El lunes pasado comenzaban a aplicarse en Madrid las medidas de confinamiento selectivo por barrios impuestas por el gobierno de Díaz Ayuso del Partido Popular. Un confinamiento de clase, que aísla y castiga a los barrios obreros y populares de la ciudad, cuando la realidad objetiva de la pandemia es de alto riesgo de forma generalizada. Días atrás, la misma Ayuso había hecho declaraciones racistas, acusando al “estilo de vida de los inmigrantes” de ser responsables del aumento de la curva. Son discursos y políticas que esconden las verdaderas responsabilidades de la situación de la pandemia y culpabilizan a quienes, fruto de sus políticas de recortes, privatización y rescate a la patronal, más la sufren.

 

La reacción popular no se hizo esperar. Hubo concentraciones en Vallecas, Carabanchel, Arganzuela, Getafe, Fuenlabrada, Usera, Villaverde, entre otros distritos. En todas ellas se denunciaba el plan de confinamiento del gobierno y se exigía una verdadera respuesta a la situación de la pandemia: menos privatización, menos recortes, y más inversión en los servicios públicos: sanidad, residencias, transporte. Se desenmascaraba así la hipocresia de un gobierno que mientras pretende restringir de forma extrema las libertades de movimiento -cerrando incluso parques y jardines- pero obligando a ir a trabajar, ni ha puesto los rastreadores comprometidos, ni reforzado la atención primaria, ni adjudicado las plazas pendientes en el Metro de Madrid, único mecanismo para aumentar la frecuencia y así disminuir el riesgo de transmisión que en horas punta, y líneas como la 1, llega a hacinamientos criminales.

 

Los barrios salen a la calle a exigir “más sanidad y menos policía”, a recordar que si la pandemia se ceba allí no es porque la gente no cumpla con las medidas de protección: es porque las viviendas son muy pequeñas, porque sus vecinos no pueden teletrabajar y porque tienen que desplazarse hacinados en el metro, porque durante años no se ha invertido en los distritos, y porque en sus ambulatorios faltan médicos. Y ahora encima les encierran y les multan por salir al parque. Salen a recordar que el gobierno de Ayuso pasó de fase sin cumplir los mínimos requisitos y ahora quiera culpar de su mala gestión a la población trabajadora.

 

La respuesta del gobierno Díaz Ayuso a las protestas fue inmediata. Hubo fuertes cargas policiales y detenidos La policía nacional a cargo del gobierno “más progresista de la historia” es la otra pata de este plan clasista y racista del Partido Popular y Ciudadanos en Madrid. Una respuesta totalmente opuesta a la vista en las concentraciones reaccionarias en barrios como Salamanca, en las que no se ha visto una sola carga. Salvador Illa ahora llama al PP a “rever” las medidas adoptadas pero, de hecho, se espera un mayor despliegue de sus fuerzas represivas, incluido el ejército durante los próximos días. Es en algún sentido la continuidad de la política de PSOE-UP que instrumentalizaron durante meses el estado de alarma para militarizar la respuesta a la pandemia con un resultado de más de 1,2 millones de multas y sobre todo pretendiendo así lavar la cara a un régimen en crisis.

 

En las calles se escucha “Ayuso dimisión”, se expresa el rechazo obrero y popular a un gobierno abiertamente pro patronal que con sus políticas desprecia la vida de la gente trabajadora. Compartimos enérgicamente este grito, de la misma forma que advertimos que un simple recambio por un gobierno del PSOE, no dará ninguna respuesta de fondo. De hecho, el gobierno del Estado continúa destinando dinero público a rescatar a la patronal mediante los ERTE -con el apoyo de CCOO y UGT- mientras muchos de estos ya se convierten en ERE. Podemos pide investigar la represión y las cargas policiales pero mantiene a toda costa sus sillones en este gobierno.

 

Desde Lucha Internacionalista expresamos nuestro apoyo y solidaridad con las movilizaciones obreras y populares de Madrid. Rechazamos la represión y nos sumamos al grito de libertad de todas las detenidas. Movilizaciones masivas como la de ayer en Vallecas son un ejemplo para los y las trabajadores de Madrid y del conjunto del Estado. Hace falta una respuesta unitaria y coordinada en las calles. Contra la militarización y la represión pero también por una sanidad y servicios 100% públicos y universales, por la prohibición real de los despidos, la derogación de las reformas laborales y de la ley de extranjería. Para que la crisis no la paguemos los y las trabajadoras!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable PERIODICOS ALTERNATIVOS DE ALMERIA SL.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Profesional Hosting.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.