Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, tras analizar los datos de inspecciones laborales en todos los sectores, reclama un trato más equilibrado para el agrario que presenta un nivel de infracciones y sanciones muy por debajo del 14,2% de contrataciones que realiza.

Unión de Uniones ha analizado los datos del Organismo Estatal de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social para el conjunto de las actividades económicas entre los años 2015 y 2019 (éste último el más reciente disponible) y concluye que, si bien es necesario seguir trabajando en todos los sectores para erradicar prácticas no deseadas, los datos del sector agrario no justifican que se incida sobre éste con tanta intensidad por parte de la política y el reflejo que ello tiene en los medios.

El sector agrario ha realizado en el quinquenio estudiado 14,9 millones de contrataciones, el 14,2% del total de contratos en España para todas las actividades. De estos, 6,3 millones han sido de trabajadores extranjeros, que suponen el 34,4% de todos los contratos a extranjeros en todos los sectores.

Frente a estas cifras, que denotan el peso del sector en los contratos, se han detectado en los cinco años 27.477 infracciones por parte de incumplidores en materia de empleo y seguridad social en la actividad agraria, que son el 6,5% del total de 420.442 infracciones detectadas en el conjunto de todas las actividades. Igualmente, el volumen de sanciones a las que han tenido que hacer frente por ello en el sector agrario ha sido de 77,7 millones de euros; es decir, un 5,1% de los 1.512,3 millones de euros en multas para todos los sectores.

De la misma manera, la sanción media impuesta para las infracciones detectadas en el sector agrario (2.827 €) es inferior a los 3.651 € de media en el resto de sectores.

En el apartado concreto de Empleo y Extranjeros, pese a gestionar el 34,4% de los contratos, en el sector agrario se han detectado el 4,8% de las infracciones.

 

Señalar al sector agrario como si fuese un fraude sistemático no tiene razón de ser

Unión de Uniones considera que los datos no justifican los ataques indiscriminados que se realizan contra los agricultores en los temas laborales desde la política, ni tampoco el impacto mediático que tienen. “Desde luego que las autoridades tienen que actuar contra quien incumple la Ley y ya lo hacen” señalan desde la organización “pero que prosperen propuestas del estilo de la condicionalidad social en la Reforma de la PAC, como si el sector agrario fuera un nicho de fraude sistemático y los agricultores que damos empleo, unos desalmados, no tiene razón ninguna de ser”. La organización ha pedido a los Europarlamentarios españoles en la Comisión de Agricultura y al Ministro Luís Planas, que se rechace esta propuesta.

Unión de Uniones recuerda también, y así se lo ha hecho llegar a los Ministerios competentes en materia de seguridad social y trabajo, “que hay muchas normas que son incongruentes con las especificidades de la actividad agraria, que habría que adaptar, pero que cumplimos”. La organización ha trasladado a las autoridades la problemática en el campo de cuestiones como el registro de jornada diaria, la discriminación en la cotización de los contratos temporales para los pequeños agricultores, los calendarios de empleo del PEZRD (Planes de empleo en zonas rurales deprimidas), la reiteración de exigencias en materia de prevención o la incompatibilidad entre el régimen de temporalidad en las contrataciones y el régimen de cotizaciones. “Habrá que vigilar que las normas se cumplen, pero también legislar para que sean las adecuadas a cada situación”, manifiestan.

Por último, Unión de Uniones señala que desde la Fundación Agricultores Solidarios, lleva trabajando desde hace muchos años para que las relaciones en el sector agrario fluyan de manera que se satisfagan las necesidades de mano de obra por parte de los agricultores, respetando los derechos y la dignidad de los trabajadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here