Es la segunda actuación del Ciclo 3 Lunas que organiza la OCAL en el mes de julio

 

El pasado 21 de junio, celebrando el Día Mundial de la Música, ya dieron una pequeña muestra de su talento. Un serio aviso de que en la cantera de la OCAL se están haciendo las cosas bien. Ayer, tras colgar el cartel de no hay billetes, ante un Claustro de la Catedral de Almería repleto, la Orquesta Joven de Almería (OJAL) concedió un concierto de los que permanecen en el recuerdo de músicos y asistentes. Hay ocasiones en las que la música lleva al público en volandas y otras en las que es el público quien mantiene el hechizo, anoche, la conexión fue absoluta. Como una cita que ansiaba encontrarse por ambas partes. Fue mágico, fantástico, un despliegue exquisito de talento preciso en todas sus piezas, como no podía ser de otra manera con la dirección magistral del maestro Michael Thomas, director de la OCAL y de la OJAL.

 

Ayer confluyeron dos proyectos, Connecting Musicians y la OJAL. Un curso que ha reunido a estudiantes y profesores de diferentes partes del mundo y que como clausura tuvo una noche mágica con llenazo incluido en la Catedral. El concierto comenzó con música de los más pequeños, la Orquesta Infantil de Almería (OIAL) que hizo las delicias del público bajo la dirección de Francisco J. Escobar, profesor del curso Connecting Musicians y contrabajista de la OCAL.

 

Fue el concierto de la vuelta a la normalidad. Aunque todo el mundo llevaba mascarilla, había distancia de seguridad y dispensadores de gel hidroalcohólico, las medidas preventivas anti COVID-19 no fueron las protagonistas, anoche reinó la música en la Catedral de la Encarnación. La música, y solo la música, fue el vehículo en el que se subieron todos los presentes para disfrutar de un viaje que comenzó con Las criaturas de Prometeo. Op 43 de Beethoven.

 

La noche avanzaba y el cielo estrellado acompañaba a esta segunda cita del Ciclo 3 Lunas. Realmente, la simbiosis fue perfecta. Era un concierto esperado por todos, Almería tiene ganas de música y de demostrar que la cultura es segura. El templo almeriense, que en su día fue una fortaleza, fue el caparazón de los jóvenes músicos para responder con creces ante tremendo desafío. Todo funcionaba con la precisión de un reloj suizo, Michael Thomas dirigía la noche a su antojo, como solo él sabe hacerlo.

 

Incluso en el Concierto para clarinete Kv 622, de Mozart, Alejandro Santander, Solista para Clarinete, hizo las delicias del público mostrando una soltura fantástica con su instrumento. La velada seguía su curso y la OJAL con ella. El público, inmóvil en sus butacas, asistía atónito a la finura y el talento de la Orquesta Joven de Almería.

El Concierto de la OJAL en el Ciclo de Tres Lunas tuvo numerosísimas lecturas, pero, la más importante, es que es muy difícil vivir sin música, sin cultura y, cuando pasamos un tiempo sin ella, lo notamos todos. Los jóvenes músicos superaron el desafío con nota, un sobresaliente que se certificó con un sonoro aplauso que se alargó en agradecimiento y reconocimiento de la gran noche de la OJAL en el Claustro de la Catedral de Almería.

 

Próximos conciertos

 

El Ciclo 3 Lunas de la OCAL continúa el día 27 de julio con el Concierto ‘Cartas a Julieta’ a las 22.00 horas en el Claustro de la Catedral de Almería. Las entradas pueden adquirirse en almeriaculturaentradas.es

 

Desde la OCAL queremos agradecer a la Escuela de Arte y la Catedral de Almería por todas las facilidades que nos han dado para llevar a cabo este Ciclo de conciertos que tanta ilusión nos hace. Asimismo, también queremos mostrar nuestra gratitud a nuestros patrocinadores: Ayuntamiento de Almería, Cajamar, Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, Diputación de Almería y Grupo Caparrós.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here