El ex-alcalde Adolfo Pérez López asegura que el Paseo Marítimo de Garrucha merece ser respetado

4

(Mal le irá a Garrucha si no nos afanamos en proteger lo bueno que tenemos)                                                                                                                         Adolfo Pérez López

  Desde hace algún tiempo el concejal Bernardo Simón, del Grupo de Independientes por Garrucha (GIGA), está obsesionado por poner patas arriba el paseo marítimo y adoptar el modelo de paseo según el plano que tiene colgado en internet. Seguramente lo cuelga ahora, a mitad de mandato, para ir seduciendo a los votantes de cara a las próximas elecciones, en un intento de abrirse paso en el espacio político local. La propuesta dicen que se basa en aquello de “renovarse o morir”, a lo que no hay nada que oponer si la renovación es necesaria y no una ocurrencia para asombrar, aunque no parece que pronto vaya a hacerse realidad el proyecto visto el panorama político que nos rodea.

 

Sobre este asunto me pronuncié en contra en un artículo publicado en julio de 2011. Ahora, sin ánimo de debatir, ni mal rollo con nadie, de nuevo escribo sobre el tema con el deseo de que el lector analice lo que digo y se forme una opinión cabal sobre la propuesta en cuestión.

 

El intento de remodelar el paseo tiene su pequeña historia que ahora voy a recordar. Es sabido que Bernardo, como concejal del PP, ha gobernado Garrucha durante ocho años (2007 – 2015). Pues bien, cuando el PP ganó las elecciones locales de 2011 llevaba en su programa electoral 81 propuestas (que tengo delante), de las que la número nueve dice así: “009. Proyecto remodelación y ordenación Paseo del malecón, incorporación de carril bici.” Como es evidente tal propuesta no se llevó a cabo a pesar de estar gobernando esos cuatro años, cosa que no extraña por el gran coste de la obra. Sin embargo, en 2015 Bernardo tomó la propuesta del PP, que antes no pudo realizar, y la incorporó a su programa electoral del Giga con el resultado conocido.

 

Desde hace más de treinta años el pueblo de Garrucha disfruta de su urbanizado paseo marítimo, muy alabado y nada discutido. Su urbanización era el vehemente deseo de todo el pueblo. Para hacerlo realidad hube de emplearme a fondo en el Ministerio de Fomento y la Diputación provincial, salvando múltiples y difíciles escollos, no obstante su coste para el Ayuntamiento fue muy asumible. En mi blog explico al detalle el proceso de urbanización, que merece la pena leerse.

 

Sin duda el paseo marítimo es un conjunto armónico de los elementos que lo componen: amplias aceras, dos zonas verdes (antes eran tres) con buen césped, arbustos y árboles, así como una fila de palmeras plantadas a lo largo de todo el paseo. Además lo aderezan gran cantidad de parterres con su vegetación y las palmeras plantadas en ellos. Está dotado de suficientes bancos de madera y dos parques infantiles. Su calzada la forman dos carriles de doble sentido que facilitan un tráfico fluido. Dispone en toda su longitud de dos filas de aparcamientos que facilitan la estancia de los que nos visitan. Adornado por su baranda de mármol de 1.482 metros de longitud, que es orgullo del pueblo y la sensación de visitantes, celebrada en muchos lugares de España, incluso en el extranjero. Un paseo así, tan bonito y tan lleno de vegetación, ¿puede quedar a merced del capricho de nadie?

 

Y ese bien proyectado paseo se vio mutilado cuando, con motivo de la construcción del aparcamiento subterráneo, en 2006 se demolió la acogedora y boscosa plaza del Ayuntamiento dotada con 18 palmeras, arbustos con flores, césped y otras plantas, más unas airosas farolas y bancos de madera. Aquella demolición se llevó por delante esa plaza, la de la capilla y la del ancla, convertidas las tres en una explanada sin vegetación, sin alma y sin gracia; adornada ahora con el ancla sumergida en el suelo y una serie de elementos distribuidos por doquier sin orden y que nada dicen,  o sea, la frondosa vegetación dio paso al hormigón, a la naturaleza muerta. Antes era frecuente ver, mañana y tarde, a personas sentadas leyendo el periódico o una novela, cosa que ya no sucede, pues se trata de un lugar inhóspito con un sol de justicia que le cae a plomo todo el año.

 

Se dice que el paseo necesita remodelarse. Pues bien, vamos a desmenuzar en líneas generales el proyecto del Giga y que cada uno juzgue. El proyecto básicamente consiste en suprimir un carril del tráfico (3 metros) y la fila de aparcamientos del lado de los edificios con sus parterres de vegetación y palmeras (2 metros). La finalidad sería encajar un carril bici (2 metros) y ensanchar ambas aceras (3 metros para las dos). Sin duda la vegetación sufriría un quebranto que no conocemos, sin que sepamos lo que les espera a las dos zonas ajardinadas, especialmente la del Pósito, pues nada se aprecia en el plano publicado. Falta por saber el destino de las 150 palmeras existentes.

 

Un solo carril supondría apretar el tráfico y soportar ‘tapones’ y colas, mientras, al lado, un vacío carril bici muerto de risa, ¿y qué sucedería cuando en el ocupado carril del tráfico tuviera que entrar la ambulancia o el coche de los bomberos? No cabe duda que un solo carril y la pérdida de toda una fila de aparcamientos sería crearle más problemas al tráfico y al turismo, lo contrario de lo que ambos necesitan. La cuestión sería que una vez acabada la obra y comenzaran los atascos, el caos, el problema ya no tendría solución, razón por la que no es bueno encastillarse en un proyecto y no escuchar a los demás, igual que hace la alcaldesa con Galasa. No, tal medida sería un desacierto.

 

La desaparición de los parterres con su vegetación, sus árboles y sus palmeras significaría ‘disfrutar’ de más hormigón. Así lo muestra el plano de internet del Giga, más naturaleza muerta y más sol de justicia. Fijándose en el plano se observa que su fisonomía se asemeja bastante a la plaza del Ayuntamiento y la capilla, con los mismos bancos, más hormigón y ninguna seducción.

 

Ampliar en tres metros ambas aceras no resuelve nada, pues la acera de dentro no es de paseo. Tal anchura solo serviría para que las terrazas ampliaran el negocio, ¿o alguien piensa lo contrario?

 

Suprimir un carril del tráfico para encajar un carril bici (2 metros), que además de afear ninguna falta hace, es algo que no se sostiene, ¿tantos ciclistas hay en Garrucha a la espera? Máxime cuando a ochocientos  metros está el de Vera, rodeado de una frondosa vegetación, pero en el que rara vez se ve un ciclista, cosa que veo a diario. Por lo visto se piensa que colocar un carril bici en la principal avenida de Garrucha, es un signo de progreso y modernidad, y eso no es así. Al ingeniero que proyectó y dirigió las obras de paseo nunca se le hubiera ocurrido tal cosa, ni yo lo hubiera aceptado, pues la principal avenida de una ciudad no es el lugar adecuado para un carril bici.

 

Ahora fíjense en la deriva que lleva Garrucha respecto a la vegetación de sus calles y plazas: el aparcamiento se llevó por delante la frondosa plaza del Ayuntamiento, lo mismo sucedió con los árboles y las palmeras de las plazas de la capilla y del ancla. La obra de estrechamiento de la calzada de la calle Mayor arrambló con los árboles de ese tramo. En el plano del Giga se eliminan los parterres, sus palmeras y sus árboles, solo se ve una acera con el sol cayendo a plomo, ocupada por terrazas y alguna palmera. Nada se ve sobre el quebranto que sufrirían los dos grandes jardines: el de la zona del monumento al pescador y la del Pósito. Una deriva sobre la que deberían meditar el concejal Bernardo y su técnico de cabecera.

 

Luego está la cuestión financiera. Una obra así requiere un dinero que el Ayuntamiento no tiene, ni posibilidad de un préstamo debido a su penosa economía. Acudir a las administraciones públicas es perder el tiempo porque ninguna aportará fondos para una obra innecesaria. Pensar en vender una  propiedad municipal sería fatal ante la opinión pública, tal venta no sería autorizada por la Junta de Andalucía que está obligada a proteger el patrimonio para que no se dilapide en obras injustificadas. Es preciso decir que si la obra estuviera en marcha y en algún momento fallara el pago de la misma la ejecución se paralizaría dejando el paseo levantado, cosa muy frecuente en la obra pública.

 

Respecto al paseo marítimo, a un buen alcalde/sa le corresponde preocuparse de dos aspectos fundamentales: Primero: Esmerarse en mantenerlo limpio; marcados con pintura los espacios a ocupar por las terrazas como ya hizo el alcalde Andrés Segura, y velar por su observancia; cuidar con celo sus jardines, árboles y palmeras, así como las playas. Segundo: Gran obra sería lograr la prolongación del paseo hasta la gasolinera, así como exigir hasta lograr que se hiciera la playa en ese lugar, la que nos debe por convenio la Agencia Pública de Puertos de Andalucía (EPPA). De esa forma, el alcalde/sa que fuera capaz de alcanzar esas metas se luciría ante su pueblo.

 

Un pueblo donde su Ayuntamiento atienda las necesidades sociales, se esmere en que sus calles, plazas y playas se mantengan limpias y cuidadas, que gestione bien la economía y luche por lograr lo que le hace falta al municipio es lo que a todos nos gustaría para Garrucha.

   Post data: Si hace al caso no descarto imprimir este artículo y enviárselo por correo a todos los vecinos de Garrucha para que dispongan de más información sobre tan importante asunto.

4 Comentarios

  1. Señor Adolfo, permítame: usted huele a rancio!!! Su opinión está obsoleta y dista mucho de una visión de futuro para nuestro pueblo, Garrucha. En mi modesta opinión, la propuesta de remodelación del Paseo del Malecón del Señor Bernardo incluida en GIGA sería una apuesta al “buen gusto”, a la ordenación del Paseo atendiendo a todos los ciudadanos de este pueblo:
    -los que tienen sus negocios y…
    -los que como yo, solo deseamos poder pasear agradablemente y sin tanto ebtorpecimiento, por nuestro Malecón cuando llega el verano y las mesas y sillas en cualquier tramo te asaltan.
    Llegados a este punto mi reflexión es:
    NO SE TRATA DE QUE DESAPATEZCA EL MALECÓN, SINO DE ORDENARLO ATENDIENDO A OTROS FACTORES QUE NO SEA EL INTERÉS DE UN VOTO PARA PERMANECER EN EL SILLÓN.
    Señores… Ya está bien!!! Miremos por nuestro pueblo y dejemos los intereses para los bancos… YA ESTÁ BIEN!!!

  2. Si te hubieras preocupado tanto por el paseo como por nuestro termino municipal,a lo mejor garrucha también estaría mejor ahora,con más trabajo para los nuestros y más impuestos para el ayuntamiento,deje a la gente trabajar.

Dejar respuesta