Un empresario de Carboneras corta el camino de acceso a la vivienda de una anciana y le exige diez mil euros para permitirle el acceso

0

Un grupo de personas denuncian la situación en la que se encuentra una vecina de Carboneras Aurora García Silva, de 68 años y recién enviudada, que no puede acceder a su vivienda debido a una negación de servidumbre de paso por parte del empresario Raúl Seco. Este empresario lo tenia claro cuando le dijo a Aurora  – O me pagas 10.000 euros o te cierro el camino, también tenia claro cuando hablo con la abogada de Aurora, que el juez le obligará a quitar la valla que bloquea el camino,  pero mientras tanto Aurora no puede llevar una vida normal.

“Por ahí, no paso….

El problema viene cuando no hay a quien recurrir, y nadie parece ser responsable de que Aurora no pueda usar el mismo camino que lleva usando quince años, ni que una ambulancia o cualquier otro servicio puede acceder. El ayuntamiento de Carboneras parece especialista en no saber nada y no vemos mas salida que la de hacer publica esta situación a fin de generar cierta presión y captar la atención hacia este problema. Muchas gracias por su tiempo.

Por ahí, no paso…. Este año tengo cuesta de Enero todo el año. Y no es que ande justa de dinero, por lo menos no tanto como mi vecino de finca. La cuesta que deja la navidad es poca cosa comparada con la cuesta que tengo que subir, después de pasar como puedo a través de una valla, unas veces por encima y otra por debajo, mojada cuando llueve y a duras penas cuando cargo con la compra. Durante quince años he usado el camino que me lleva a mi casa, pero dos días después de que falleciese mi marido, conocí al señor, o mejor dicho, al personaje que me ha cortado el camino. An me costaba respirar, acababa de recoger las cenizas del tanatorio cuándo llamo a la puerta.

Pensé que vendría a darme el pésame, pero no venía a dar, que este no es ni de dar los buenos días, ni tan siquiera a pedir, venía a exigir dinero por usar el camino. O pagas o te corto el camino. Ante su presión, su insistencia que ralla la coacción, sus amenazas y malas formas, recurrí a un abogado e incluso me plantee pagarle dinero solo para que me dejase en paz y no tener más quebraderos de cabeza. El abogado por su parte me aseguro que el camino que llevaba utilizando más de quince años, al ser servidumbre de paso no podía cortarlo y que no tenía ningún derecho a cobrarme por pasar. Le pedí que pusiese un precio, pero no le pareció oportuno dejar constancia de la cantidad que me pedía. – diez mil euros, o te corto el paso. Eso fue lo que me dijo con una sonrisa en su boca.

El personaje, de nombre Raúl Seco es de esos que creen que los mocasines combinan con un chándal, que las sandalias se llevan con calcetines y que yo soy tonta. Puede que me haya quedado sola y que haga ya unos años que estoy jubilada, pero eso no me convierte en una boba a quien poder timar fácilmente. Pese a ello, y por recomendación de mi abogado trate de acordar una reunión en el despacho de este, a fin de cuentas, si iba a pagar quería tener garantías. Pero a mi vecino, no le pareció buena idea que le citase en el despacho de un abogado. Lo siguiente que hizo fue colocar una valla que me impide acceder a mi casa. El camino es servidumbre de paso, tengo derecho a pasar por él y además es el único acceso a mi vivienda.

La policía municipal de Carboneras asiente, pero me derivan a la guardia civil y estos a su vez me aconsejan que lo denuncie. Pongo la denuncia, y los guardias pese a sus buenas intenciones, no pueden hacer nada hasta que no se pronuncie el juez. En el ayuntamiento; que el alcalde estará toda la semana fuera porque es la FITUR, pero que me recibirá el técnico de urbanismo. El técnico; que tengo razón, que no puede cerrar el camino, que haga un escrito la semana que viene porque esta semana el señor alcalde está en Madrid, en la FITUR y ya me contestará. Hemos pasado del “vuelva usted mañana”, al “escriba una carta la semana que viene”.

La abogada; que no rompa la valla hasta que salga el juicio. El juicio que saldrá en cuatro meses o un año. Mi vecino el empresario; que le pague diez mil euros si quiero pasar y yo, arrastrándome por debajo de la valla antes de subir cada día mi particular cuesta de enero, que por ahí no paso señor Seco, y perdone lo de señor.

ANTECEDENTES

La afectada por la negación forzosa de servidumbre de paso compró en el año 2001 una parcela de la finca matriz junto a su marido Carlos Del Barrio, el camino ya existía y figura en las escrituras de compra. La sociedad propietaria de la finca matriz se disuelve en el año 2011 y la finca se subdivide quedándose el empresario Raúl Seco con la parte que limita con la parcela de Aurora García y por donde discurre una servidumbre de paso.

A los pocos días de fallecer Carlos Del Barrio a causa de un infarto en el año 2016, Raúl Seco exige a Aurora García el pago de una cantidad de dinero (que posteriormente y por medio exclusivamente oral sitúa en los 10000 euros), por permitir el paso a través de la servidumbre que discurre por su finca. Aurora García trató de resolver el problema que entonces se planteó, argumentando que durante 16 años a usado ese camino y que es servidumbre de paso, sin embargo el empresario no acepta hablar del tema en presencia de un abogado y opta por colocar una valla impidiendo el paso a Aurora García a su vivienda. La valla lleva colocada dos semanas, en este lapso de tiempo Aurora García tiene que dejar el coche en la linde de la finca de su vecino, pasar entre el hueco que queda entre la valla y el suelo, y subir una pendiente pronunciada. Aurora tiene 67 años.

La compra la sube a cuestas y no tiene medios para trasladar otros productos como el butano, ni tienen acceso servicios como ambulancias o gremios de diferentes especialidades. El problema está en camino de ser solucionado por vía judicial, el juicio puede tardar en salir entre cuatro meses y un año. En tanto el ayuntamiento es el único ente con capacidad para solucionar este problema, no obstante pese a conocer el caso y solicitar un escrito exponiendo la situación, no se pronuncia ni articula medios para resolver esta situación.

La intención de los familiares y amigos de Aurora García, es a través de este texto, denunciar la desprotección de la afectada por parte de la administración ante esta situación. Al tiempo que ponemos de manifiesto el hecho de que un empresario Carbonero este provocando esta situación con la única motivación de conseguir ingresos económicos, negando el acceso a su vivienda a una vecina o condicionando este al pago de una cantidad de dinero.

Dejar respuesta