Escrito por SEBASTIÁN LORCA, que es escritor

Corren tiempos difíciles. No hay otros. Tiempos como siempre lo han sido para los hombres necesitados de tener que ganarse la vida. En cada época, sin duda,  han existido denuncias, de una u otra forma, con idénticos agentes y conductas, para  tomar otro rumbo. Aquellas voces son las mismas que las de hoy clamando por una vida más justa, más equilibrada y menos belicosa. Actualmente, la Tierra está más poblada, sofisticada y compleja que jamás lo haya sido. También, es cierto, que los avances, medios y tecnologías posibilitan desarrollar urdimbres nunca conseguidos; si bien, el ser vivo continúa indefenso y ajustado al espacio-tiempo en el que se desenvuelve y le toca vivir, toda vez que sus sentimientos, miedos y placeres, hábitos y costumbres se mantienen estables. Por tanto, es fácil deducir que los hombres son lo que hacen (siempre cosas similares) por mucho que infinidad de circunstancias les sean cambiantes y varíen sus modos de realizarlos.

Llegado a este punto y considerando que los humanos son eslabones (uno más) en la cadena trófica, se debe tender a que  los hombres, individual y colectivamente, gocen del mayor bienestar posible, evitando las diferencias económicas abismales entre ellos y trazando las bases precisas para llevarlas a cabo, hasta que un ente superior aterrice o su propia transformación los aniquile o transforme

Piénsese, que cuando el hombre ocupe el segundo  escalón en la cúspide, dependerá de las decisiones que tome el primero quedando supeditado a ese espacio-tiempo sin posibilidad de alterar su función o actividad, al igual que otras vidas: hormigas, termitas, abejas, delfines, elefantes…, tabulados por intereses humanos.

Todos los que profesan en su medio una ardorosa rivalidad por ganar manteniendo sus intereses a capa y a espada, cueste lo que cueste, olvidando a sus congéneres y a la Naturaleza que los acoge y de la que dependen, son unos golfos. Una afirmación que, tal vez, evoque la excepción que confirma la regla de unos políticos mangantes, chorizos y caraduras. De unos altos cargos y dirigentes empresariales convencidos que ellos son el motor de la economía arriesgando sus bienes cuando, en realidad, son unos tramposos caminando al filo de una ley que transgreden a cada instante. De unos mandatarios religiosos que hacen a pelo y a pluma a fin de lograr sus objetivos ocultos. De muchos otros hombres de profesiones muy diversas insolidarios y acaparadores de enormes rentas que ni en mil vidas serían capaces de gastar.

Presentarse ante un futuro incierto e inseguro manifestando que no hay político honrado, ni cura sano, ni empresario generoso, ni gente con empatía no es cierto ni justo, pero si un pronto que debería servir de revulsivo para ser pensado. Ponerse en contra del mundo, tal vez, no sea lo más apropiado, pero hay que defender a los que vociferan, discuten e, incluso sin llegar a las manos, se sienten discriminados. En la política ya se sabe: hipocresía, mentiras, inutilidades de prestidigitadores que negocian diciendo lo que la gente quiere oír en espera de su voto. Religiosos machistas, mujeriegos, maricas, pederastas, vendedores de mercancías increíbles y gratuitas (que mejor no cuestionar) pretendiendo vivir de la mejor manera posible. Empresarios desvergonzados, tiranos, engreídos, malvados capaces de hacer cualquier cosa por ganar dinero y alzarse por encima de los demás como salvadores de sus culos.

 

No hay como hacerse el pasota, el ignorante (si es que no lo eres) y reírse de sí mismo. Tartamudear, causar agobio y ser más hilarante Machacar a los vehementes que no reconocen que hay un montón de verdades entre la que está la suya. No obstante, no se ha de renunciar a ser uno mismo, no sea que a la farsa se acostumbre y en tonto de baba se convierta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable PERIODICOS ALTERNATIVOS DE ALMERIA SL.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Profesional Hosting.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.