Aránzazu Martín se congratula de los resultados presentados por las autoridades académicas de nuestra universidad en vísperas de su 25 aniversario.

Aránzazu Martín destaca las restricciones aplicadas al proyecto para el que no se contempla nueva edificación

El dictamen no supone una autorización e inicia la apertura de un periodo de alegaciones a las partes interesadas

 

La delegada territorial de la Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Aránzazu Martín, ha asegurado que “la Junta de Andalucía no ha autorizado la construcción de un hotel en el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar” y ante la alarma social generada quiere hacer hincapié en que el proyecto en cuestión, que se encuentra a casi dos kilómetros de la playa, “no supone una nueva edificación, sino una rehabilitación del cortijo Las Chiqueras”.

 

El dictamen emitido “solo supone continuar con la tramitación de una Autorización Ambiental Unificada (AAU) para el inicio de un proyecto que aún ha de tener un largo recorrido”. Martín ha aclarado que “no existe calificación desde el punto de vista hotelero, que el uso que se plantea es compatible legalmente con la zona concreta del parque natural en la que se ubica y, por supuesto, que la Junta de Andalucía cumple de forma escrupulosa con las leyes  medioambientales”.

 

Es más, el Ejecutivo andaluz ha aumentado las medidas garantistas medioambientales al proyecto y ha contribuido a mejorar sustancialmente su sostenibilidad, introduciendo las pertinentes limitaciones. Estas modificaciones sugeridas suponen la eliminación de dos aparcamientos y la reducción de 13 de las habitaciones inicialmente planeadas. “Este segundo dictamen es más restrictivo de lo que lo que inicialmente suponía el proyecto”, ha añadido la delegada, para recordar que “el Gobierno de Susana Díaz emitió en 2018 un dictamen a un proyecto que sí mostraba mayor grado de afección al entorno donde se ubica” y que se remonta a 2016.

 

Por este motivo, Martín ha lamentado las valoraciones vertidas, quizá desde el desconocimiento de algunos grupos políticos, “pero en especial las del Partido Socialista”. En este sentido, ha recalcado que “el Gobierno socialista avaló ese primer dictamen con hasta 10 informes favorables de las consejerías de Medio Ambiente (6), Fomento (2), Cultura y Turismo, además del que fue trasladado por el Ayuntamiento de Níjar”.

 

Ha sido, por tanto, la Delegación Territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible en Almería quien ha intervenido, con el actual equipo ya al frente, para introducir restricciones. El proyecto de rehabilitación mantiene la actual fábrica de cuerda de crin, con el objeto de conservar el carácter de educación ambiental y valor etnográfico de la zona, así como una zona de restauración que opera desde 2008.

 

Por último, y no menos relevante, la delegada ha subrayado que “el dictamen se encuentra condicionado a que presente la autorización de reutilización de aguas alegadas en el proyecto y que ahora procede el sometimiento de un nuevo periodo de alegaciones a las partes interesadas como consecuencia de las restricciones impuestas”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here