Todos los mercados de valores han sido controlados en su totalidad por programas informáticos desde la década de 1970, para dirigir y controlar los precios, prolongando así el sistema monetario fiduciario. Una camarilla poderosa de la élite mundial se ha hecho cargo de ese proceso de manipulación del mercado, y lo ha torcido para mejorar sus propias ganancias, mientras fingen servir los mejores intereses de su nación.

A principios de 1900, Estados Unidos se embarcó en una política secreta para ocultar todos sus propios recursos naturales y explotar al resto del mundo, hasta que se reconociera plenamente la escasez de recursos. Para apoyar el dólar estadounidense respaldado por el petróleo y el sistema económico mundial basado en el petróleo, los poderes fácticos han ocultado nuevas tecnologías energéticas que beneficiarían enormemente a la población mundial, así como al medio ambiente.

Sin embargo, desde el 11-S hay un grupo de personas y gobiernos que han decidido “ya es suficiente” y están en proceso de quitar a la camarilla bancaria de su sede de poder. La destrucción planificada del sistema monetario fiduciario es el tipo de evento de destrucción creativa que forzará la implementación de un nuevo patrón oro.

TEORÍA DEL COHETE

El camino a la llamada teoría del cohete, también conocido como el camino hacia el patrón oro, defendido por Bix Weir postula que hay un grupo de personas en los Estados Unidos y en todo el mundo que están trabajando para eliminar y destruir los poderes bancarios financieros que han controlado en secreto todos los aspectos de nuestra vida durante cientos de años. En enlace a esta información está en mi blog:

http://www.roadtoroota.com/public/190.cfm

La idea original de este grupo surgió de la mente de Alan Greenspan, e involucró la manipulación de mercados con programas informáticos que había inventado en la década de 1960. El expresidente de la Reserva Federal Alan Greenspan tenía ideas económicas progresistas de un cierto anarquismo capitalista, tal y como evidencia la tesis doctoral de su juventud, pero al final fue absorbido por el monstruoso sistema de la Reserva Federal.

Alan Greenspan (nacido en Nueva York el 6 de marzo de 1926) es un economista estadounidense de origen judío que fue presidente de la Reserva Federal entre 1987 y 2006. Su tesis doctoral no está disponible en la Universidad de Nueva York, desde que fue retirada a petición del propio Greenspan en 1987, cuando se convirtió en presidente de la Reserva Federal. No obstante, se ha encontrado una copia, en cuya introducción se incluye una reflexión sobre el aumento de los precios de la vivienda, y su efecto en el consumo; incluso anticipaba la aparición de una creciente burbuja inmobiliaria.

Greenspan se opuso a los aranceles contra la República Popular China por su negativa a permitir que el yuan subiera, sugiriendo en cambio que cualquier trabajador estadounidense desplazado por el comercio chino podría ser compensado a través del seguro de desempleo y de los programas de reciclaje.

OBJETIVISMO

Greenspan estuvo varios años en el círculo interno del llamado “colectivo objetivista”. Los críticos de izquierdas de Greenspan apuntan a que sus políticas antiinflacionistas son consecuencia de sus años de implicación con un movimiento que apoya sin reservas la vuelta a lo que llaman el “dinero sólido” e incluso el regreso al patrón oro. Greenspan trató de salvar al sistema monetario estadounidense desde dentro, tratando que fuera lo menos deshonesto posible.

El objetivismo es un sistema filosófico desarrollado por la escritora y filósofa ruso-estadounidense de origen judío Ayn Rand, que presenta posturas propias en metafísica, epistemología, ética, política y estética.

Sostiene que existe una realidad independiente de la mente del ser humano, que este está en contacto con dicha realidad a través de la percepción de los sentidos, y que adquiere conocimiento procesando los datos de dicha percepción por medio de la razón.

Afirma que a la realidad, que es la naturaleza de las cosas, solo se le domina obedeciéndola, que el propósito moral de la vida es la búsqueda de la propia felicidad o el “interés propio racional”; que el único sistema social acorde con este fin es el capitalismo puro (llamado también el capitalismo del “laissez-faire”) y que el papel del arte en la vida humana es la transformación de las ideas metafísicas en una forma física u obra de arte, que se pueda comprender, y a la que se pueda responder emocionalmente.

Rand presenta ésta como una filosofía para vivir en la Tierra, enraizada en la realidad y orientada al alcance del conocimiento del mundo natural, para lo cual se rechaza la religión, y se busca una interacción armoniosa y mutuamente beneficiosa entre los seres humanos.

Según este argumento ultraliberal, sólo existirían derechos negativos, esto es, derechos a no sufrir interferencias en la propia vida, mientras uno no interfiera en los derechos de los demás. Estos son los derechos recogidos en la Constitución de los Estados Unidos de América: vida, libertad y búsqueda de la felicidad.

EL LADO OSCURO

Todo tiene un lado oscuro. El lado oscuro de esta ideología objetivista es el que se basa únicamente en el servicio a uno mismo, olvidando el servicio a los demás, que es la base de la caridad en la tradición cultural cristiana. Sus principios son muy discutibles y hasta inmorales a mi juicio: “El egoísmo es una virtud, el orgullo es una virtud, la humildad es un vicio, el extremismo es bueno, el sacrificio personal siempre es inmoral, y no existen los derechos positivos.”

El objetivismo sostiene que los derechos positivos como el derecho al trabajo, a la vivienda, a la atención sanitaria, a la educación son contradictorios en su sola enunciación, ya que generarían obligaciones que destruirían los derechos negativos de terceros.

Por ejemplo, si un individuo tiene derecho al trabajo o a la atención sanitaria, otros individuos tendrán la obligación de contratar a ese individuo y sufragar los gastos que su atención sanitaria genere, lo cual supondría la destrucción de los derechos de propiedad y libertad de terceros.

Los objetivistas afirman que “los llamados derechos positivos supondrían un derecho a esclavizar a los demás, y no existe el derecho a esclavizar.” Pero claro está que se olvidan de la palabra Solidaridad, o de los principios de la revolución francesa como igualdad, libertad y fraternidad.

El objetivismo es un liberalismo extremo llevado hasta las últimas consecuencias del egoísmo humano. No es otra cosa que un satanismo: “haz lo que te plazca, aunque dañes a los demás”. Por este camino nos vamos hasta Calcuta, con gente muriéndose de hambre en la calle por falta de atención médica y humanitaria. Es decir, un desastre.

ONCE CONCLUSIONES DEL “PROYECTO COHETE”

  1. El colapso del sistema monetario fiduciario será total y completo, igualando el campo de juego entre los que tienen y los que no tienen.
  2. Todas las deudas y derivados en papel se evaporarán con el colapso del sistema de dinero fiduciario.
  3. Aquellos que hayan perpetrado los crímenes escandalosos y monstruosos de los últimos cien años serán perseguidos y procesados, si tienen suerte.
  4. EE.UU. emitirá una nueva moneda respaldada por oro, asignándola de acuerdo con los futuros pagos adeudados a la Seguridad Social.
  5. Estados Unidos asignará gran parte del nuevo dinero respaldado por oro para apoyar la financiación de escuelas, policía, atención médica, infraestructura y otras necesidades para una sociedad en pleno funcionamiento.
  6. La globalización terminará con el colapso de la estructura de derivados, y todos los países terminarán con el comercio mundial concentrándose en su propio comercio interno.
  7. Todas las tropas estadounidenses en el extranjero regresarán a casa para proteger sus fronteras y garantizar la seguridad de sus ciudadanos.
  8. La población de los Estados Unidos estará totalmente empleada trabajando para reemplazar toda la producción en el extranjero perdida en la reversión de la globalización.
  9. Estados Unidos aprovechará sus extensos recursos naturales, que han estado escondidos durante años en parques nacionales, bases militares y sitios considerados sensibles ecológicamente.
  10. Se revelará una amplia gama de nuevas tecnologías energéticas, ya que no habrá más necesidad del estándar de petróleo que ha apoyado al dólar estadounidense durante los últimos 50 años.
  11. La implementación del nuevo sistema monetario marcará el comienzo de una nueva y gloriosa Era Dorada que adoptará la humanidad después de años de ser guiada como una manada de borregos.

En opinión de Bix Weir estamos en la cúspide de algo verdaderamente trascendental en la historia de la especie humana. Con la transición completa no hay necesidad de perder el sistema de libre mercado. A decir verdad, a un verdadero sistema de mercado libre nunca se le ha dado la oportunidad que merece con toda la manipulación del mercado de los últimos cien años.

Seremos libres nuevamente. Resucitaremos nuestra Constitución y haremos de los Estados Unidos de América la Tierra de la Libertad que imaginaron nuestros antepasados . Oremos para que el cambio sea pacífico. Que el camino que elijas sea el camino correcto.

El autor de este vídeo de dominio público es Licenciado en Periodismo, con cuarenta años de experiencia, y Oficial de Aviación Reservista Honorífico, entre trece titulaciones, pero no es Locutor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here