El objetivo de los robos en ambos casos eran terminales móviles de alta gama pero en principio no están relacionados.

El primer robo fue cometido sobre un teléfono de alta gama que portaba una menor.

El segundo robo lo realizó un autor diferente sobre otra víctima a la que tras un forcejeo consiguieron sustraer el teléfono.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here