Una niña de 8 años se refugia en el colegio para huir de los golpes de su padre

1
659
Testigos aseguran que el progenitor, que ha sido detenido, tiró a su hija al suelo, le dio varias patadas y le puso un pie en el pecho para impedir que se levantara.

La descripción de los testigos es estremecedora. El hombre estaba en la puerta, esperando a su hija. Cuando la niña, de 8 años, salió del colegio, él comenzó a pegarle hasta hacerla caer al suelo, donde siguió dándole patadas y le puso un pie en el pecho para evitar que se levantara.

 

La agresión cesó porque otros padres, alarmados por la situación, acudieron en ayuda de la menor, que corrió a refugiarse dentro del centro escolar. Fueron ellos quienes apartaron al progenitor, que se dio a la fuga, aunque fue detenido después por la Policía Local de Málaga.

Los hechos sucedieron a las 14.10 horas del pasado día 18 en la puerta de un colegio de la zona Oeste de Málaga capital.

La Sala del 092 recibió una llamada que alertaba de que un padre estaba agrediendo a su hija en la puerta del centro.

Cuando los Agentes llegaron al lugar, el progenitor ya no estaba allí y su hija se encontraba acompañada por la directora. Los Policías Locales empezaron por entrevistarse con el personal del colegio y otros testigos para saber exactamente qué había sucedido.

Según los testimonios que recabaron, un padre –el, a la postre, detenido– se presentó ese día «muy alterado» en el centro queriendo entrar dentro para recoger a su hija. El personal del colegio le informó de que debía esperar en la puerta, como el resto de padres, hasta que saliera la niña.

El relato de los testigos sobre lo que ocurrió después es coincidente. Cuando la pequeña llegó hasta él, comenzó a golpearla. Varios padres y una trabajadora del centro educativo acudieron en ayuda de la menor y apartaron al padre, que se marchó.

Poco después se presentó allí la madre para recoger a su hija. Aunque en un primer momento se mostró extrañada por el comportamiento de su pareja, las investigaciones policiales revelaron después que tanto ella como la niña presuntamente estaban sufriendo malos tratos.

Al parecer, no había denunciado antes por miedo a represalias de su compañero sentimental y padre de su hija.

Una patrulla llevó a la niña, acompañada por su madre, al Hospital Materno Infantil, donde la sometieron a un reconocimiento médico. Los pediatras extendieron un parte de lesiones que refleja, como principales lesiones, hinchazón en una zona de la cabeza y un hematoma anterior en un brazo.

Ese mismo día, una unidad de la Policía Local de Málaga localizó al agresor –español, de 36 años–, que estaba en un domicilio de su familia y procedió a su detención.

Posteriormente, fue puesto a disposición judicial, quedando en libertad con cargos, aunque con medidas cautelares para proteger a las víctimas.

1 Comentario

  1. esa es la justicia que tenemos en españa, dejar a un maltratador de menores con suficientes pruebas en libertad provisional debido que para esos hechos y la gravedad del delito podria tratarse de un intento de homicidio se tomara medidas c0ontrra el Juez instructor del caso ante el CGPJ.

Dejar respuesta