A vueltas con las obras del tren

Perdonen mi insolencia por comenzar así, pero me ronda y me ronda en la cabeza y no para de dar vueltas. Al parecer, según los encargados de ejecutar las obras del soterramiento ferroviario del paso a nivel de El Puche, la idea que trasladan a la sociedad, o al menos, la que intentan transmitir, es que los trabajadores y trabajadoras de Adif y Renfe en Almería estamos equivocados.

Claro que sí, equivocados porque consideramos que es viable la convivencia de las obras en el ferrocarril con el mantenimiento del servicio ferroviario desde Almeria capital; porque demandamos lo mismo que han hecho en otras ciudades como por ejemplo en Málaga, en la que no se ha cortado la vía, aun con más tráfico ferroviario; porque nos oponemos a que la travesía dure media hora más, con el honorífico trofeo de ser la relación radial que más tiempo tarda en desplazarse a Madrid; porque no nos creemos que sean tan distantes los costes de las diferentes alternativas de ejecución, salvo que unas se minimicen y otras, las que no se quieren realizar, se aumenten; porque no queremos que nos pase como a Granada, que proyectaron obras y corte de vía para meses y el próximo mes de abril se cumplirán tres años; porque trasladar la estación a Huércal y que las obras puedan sufrir retraso, como suele ser lo habitual, concatenaría estas con las futuras obras e impediría que los trenes llegasen a nuestra estación hasta la conclusión de las obras de la alta velocidad, allá por 2023 o quizás más tarde; porque como no están seguros de sus argumentos, adicionan a esta obra otra que consiste en construir una plataforma de vía, es decir, una explanación pura y dura, que permita montar sobre ella el resto de elementos que configuran la línea de alta velocidad en un futuro. Y podríamos seguir relatando más motivos…

Otro aspecto que me ha llamado la atención, se refiere al escrito recibido por la Mesa en Defensa del Ferrocarril de la provincia de Almería el día previo a la concentración, es decir el 19 de marzo, que envía el Presidente de Adif y al que se podría contestar o indicar que:

  1. El Ayuntamiento de Almería, socio de la Sociedad Almería Alta Velocidad nos trasladó en su momento, en reunión mantenida al efecto, su disposición para mantener el servicio por ferrocarril durante las obras de soterramiento del paso a nivel de El Puche, mediante un desvío ferroviario. ¡Compromiso incumplido!
  2. El desvío ferroviario se contemplaba en el estudio de alternativas y era viable. Si se hubiera trabajado en este sentido desde el inicio, ahora no se plantearía el problema de que ya es tarde. Excusas y más excusas para hacer lo que quieren.
  3. Se cortará la vía y el viaje se hará mediante autobús, pero la carta no dice que además supone media hora más de viaje y un transbordo en la relación con Madrid y tres con Sevilla. ¡Echarán a los viajeros del tren!
  4. La estación de Huércal no la van a poner completamente en funcionamiento. Solo lo necesario para la operativa ferroviaria. El edificio de la estación tendrá otro uso. Por tanto los viajeros que accedan al tren en Huércal tendrán que esperar a la intemperie y sin servicio alguno. ¡Un gran nivel de atención al cliente!
  5. Todo el gran esfuerzo que las administraciones implicadas dice están realizando para que todas las obras concluyan en 10 meses, también podían dirigirse a mantener el servicio ferroviario durante ese periodo.

Además, casualidades de la vida, en las dos últimas concentraciones de la Mesa, el 5 y 20 de marzo, han confluido los astros de manera tal que, previa a las mismas, que casualidad, se hayan publicado noticias que intentan dinamitar las exigencias y postulados del personal ferroviario y del resto de convocantes, que discrepan no con la realización de las obras, sino en cómo acometerlas.

La primera noticia, sobre declaraciones de nuestro edil de Desarrollo Urbano y Vivienda, en cuanto a las bondades que supone la ejecución de obras del soterramiento del paso a nivel de El Puche, proyecta otros intereses, me refiero a que detrás de estas obras subyacen dos ideas, una la de la comodidad en la ejecución, desde la priorización de la carretera sobre el ferrocarril, con la total indiferencia por los trastornos que se van a ocasionar a los viajeros que utilicen el tren y otra, que gira en torno a la idea que tiene el consistorio de trasladar definitivamente la futura estación de Almería a los terrenos donde se encuentra ubicado el polígono de la Celulosa, aun con estudio informativo y financiación en el marco de un convenio que la ubica donde ahora mismo se encuentra.

La segunda, mediante la carta enviada por el presidente de Adif, a la cual me acabo de referir anteriormente.

Y esto sobre estas obras, si hablásemos de otras demandas como la disminución de tiempos de viaje o la que se refiere a la construcción del cambiador de ancho de vía en Granada, veríamos que en 2016 la ministra Ana Pastor nos confirmó que se haría, que en noviembre de 2017 el ministro Iñigo de la Serna dijo que ya no hacía falta construirlo, que el 24 de enero de 2018 el Coordinador de Fomento del Corredor Mediterráneo reiteró que no se iba a hacer, que al día siguiente, 25 de enero de 2018, el ministro confirmó en Granada que ahora ya si se va a construir y adelantó la inversión prevista…,

En fin, ya lo iremos viendo, juzguen ustedes mismos los vaivenes y las intenciones de cada cual y extraigan sus conclusiones.

José Haro Burgos es Miembro de la Comisión Permanente de la Mesa del Ferrocarril de Almería y ferroviario

Dejar respuesta