Escrito por SEBASTIÁN LORCA, que es escritor
Para que exista la democracia, no hay duda: la ley ha de ser respetada.
 
Todos sabemos que la Constitución la hemos de respetar y prevé los medios y formas para que unos y otros, independentistas y republicanos, logren sus objetivos, pero en ninguna de sus líneas dice que los votos de los diputados sean distintos. Y si todos son igual de legales y validos, ¿por qué entonces para la formación de Gobierno, tan necesaria a estas alturas después de tanto tiempo, algunos osan criticar, desprestigiar, deslegitimar la validez de los votos separatistas, comunistas o fascistas? Permitan que en España haya intenciones y pensamientos diferentes y dejen de anunciar calamidades teniendo fe en la Constitución que es de todos y para todos. Modifíquenla como está previsto, dejen de vociferar y de meter miedo. Solo las dictaduras prohíben, coartan, reprimen, abusan de su poder y desean el pensamiento único.
 
Estaremos todos de acuerdo en que, desde que se instauró en España el Sistema democrático, con mayor o menor intensidad, con mejor o peor calidad y acierto, las leyes se han tenido que cumplir y, en su caso, adecuar por los cauces previstos. Nos guste o no, eso es lo correcto.
 
A través de la fuerza también se ejerce convertir el Estado en otras formas de gobierno. La rebelión, revolución, anarquía, golpe de estado, alta traición, sedición, desobediencia, pueden hacer que un país cambie de régimen o sistema político. Las manifestaciones, huelgas y más raramente la desobediencia civil, suelen darse cuando la ley brilla por su ausencia o esta se aplica de manera injusta a juicio de la ciudadanía y, por lo general, sólo es posible en un país democrático. La autodeterminación se da en pueblos sometidos, subyugados o tiranizados por otros pueblos más poderosos. 
 
En España saltarse la Constitución implica responsabilidades que nadie ignora y, más aún, los mandatarios encargados de su formulación. Una mayoría de representantes del  Parlamento catalán lo hicieron para independizarse y separar la comunidad del Estado al que pertenece.
 
Responsabilidades han tener igualmente los miembros del Gobierno de Cataluña que, presuntamente, no solo permitieron si no que incitaron al ciudadano a manifestarse con violencia para sembrar el caos y la barbarie con sus consiguientes costes materiales (cierre de comercios y transportes, barricadas y fuegos de contenedores, daños físicos y morales a personas, imágenes al exterior de desordenes  fascistas para hundir el turismo  y la inversión), además de una descarada hipocresía ordenando arremeter contra los mismos a los que animaron a provocarlo, poniendo en grave riesgo a las fuerzas del orden público que todos pagamos con nuestros impuestos para que nos protejan. No hay peor castigo para determinadas personas (y más siendo catalanes) que retraerlos el dinero del valor de todo cuanto han deteriorado. Pero no, los políticos y ciertos energúmenos seguidores de estos se irán de rositas sin que se lo detraigan de sus cuentas o nóminas, porque aquí solo pagan los de siempre, mientras otros gozan de impunidad y altos sueldos: Vergüenza ajena me da.
 
También me indigna que los Partidos Políticos velen solo por sus intereses y no por el general de España del que tanto alardean. Entiendo, sí, a los independentistas porque van de cara, como lo hicieron saltándose las leyes de todos por las que, como he manifestado, han de responder; pero no acierto a comprender los insultos, descalificaciones, superioridades de los miembros unos partidos sobre otros: todos tienen iguales derechos. Tengamos la fiesta en paz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable PERIODICOS ALTERNATIVOS DE ALMERIA SL.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Profesional Hosting.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.