Nadie sabe la fecha exacta para el Reinicio Financiero Mundial, pero es probable que ocurra a medida que se desarrollen ciertos acontecimientos más o menos volátiles. Se creía que los eventos de esta semana estaban programados para cambiar el mundo y tuvimos el privilegio de ser parte de ellos.

El pasado viernes 11 de octubre, el Acuerdo de Comercio de EE.UU. con China se refería en realidad a la transición a una moneda respaldada por oro debido a que a China se le había pagado anteriormente con petrodólares sin valor y ya estaban escarmentados. El Banco Mundial, el FMI y los bancos centrales ya han sido absorbidos por el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB), que ya está aplicando el Reajuste Mundial de la Moneda.

Durante varias décadas China casi no ha sufrido serias turbulencias económicas porque Pekín utiliza herramientas óptimas en su política económica que le permiten transformar cualquier crisis externa en oportunidades para poderse desarrollar y modernizar.

Durante 70 años China ha aumentado considerablemente el volumen de su economía, ha mejorado su competitividad, ha creado un sistema financiero estable y ha acumulado suficientes reservas de divisas. Ahora, Pekín sigue modernizando paulatinamente su sistema industrial y crea potencial para el desarrollo de altas tecnologías. Es el arte de la guerra aplicado a la economía.

EL CENTRO DEL RESETEO

El Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (“Asian Infrastructure Investment Bank” o AIIB) es una institución financiera internacional con sede en Pekín cuyo propósito es el desarrollo multilateral, y proporcionar la financiación para proyectos de infraestructura para mejorar la conectividad y el desarrollo económico, así como una herramienta financiera para la Nueva Ruta de la Seda.

El Banco Asiático se planteó en 2009 como una forma mediante la cual China podría hacer un mejor uso de sus reservas de divisas, en vez de tenerlas acumuladas. La idea caló en las élites chinas, y en 2013 ya se había lanzado la iniciativa oficialmente. Poco a poco empezaron a unirse países a la misma. El banco fue propuesto por Xi Jinping en 2013, e inaugurado con una ceremonia en Pekín en octubre de 2014.

PARTICIPACIÓN MUNDIAL

China no quiso empezar sola en esta aventura, así que se puso a reclutar a otros países interesados en participar en su institución multilateral. El Reino Unido fue el primer país del bloque occidental que decidió unirse. Otros países europeos siguieron al Reino Unido, como Francia, Alemania e Italia. También se unió España, que firmó su adhesión el 29 de junio de 2015, junto con muchos otros países.

Un total de 57 países se unieron a esta nueva institución financiera como miembros fundadores. Entre los miembros occidentales están Australia, Austria, Brasil, Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, Luxemburgo, Holanda, Nueva Zelanda, España, Suiza, Inglaterra, Finlandia, Noruega, Israel y Japón.

Pero la principal importancia del Banco Asiático radica en la total ausencia estadounidense, que debilita aún más la hegemonía del dólar americano, a nivel mundial, y está provocando un cambio muy importante en el entorno monetario internacional a largo plazo. Es por ello que China está aprovechando el proteccionismo de Trump para liderar el comercio mundial.

Por su parte Rusia también busca su independencia financiera. Las empresas estatales de Rusia, especializadas en la extracción de petróleo y gas, buscan sellar acuerdos en monedas alternativas al dólar en medio de tensiones geopolíticas con EE.UU. La firma de contratos en rublos y euros limita su exposición a los ataques económicos. Esta medida permite a Moscú aislarse del viejo sistema financiero mundial. Al día de hoy, Rusia busca minimizar la exposición de sus inversores extranjeros a los ataques económicos de EE.UU.

APOYO DE LA ONU

El Banco Asiático está considerado por algunos como una versión continental del FMI y del Banco Mundial, y busca ser un rival del Banco de Desarrollo Asiático (ADB), el cual está alineado a los intereses de potencias regionales y mundiales como Estados Unidos.

La ONU se ha mostrado entusiasta con la propuesta china, a la que ha descrito como “el FMI del futuro”, y ha señalado como “una gran propuesta para financiar el desarrollo sostenible y mejorar la gobernabilidad económica mundial.” La entidad contó inicialmente con cien mil millones de dolares, es decir, la mitad del dinero que posee el Banco Mundial.

Actualmente la ONU está sin dinero por culpa de EE.UU. El 8 de octubre, el secretario general, Antonio Guterres, declaró que la ONU se enfrenta a su peor crisis financiera de la última década, ya que 64 Estados miembros no han pagado sus cuotas, el primero de ellos es EE.UU., el mayor contribuyente al presupuesto de la Organización.

Además el Banco Asiático ha recibido inversión por parte de corporaciones financieras estadounidenses como Standard & Poor’s, Moody’s o Fitch Group34. Actualmente la entidad consta de 87 miembros, incluyendo los 57 fundadores. China ha prohibido unirse a Corea del Norte, y además ha instigado una política de aislamiento contra ésta.

El Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (BAII) también tiene una importancia fundamental para América Latina y el Caribe porque podría ayudar a la concreción de las grandes obras de infraestructuras necesarias para el desarrollo de los países de la región.

IMPLOSIÓN CONTROLADA

Está prevista una implosión controlada de los grandes bancos centrales del sistema debido a que tienen una cantidad abrumadora de derivados, frente a una menor cantidad de activos, y a partir del jueves 17 de octubre deberán pagar su deuda en divisas respaldadas por oro.

Por ley internacional, los bancos ya no son capaces de crear dinero fiduciario para mantenerse a flote, y con la implementación del Sistema Financiero Cuántico, a través del CIPS, ya no pueden ganar y lavar dinero para sus empresas a través del Servicio de Impuestos Internos, la Reserva Federal, el Banco de Londres, el Banco del Vaticano y todos los bancos centrales del mundo.

La quiebra de grandes bancos afectaría a las grandes corporaciones conectadas a la Reserva Federal. En la actualidad, las empresas, que se consideraban “demasiado grandes para quebrar” compraban sus propias acciones con dinero fiduciario gratuito que les suministraba la Reserva Federal. Incluso con esos miles de millones, no podían pagar el interés porque se debía en moneda dorada. Por lo tanto, la Reserva Federal estaba promulgando acuerdos de recompra para mantenerlos a flote, otro sistema que fracasará con la implementación del nuevo sistema financiero.

La bolsa de valores ha estado implosionando desde que perdió todas las ganancias del año el 1 de octubre de 2018, y no se ha recuperado desde entonces, pero se corregirá a sí misma tan pronto como comiencen los 125.000 arrestos masivos.

Con el restablecimiento del Sistema Financiero Cuántico QFS ya no necesitaremos a los bancos de ladrillos y mortero, ya que bajo el nuevo sistema usted puede agregar cuentas con otros bancos y tener una visión general de todas sus cuentas. A la Reserva Federal se le dio hasta el jueves 17 de octubre para pagar en oro sus cuatrillones de deuda, por lo que es posible que al día siguiente se respalde con oro al dólar estadounidense.

https://youtu.be/isWiAFDD9ts

El autor de este vídeo de dominio público es Licenciado en Periodismo, con cuarenta años de experiencia, y Oficial de Aviación Reservista Honorífico, entre trece titulaciones, pero no es Locutor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable PERIODICOS ALTERNATIVOS DE ALMERIA SL.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Profesional Hosting.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.