Éramos conscientes de que la COP25, era de mera transición, ya que será en la del año que viene, en Glasgow, cuando los partes que ratificaron el Acuerdo de Paris, tengan que presentar los nuevos documentos de Contribución Determinada a Nivel Nacional, los NDC. También sabíamos que en lo referente al controvertido Artículo 6, que regula los mercados de carbono, poco se avanzaría por ser un tema complejo en el que los países que más contaminan como Brasil, China, e India, y sin la presencia de los EE.UU, iban a ser un gran freno en las conversaciones como al final así ha sido. Intuíamos que por muchos lemas invitando a la acción inmediata, exigiendo más ambición, más unión, nos marcharíamos a casa sin nuevos avances.

Pero al igual que existían esas certezas, manteníamos la esperanza, la ilusión, de que la presión social sirviese de revulsivo para ser más valientes, más osados, más resolutivos. No se nos escapa que para llevar a cabo la revolución verde hacen falta que tanto las administraciones, el sector empresarial y la sociedad civil vayan de la mano. Nos equivocamos, volvieron a decepcionarnos, porque el triangulo equilátero que debería formarse se ha convertido en uno irregular, donde nuestro vértice, el que sufre y padece las consecuencias climáticas, es el menos agraciado.

En esta COP se ha visto la buena sintonía que nuestro gobierno tiene con las empresas que más contaminan en nuestro país y que son las culpables de que nuestro NDC no sea más ambicioso. Han campado a sus anchas tanto por la zona azul y la zona verde. En la primera era lo esperado, pero ha sido vergonzoso que en la segunda tuviesen los stands más grandes y con menos contenido, dejando los espacios más reducidos a las asociaciones, colectivos y pequeñas empresas que trabajan a diario, y desde hace décadas, por hacer un mundo más sostenible.

Mientras Endesa sacaba pecho mostrando sus proyectos de descarbonización y su inversión en energías renovables, su contribución a la reforestación de Doñana, sus colaboraciones con SEO Bird Life, o la gran reconversión que hará para mantener los puestos de trabajo, en la Cumbre Social, se ponía sobre la mesa el gran proyecto de interconexión eléctrica europea que está recogido en el Plan de desarrollo de la red de transporte de energía eléctrica. Un proyecto que nada tiene que ver para mejorar, abaratar y reducir el consumo en los diferentes países, sino que sirve de tapadera para vender electricidad a Marruecos y comprar energía barata a otros países como Francia y venderlos más caro en nuestras fronteras.

Palabras, promesas, que se contraponen a las hechos, que edulcoran la realidad, que nos hacen parecer lo que somos, corderitos que escuchan embelesados al pastor que los lleva al matadero.

Una de esas ramas del megaproyecto europeo nos afecta bastante a los almerienses. El llamado Eje eléctrico Sur, pretende unir Benahadux con el Fargue de Granada, atravesando todo el Valle de Lecrín, bordeando dos de las grandes joyas ambientales, Sierra Nevada y la Sierra de Tejeda, Almijara y Alhama. 182 km de torres de alta tensión por las que pueden circular hasta 400 kilovoltios. Un proyecto innecesario que llenará las arcas de Red Eléctrica Española, cuyo 80% de su accionariado es privado. Eso sí, destinaran 700.000 euros para promover el desarrollo sostenible y el empleo rural.

Como dicen los jóvenes activistas climáticos, expulsados de la zona azul por protestar a las puertas del plenario, han vuelto a perder una nueva oportunidad de demostrar que sus palabras no son cantos de sirenas, sino que están cargadas de compromiso y verdadero espíritu de justicia social y ambiental. Nos han vuelto a engañar, por mucho que alarguen sus deliberaciones, por mucho Acuerdo de Paris, por muchas palabras de apoyo a las reivindicaciones de los jóvenes.

Pero ¿qué esperabas?, ¿qué los poderosos renunciasen a su poder, a su capital?,¿qué se preocupasen por los millones de personas que están perdiendo sus vidas, sus culturas ancestrales, sus tierras, su milpa, sus guardianes de semillas?, ¿qué escuchasen a los jóvenes e indígenas del mundo que reivindican un mundo mejor, más justo, más equitativo para todos?,¿qué por fin la humanidad se uniese por el bien común?

Sí, a pesar del fracaso, soy un iluso, un utópico, un soñador. Aún, como Pandora, conservo la esperanza de que la sociedad civil despierte y haga suyo el grito de “el pueblo unido jamás será vencido”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable PERIODICOS ALTERNATIVOS DE ALMERIA SL.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Profesional Hosting.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.