La Asociación de Vecinos Bastetania le ha pedido al Alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco, un aumento de la plantilla de la Policía Local. Su déficit (al igual que otros déficits no municipales) se ha evidenciado con la pandemia que estamos sufriendo. Pues se ha demostrado fehacientemente el alto nivel de incivismo y de idiotez que hay entre los almerienses, el número, cuantitativamente, no es muy elevado pero los efectos sí que son devastadores: propagación de la pandemia, incumplimiento de normas sociales, nula o poca educación cívica…

Hemos podido comprobar que la falta de enseñar, desde la escuela, unos principios elementales de convivencia cívica, junto al déficit de algunos padres y madres por enseñar correctas formas sociales a sus hijos, a la larga nos ha llevado a esta situación de contagios y muerte.

Hay una gran culpa en la clase política porque son los responsables de nuestros sistemas educativos. Se puede enseñar civismo sin adoctrinamientos políticos.

Paralelamente a la educación y enseñanza que comentamos ha de desarrollarse (que se está haciendo) unas normas sociales de convivencia, que podemos observar en cualquier grupo animal, las normas no son  exclusivas de los humanos. En esto, lo más importante es que tenemos las normas para que los que se apartan voluntariamente de la convivencia normal de esta sociedad les sean aplicadas con las consiguientes sanciones. Una normativa lleva emparejada un cuadro de sanciones. Y estamos viendo que la aplicación de sanciones está siendo extremadamente laxa con las normas preventivas de la covid. Y eso es, en parte, porque faltan policías locales que vigilen a los incívicos que incumplen las normas poniendo en peligro la vida de los demás. A corto plazo es lo más efectivo, los que incumplen las normas lo están haciendo sabiendo lo que hacen y la única forma de encarrilarlos es que les toquen el bolsillo. Las campañas educativas y de sensibilización también están siendo muy escasas, a todos los niveles.

Inciden desde la Asociación de Vecinos Bastetania en que ya estaba siendo evidente, también, el incumplimiento sistemático de otras normas municipales, sobre todo las relacionadas con la emisión de ruidos molestos, tirar residuos y colillas al suelo, tirar la basura fuera de hora, fuera del contenedor o no reciclar, bicicletas y patinetes eléctricos a gran velocidad por las aceras…; volviendo a lo de antes, falta de sanciones. Almería está sucia y es porque los almerienses somos uno guarros (son pocos pero se les nota cantidad) y esto hay que arreglarlo porque no podemos seguir así. Estamos caminando hacia una Almería insoportable, molesta e incómoda, camino en el que lleva metida ya tiempo y nuestros políticos mirando a otro lado y el Ayuntamiento tiene mucho que ver y hacer en esto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable PERIODICOS ALTERNATIVOS DE ALMERIA SL.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Profesional Hosting.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.