también de asociaciones de Arte Dramático Amateur locales durante muchos años.

Mojácar  fue la elección de Edna y su marido después de muchos veranos viajando por toda la costa española. Lamentablemente, su esposo Bill falleció en el  mismo mes que tenían previsto su traslado definitivo a “este lugar paradisiaco que tenía todo lo que buscaban”.

A sus 79 años, junto a su hija y su yerno, no interrumpe sus planes y se instala en Mojácar donde Edna Thirlaway ha hecho muchos amigos de todas las nacionalidades. Especialmente agradecida a los mojaqueros que la han recibido con los brazos abiertos y donde “aprecia a su gente y su cultura”.

Felicidades Edna.

Dejar respuesta