El Hospital Universitario Torrecárdenas acogerá la próxima semana unas jornadas formativas de cirugía robótica

0
138
Foto de archivo de hospital almeriense.

La próxima semana, los días 22 y 23 de enero, el Hospital Universitario Torrecárdenas acogerá las I Jornadas de Cirugía Robótica, con las que se iniciará el proceso formativo para la futura incorporación del sistema robótico quirúrgico Da Vinci Xi. La sesión tiene como objetivo dar a conocer las prestaciones que ofrece esta nueva tecnología y la realización de talleres prácticos con un simulador.

 

El curso se llevará a cabo en el Salón de Actos del Hospital Torrecárdenas. Se iniciará el martes, con una sesión informativa dirigida a todos los profesionales del centro, en la que se analizarán las ventajas que aporta el uso de los sistemas robóticos quirúrgicos, las prestaciones que ofrece el modelo Da Vinci Xi y el proceso formativo necesario para su implantación. Los responsables de las Unidades de Gestión Clínica de Urología y Cirugía General abordarán las aplicaciones concretas que ofrece la cirugía robótica en sus respectivas áreas.

 

La sesión continuará en la tarde del martes, con los primeros talleres prácticos sobre el uso del robot quirúrgico en las áreas de Enfermería de Quirófano y esterilización, Ginecología, Urología y Cirugía General y del Aparato Digestivo.

 

Al día siguiente, se llevarán a cabo nuevos talleres prácticos con simulador, en los ámbitos de Anestesiología y Reanimación, Cirugía Pediátrica, Otorrinolaringología y Cirugía Maxilofacial, Cirugía General y Urología.

 

El director gerente del Hospital Universitario Torrecárdenas, Luis Martínez, explica que “para hacer posible la llegada de la cirugía robótica, es necesario primero que los profesionales se formen de manera exhaustiva en su uso y sus prestaciones”. Martínez señala que “la puesta en marcha de este proceso formativo se produce tras el compromiso de la dirección con los profesionales para la incorporación de este equipo, lo que supone un proceso largo y complejo, pero del que finalmente se beneficiará la ciudadanía almeriense en su conjunto”.

 

El sistema quirúrgico robótico ofrece para el paciente numerosas ventajas: incisiones mínimas, menor sangrado, reducción del dolor durante la fase del postoperatorio, disminución de los riesgos de infección, estancia hospitalaria más breve y recuperación funcional más rápida y menor impacto estético de las cicatrices.

 

Con la introducción de la cirugía robótica, el Hospital Universitario Torrecárdenas de Almería aspira a convertirse en un punto de referencia y un centro a la vanguardia, ofreciendo una solución quirúrgica capaz de combinar cirugía mínimamente invasiva y eficacia, que supone exclusivamente ventajas tanto para el paciente como para el propio médico.

 

«Los avances tecnológicos representan una oportunidad que un centro sanitario debe aprovechar a fin de poder ofrecer siempre los mejores servicios y los tratamientos más innovadores a sus pacientes», aclara el director gerente del Hospital Universitario Torrecárdenas.

 

El cirujano del Hospitalario Universitario Torrecárdenas, Fernando Álvarez, explica que “el trabajo del médico, en el marco de este diálogo directo y estrecho entre medicina y robótica, cambia y evoluciona, actualizándose para conocer y hacer frente a nuevos desafíos que nunca antes se habían afrontado».

 

Cirugía más precisa

 

Gracias a su versatilidad, el robot Da Vinci, puede usarse en distintas especialidades. Se trata de una plataforma quirúrgica ya consolidada y muy difundida, que mejora sensiblemente las prestaciones quirúrgicas. En efecto, permite alcanzar y operar zonas anatómicas complicadas, sin tener que renunciar por ello a una visualización en detalle del campo operatorio (gracias a un aumento de hasta 10 veces). A todo ello se añade la posibilidad de efectuar un control puntual y una configuración precisa de la acción quirúrgica.

 

El sistema Da Vinci se compone de tres partes: una consola desde la que el cirujano manipula a distancia el robot, comunicando mediante los mangos y pedales sus gestos al instrumental quirúrgico; un carro quirúrgico que se dispone a un lado del paciente; y una torre de visión necesaria para crear y procesar la imagen anatómica. Las maniobras de los manipuladores (controladores maestros) se transmiten fielmente a los cuatro brazos del carro del paciente, reduciendo el temblor fisiológico y minimizando los movimientos involuntarios del cirujano.

 

Los profesionales que van a utilizar este importante avance tecnológico, han de seguir un programa formativo muy estricto y acreditado a nivel internacional, estando tutorizados de forma adecuada por cirujanos expertos en estas técnicas quirúrgicas, de forma que se garantice la adquisición de habilidades técnicas durante este periodo.

Dejar respuesta