El 8 de marzo, una vez más, desde la Asociación Víctimas del Paro nos queremos acordar de todas las mujeres y muy especialmente de esas mujeres que peor lo están pasando y que en algunos casos nos cuentan su delicada situación: 
Mujeres que sufren el desempleo, la precariedad y la explotación laboral, la desigualdad salarial, el trabajo en malas condiciones, los retrasos en los pagos de sus salarios, el acoso laboral, la falta de ingresos en sus hogares e incluso la falta de techo.
 
En estos momentos la tasa de paro femenino supera en 3.5 puntos a la tasa de paro masculino.
 
La desigualdad de genero no solo se refleja en una tasa de actividad más baja para las mujeres y en una ocupación menor (9,8 millones de hombres trabajando frente a 8,2 millones de mujeres), también en lo que cobran: las mujeres ingresan de media un 19% menos por hora trabajada que los hombres.
La precariedad también es mayor entre las mujeres. La diferencia no es tan acusada en la tasa de temporalidad (25,7% frente 25,5%), pero el dato está sesgado porque la mayor temporalidad (40%) se produce en la construcción, un sector casi exclusivamente masculino. En sectores donde compiten ambos géneros (servicios, industria), la temporalidad siempre es mucho mayor entre las mujeres.
 
Y la diferencia de género se extrema en el empleo a tiempo parcial: Un 8% de los hombres y un 25% de las mujeres trabajan en jornada reducida, aunque la mayoría querría trabajar más horas.
 
La brecha salarial se encuentra en el 24 % y aumentando; es decir, una mujer debe trabajar 88 días más para cobrar lo mismo.
El número de personas que en España sufren maltrato o mobbing en su trabajo asciende a 2,3 millones. La mujer, «con un 78%, es el colectivo que sufre más en este sentido, frente al 22% de los casos en hombres».
Muchas mujeres afirman haber sufrido acoso sexual en el trabajo.
Unas 40.000 mujeres en España son víctimas de la inseguridad laboral, es decir, sin contrato en regla, según datos aportados por Comisiones Obreras en 2019. De esa cifra, un porcentaje indeterminado se encuentra en el país en situación irregular y se ven obligadas a soportar unas condiciones de trabajo precarias a las que, en algunos casos, se suma tener que lidiar a diario con el acoso sexual de sus empleadores. Algunos de ellos se aprovechan del desamparo que sienten estas mujeres y lo utilizan en su propio beneficio.
Según un estudio realizado en 2015 por Sortzen Consultoría (Vizcaya) y Mujeres con Voz, especialista en igualdad y empoderamiento, el 22% de las mujeres inmigrantes empleadas del hogar ha sufrido algún tipo de acoso sexual.
 
También nos queremos acordar de las mujeres desempleadas mayores de 52 años. Muchas de ellas no tienen derecho a cobrar el subsidio +52 porque no tienen cotizados 15 años al haber dedicado muchos años de su vida a cuidar familiares dependientes o enfermos, sus hijos o haber sido «amas de casa».
Otras mujeres fueron autónomas… Y por no tener 6 años cotizados para desempleo en el Régimen General tampoco cumplen los requisitos. Injusto que esas mujeres (y hombres) se queden sin trabajo y sin subsidio.
En España tenemos 600.000 hogares sin ningún ingreso. Una parte importante de ellos son hogares donde viven mujeres solas o mujeres con sus hijos menores a su cargo. Esos hogares, esas personas desempleadas necesitan un Ingreso Mínimo Vital de forma URGENTE y necesitan un Plan Estatal de Empleo y Actividad para todas ellas.
 
Para finalizar queremos centrar nuestra atención en las grandes olvidadas, incluso por muchos colectivos feministas (no todos): Las mujeres sin techo. 
Mujeres invisibles (para muchas personas) que malviven, y en algunos casos mueren, por las circunstancias de tener que estar en la calle. Se necesita un Plan Estatal de Vivienda y de Alquiler Social.
Mujeres sin hogar que a veces son agredidas e incluso violadas… Y no salen en las noticias ni se hacen concentraciones en su apoyo, como si esos casos no fueran también violencia de género o machista.
La igualdad y el apoyo a las mujeres debe de ser para TODAS empezando por esas mujeres que no tienen nada pues no hay mujeres de «primera o segunda».
El 8 de marzo, y todos los días, debemos acordamos de todas las mujeres, de las mujeres trabajadoras, de nuestras madres, esposas, novias, hermanas, hijas… Pero NO olvidemos a las mujeres que más necesitan el apoyo de la sociedad y del gobierno: Las mujeres que peor lo están pasando por sus circunstancias personales y económicas. 
Que en 2021 no haya ninguna mujer (ninguna persona) que sufra ningún tipo de violencia y no haya ninguna sin ingresos, sin techo… Para que tengan una vida digna.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable PERIODICOS ALTERNATIVOS DE ALMERIA SL .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Profesional Hosting.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.