Décimo aniversario del fallecimiento de Don Domingo Muñoz García

0
Minutos después de la medianoche del día 27 de Agosto de 2.007, lunes, fallecía Don Domingo Muñoz García, Maestro Nacional y Director de La Caja Rural Provincial en Zurgena, dejando esposa -que ha fallecido el pasado día 21 de junio-, tres hijos y cinco nietos, que le arroparon las últimas horas y días de su intensa y dilatada vida, dedicada por entero a su familia y a los demás.

Nacido en New York (Estados Unidos), llegó a España con solo ocho años y a esta corta edad ya brillaba por su gran y prodigiosa inteligencia, por lo que su padre, Agustín, tuvo especial interés

 

Domingo Muñoz en Estados Unidos (Foto de colección familiar).

Domingo Muñoz en Estados Unidos (Foto de colección familiar).

en que estudiara, para lo que tuvo que vender un huerto en la vega del Río Almanzora con el único fin de que pudiera estudiar, lo que hizo con rotundo éxito.

Se habían traído sus padres una gramola y unos discos desde New York y con tan solo ocho años se conocía la letra de todos los discos que sonaban en inglés en la gramola como poseedor de una inteligencia que era poco común y que destacaba.Domingo Muñoz, director de la CAJA RURAL DE ALMERÍA en Zurgena, mantuvo una relaicón con las labores del campo y los agricultores de Zurgena, especialmente, muy estrecha.

Domingo Muñoz, director de la CAJA RURAL DE ALMERÍA en Zurgena, mantuvo una relación con las labores del campo y los agricultores de Zurgena, especialmente, muy estrecha.

Domingo Muñoz, director de la CAJA RURAL DE ALMERÍA en Zurgena, mantuvo una relación con las labores del campo y los agricultores de Zurgena, especialmente, muy estrecha.

 

Domingo Muñoz, director de la CAJA RURAL DE ALMERÍA en Zurgena, mantuvo una relaicón con las labores del campo y los agricultores de Zurgena, especialmente, muy estrecha.

Don Domingo Muñoz dirigiéndose a los asistentes en una reunión de padres en el comedor escolar del colegio de la Alfoquía de Zurgena. Hacia 1.972.

Don Domingo Muñoz dirigiéndose a los asistentes en una reunión de padres en el comedor escolar del colegio de la Alfoquía de Zurgena. Hacia 1.972.

El centro de enseñanza más próximo a Zurgena era el de Cuevas del Almanzora, en cuyo instituto estudiaría el Bachillerato durante los convulsos años treinta, para pasar a la Escuela de Magisterio de Almería donde concluiría la carrera de Maestro Nacional, siendo destinado a la provincia de Albacete y en donde coincidiría con el también Maestro Nacional Navarro Rubio que luego sería Ministro de Franco. Pasaría luego a Vera y posterior y definitivamente a Zurgena donde se jubilaría en 1986,

Don Domingo Muñoz con alumnos en una imagen característica a final de curso en una fecha sin determinar.

Don Domingo Muñoz con alumnos en una imagen característica a final de curso en una fecha sin determinar. tras haber ejercido durante casi medio siglo Magisterio, actividad de la que jamás se separaría y de la que se sentía enamorado.

Un domingo de 1951 acudió a ver un partido de fútbol en Antas en compañía de unos amigos, al que también habían asistido uno grupo de chicas de la localidad. Allí conocería Don Domingo a quien sería su esposa y mujer durante 56 años, Angustias Soler Caparrós, con quien tendría tres hijos: Agustín de Jesús, María José y María Esther, que le darían cinco nietos: Francisco Javier y Guillermo Verdejo Muñoz, Francisco, Maria Esther y Alejandro Ramos Muñoz. Cincuenta y seis años de felicidad plena y absoluta, interrumpida por las sacudidas de la muerte de personas queridas y muy próximas al corazón de la familia.

Hoy tres de sus cinco nietos ya son Licenciados en Medicina: Guillermo Verdejo trabaja en el Hospital Clínico de Zaragoza como internista y Francisco Ramos lo hace en el hospital de Málaga como cirujano, en tanto que María Esther prepara el MIR una vez licenciada con brillantes notas.

Don Domingo Muñoz con sus alumnos del curso 1.971-1.972 en el colegio de Alfoquía en Zurgena. (Foto cedida por Pedro Segura Cano).

Don Domingo Muñoz con sus alumnos del curso 1.971-1.972 en el colegio de Alfoquía en Zurgena. (Foto cedida por Pedro Segura Cano).

se está especializando en Medicina Interna en el Hospital Clínico de Zaragoza y Francisco Ramos prepara las oposiciones a MIR, en tanto que su hermana María Esther se encuentra en Hungría de Erasmus y Alejandro ha acabado brillantemente el primer curso de Medicina.

Domingo Muñoz con un grupo de amigos en fecha sin determinar, posiblemente durante unas fiestas en Zurgena. (Foto: Coleccion familiar).

Domingo Muñoz con un grupo de amigos en fecha sin determinar, posiblemente durante unas fiestas en Zurgena. (Foto: Coleccion familiar).

Desde siempre conjugó Magisterio con la agricultura y simultáneamente con una academia primero y posteriormente con otras actividades como la bancaria, siendo el primer Director de Caja Rural de Zurgena desde 1971 hasta su jubilación forzosa en 1986 y Juez de Paz. Siendo Juez de Paz se produjeron en Zurgena, Albox, Puerto Lumbreras, etcétera, unas inundaciones como consecuencia de las lluvias caídas el 19 de octubre de 1973, que se tornaron trágicas en Zurgena y Puerto Lumbreras. En Zurgena desaparecieron cinco personas, siendo Don Domingo Muñoz el encargado de identificar sus cadáveres entre los que aparecían en las playas y cauces, consiguiendo hacer retornar a los cinco desaparecidos por las riadas y que sus cuerpos descansaran definitivamente en la tierra que les viera nacer y/o en la que habitaban.

Don Domingo Muñoz en una procesión ante el Padre Jesús de cuya hermandad fue presidente.

Don Domingo Muñoz en una procesión ante el Padre Jesús de cuya hermandad fue presidente.

Enamorado de su pueblo, Zurgena, que tendría en su corazón hasta horas antes de su fallecimiento, Don Domingo puede decirse en síntesis y sin temor a ser desmentido que era toda una institución en Zurgena, y una persona que se entregó en cuerpo y alma a sus conciudadanos y convecinos a los que consideraba como su familia, una familia numerosa que siempre ha tenido en su corazón, como se ha dicho, hasta horas antes de su muerte, cuando preguntó en el Hospital Virgen del Mar, en que ingresó los últimos 34 días de su vida, a su esposa e hijo “¿cuando nos vamos a Zurgena?”. Generoso, bondadoso, ayudó cuanto pudo y no escatimaba esfuerzos para ayudar a su numerosa familia que eran todos y cada uno de los habitantes de Zurgena, para los que siempre tuvo un hueco en su corazón.

 

Durante los últimos veinte años de su vida, y como consecuencia del cariño, afecto y simpatía que sentía por Zurgena, que no era otra que cuantos habitaban y habitan en este municipio, los dedicó a la investigación de Zurgena, habiendo recopilado una inmensa, profunda y valiosa información sobre la genealogía, que publicaba en el Programa Oficial de Fiestas de Zurgena, y paralelamente investigaba sobre personajes oriundos de Zurgena como el Padre Alfonso de Torres, ilustre jesuita que fuera confesor del Rey Alfonso XIII, cuya biografía dejó redactada para su publicación que lo será póstumamente como cuanto escribió sobre Zurgena.

Jamás se le pudo escuchar hablar mal de persona alguna, a todos los trataba con el cariño y afecto que emanaba de su enorme corazón, una persona buena y una buena persona.

Tras una década sin su presencia es demandada por numerosas personas honrar su memoria y bien estaría que un colegio de Zurgena llevara su nombre así como una calle. Llama la atención que el primer alcalde de la dictadura de Franco dé nombre a una importante vía como es la popularmente conocida como Cruz de los Caídos en pleno corazón del casco urbano histórico y Don Domingo Muñoz no tenga nada que honre su memoria.

Dejar respuesta