El independentismo ni es justo, ni pacífico, ni democrático

0

Hoy día no hay una palabra en Europa más pronunciada que Democracia. Por Democracia entendemos aquel sistema por el que el pueblo en su conjunto ejerce la soberanía mediante la elección libre de sus dirigentes.  A medida que la democracia se va ampliando en número de personas se refuerza y favorece la unión, el compromiso, la solidaridad de todas ellas.

Cuando el sistema democrático es libremente aceptado no cabe marcha atrás y difícilmente se darán enfrentamientos o guerras entre los miembros del grupo, ya que cada cual renunció, en favor de la mayoría, la parte de soberanía que, en su caso, les pudiera corresponder. La soberanía pues, jamás podrá ser acaparada por engaños o artilugios anti democráticos, ya que  daría fin a los principios de igualdad en los que la democracia se sustenta. No es de recibo, por tanto, disgregarse de un conjunto democrático para formar otro grupo democrático y seguir perteneciendo al mismo conjunto del que se quieren separar. No tiene sentido y es una corta visión tributaría de intereses personales, que juegan con la paz y la libertad de los pueblos. Reconocerse en su propio ombligo, no es ni más ni menos, que retroceder en los tiempos y aislarse del contexto global, social y humano hacia donde el hombre extiende sus metas.

No cabe la independiente para unas cosas sí y para otras no. La democracia no contempla medias tintas y está al margen de individualismos, nacionalismos o excentricidades. Se limita, simplemente, a aglutinar consensos de las mayorías con las que, sin duda, habrá que estar. Cuando se han alcanzado grandes acuerdos, en amplios territorios, es inevitable que surjan voces invocando a la desunión y que intereses minoritarios den pie a su involución alegando, a su juicio,  errores en su día cometidos. Es así, como una minoría, en su propio provecho, excluye a la mayoría. Pero es que además de reconocer divisible lo indivisible, se empeñan en no estar al margen de los que se quieren separar. Y una de dos, o se separan absolutamente, o continúan formando parte solidaria del proyecto democrático común de todos.

El caso catalán es típico modelo del que hablamos. Desean ser independientes, pero igualmente desean pertenecer a Europa, a la que ya pertenecen al ser España. Eso sí. Olvidan que no se puede sorber y respirar al mismo tiempo, ya que la ausencia de soberanía propia, cada vez más, es a lo que la democracia tiende. El futuro de una Cataluña independiente sería alentador:carente de voz y visado internacional, contingentes comerciales, cierre de fronteras.

Una región pobre es solidaria porque poco puede compartir con las demás. Una región rica, como la catalana, es insolidaria porque no quiere compartir con las demás. Sus dirigentes por ello se consideran superiores, y no es así. Ni Europa ni el mundo puede considerarlos exclusivos; es más, se les atribuye prepotencia y ausentes de empatía al preferir llevar a su gente hacia la soledad y el aislamiento internacional, sin que ni un 50% esté de acuerdo.

 

Unos dirigentes que han hecho uso de las leyes a su antojo: ponderándolas cuando les convenía u obviándolas, cuando no estaban de su parte, son unos estafadores. No solo la guerra o la revolución es violencia; ésta también se esconde en sepulcros blanqueados,  en voces viperinas, en la hipocresía revestida de esperanza, en las dictaduras. Ni son justos, ni pacíficos, ni democráticos. Pueden continuar engañando a ingenuos seguidores, pero no a la mayoría de catalanes, ni españoles, ni europeos. Pretender ahora, a estas alturas, después de haber sido tratados como dioses pese a su manifiesta cobardía, huyendo como traidores, tratar de ampararse en leyes que les convine, no es sino una burla para el más necio de los mortales. La democracia necesita ser defendida y nadie, mentirosamente, puede arrogársela.

Sorry! The Author has not filled his profile.

Dejar respuesta