Los ediles de Vox en el Ayuntamiento de Roquetas de Mar Francisco Barrionuevo y Antonio Inocencio López han anunciado su baja como militantes del partido y su dimisión como concejales con delegación de área -aunque sin renunciar a sus actas de ediles- por supuestas “amenazas”. Ambos habían sido apercibidos en varias ocasiones por la dirección nacional de Vox y sus responsables regionales, advirtiéndoles de su posibles expulsión si no renunciaban a una subida de sueldo del 30%, que ahora se sitúa en 56.000 euros, puesto que ambos compatibilizaban su trabajo en el consistorio roquetero con su actividad profesional privada.

En rueda de prensa, López ha asegurado que existe un “acoso, una brutal presión” contra ellos, con “amenazas e intimidación” para obtener “réditos políticos” a su costa y con “las elecciones a la vuelta de la esquina”. Los dos ediles también han criticado al tercer concejal de la formación en Roquetas, José Ignacio Cerrudo, quien sí renunció a la subida salarial. “Hay una minoría de personas en Vox que son fascistas, racistas, antisemitas e islamófobos”, algo que dicen haber denunciado “desde el principio”, sin haber sido escuchados por los órganos del partido en Almería y Madrid. Ambos han esgrimido que la subida de sus emolumentos responde a que trabajan al día hasta 14 horas, “de lunes a lunes”.

La organización política de ultraderecha ha emitido un comunicado en el que la dirección nacional ataca duramente a los dos exmilitantes, asegurando que López y Barrionuevo anteponen “un interés por el lucro personal valiéndose de la política”. Sobre los calificativos utilizados por los ediles, que los tildaron de fascistas, han señalado que ninguno de los dos había expresado dichas opiniones “hasta saber que no podían lucrarse” con su beneplácito.

Vox ha manifestado que se reserva el derecho a emprender las acciones legales correspondientes ante unas declaraciones que “podrían ser constitutivas de delito”. Barrionuevo, que ostentaba la concejalía de Gobierno de Turismo y Playas, y López, que llevaba la de Hacienda, decidieron no obedecer las directrices del partido sobre salarios de cargos electos cuando se les comunicó por escrito el 13 de julio que debían “volver al régimen de sueldos de la anterior legislatura” y aceptar una subida máxima del IPC acumulada (en torno al 6 %).

“Frente a eso, se subieron el sueldo un 30 %. Poco después, también en contra de la resolución de la dirección de Vox, mantuvieron el 100 % de su liberación a la vez que mantenían sus actividades profesionales fuera de la política”, apunta el partido. Añade que los ediles argumentaron que “no cabía otra opción porque era una decisión de la corporación”.

Los avisos de la formación a ambos ediles no llegaban únicamente desde Madrid. la candidata al Congreso de Rocío de Meer y el diputado autonómico y presidente de Vox Almería, Rodrigo Alonso trataron de reconducir la situación desde mediados del mes de julio, según ha explicado el partido. Los dos dirigentes se habrían encontrado una “negativa absoluta” por parte de los dos ediles de “de volver a un salario de 42.000 euros, frente a los 56.000 a los que se lo habían subido”. Tampoco aceptaban renunciar al al “50%” de sus honorarios -antes de la subida- que desde Vox se les había exigido si querían mantener sus trabajos fuera de la política municipal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable PERIODICOS ALTERNATIVOS DE ALMERIA SL.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Profesional Hosting.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.