Fernández-Pacheco felicita la iniciativa de la empresa Aqualia para reactivar la antigua desaladora de Rambla Morales y hacer de este un proyecto “sostenible” desde el punto de vista ambiental, económico y social

 

El alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco ha mostrado su satisfacción por la reactivación del proyecto de la desaladora de ‘Mar de Alborán’, en Rambla Morales, impulsado por Aqualia a través de su empresa ‘Servicios Hídricos’, entendiendo el proceso de desalación como un “bien social y el futuro a corto y largo plazo del agua en nuestra tierra. Porque sin agua no tenemos futuro”.

Aseveración que ha puesto en valor en el acto de presentación de este proyecto en las instalaciones de la antigua desaladora de Rambla Morales, en el que junto al regidor almeriense han intervenido el director general de Aqualia Andalucía, Extremadura y Canarias, Lucas Díaz; el director de la Delegación de Aqualia en Almería y Jaén, José Colomina; la delegada de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, Aránzazu Martín, y la concejala de Cultura, Hacienda, Patrimonio Cultural y Coordinación del Ayuntamiento de Nijar, Yolanda Lozano, y que ha estado acompañado también por la concejala de Sostenibilidad Ambiental del Ayuntamiento de Almería, Margarita Cobos.

De “estratégico” ha calificado Fernández-Pacheco este proyecto que de la mano de Aqualia supone además la “solución” a un problema de muchos años en cuanto a la gestión de unas instalaciones. Un proyecto que, según el alcalde de Almería, vendrá a sumar en el objetivo que a nivel municipal ha defendido de “eficiencia y sostenibilidad” en el uso de los recursos hídricos, siendo el agua un bien  “fundamental” en el presente y futuro desarrollo de Almería que “debemos cuidar y respetar”.

 

En este sentido, ha referido su trascendental valor en sectores estratégicos del tejido productivo de Almería como son la agricultura y el turismo “que debemos cuidar también a través de proyectos como el que hoy se presentan”.

 

En esta línea ha animado a avanzar en un proyecto “sostenible desde el punto de vista ambiental, económico y social”, animando a Aqualia a dar conocer a nivel social una iniciativa que viene a sumar en el objetivo de solucionar los problemas de escasez de agua padece Almería, al tiempo que se ha mostrado convencido que de la mano de sus nuevos responsables “la desaladora tendrá un futuro prometedor que repercutirá en la viabilidad, trasparencia y buena gestión que se haga del recurso del agua”.

 

Ejemplo de sostenibilidad

 

El director de Aqualia en Andalucía, Lucas Díaz, reconocía en la puesta en marcha de este “complejo” proyecto la oportunidad de convertir una “iniciativa malograda”, como ha sido la de la Comunidad de Regantes de Rambla Morales al frente de la desaladora, en un “ejemplo de sostenibilidad”. Dejando atrás una historia de sucesivos contratiempos, ha apostado por hacer de estas instalaciones, una vez acometidas las inversiones necesarias, “una infraestructura referente, capaz de aportar diariamente 60.000 m3 de agua diarios a los municipios de Almería y Níjar”, un compromiso que, en palabras de Díaz, va a suponer “un antes y un después”, además de significar enormes mejoras “medioambientales, económicas y sociales para esta zona”.

 

El mar, fuente inagotable

 

Por su parte, el director de la Delegación de Aqualia en Almería y Jaén, José Colomina, ha defendido las posibilidades de un proyecto también “integrador”, haciendo participe de  él no solo a las administraciones sino también a toda la sociedad almeriense.

 

Con una inversión de más de 99 millones de euros en la totalidad del proyecto, Colomina ha destacado el compromiso que Aqualia realiza a través de este proyecto para aportar “más agua para todos con una gestión transparente, eficiente y sostenible”, señalando el año 2022 como la fecha probable para que la planta esté a pleno funcionamiento, una vez incorporadas todas las mejoras técnicas que requiere un proyecto “sin modificaciones sustanciales sobre el diseño original de sus infraestructuras, únicamente implementando las últimas y mejores tecnologías del sector”.

 

Instalada en pleno corazón del Parque Natural Cabo de Gata, Aqualia apuesta por hacer de este proyecto una compromiso “ambiental. El objetivo es que la desaladora ‘Mar de Alborán’ se constituya como una fuente constante de agua y el mar nos ofrece una fuente inagotable, por lo que es una obligación hacer uso de ese medio, como también lo es del sol”, ha explicado en aplicación también de energías alternativas.

 

Revolución verde

 

La administración autonómica, en la persona de la delegada de Agricultura y Desarrollo Sostenible, Aránzazu Martín, ha reconocido este proyecto como parte de la “revolución verde” que viene impulsando la Junta de Andalucía, ligando agricultura y medioambiente.

 

Para la delegada “lo importante es consolidar lo que tenemos y proyectos como el de esta desaladora vienen a ayudar a paliar el déficit hídrico que tiene esta provincia y ayudar con ello a nuestros acuíferos”, apuntó.

 

Por último, desde el Ayuntamiento de Níjar han felicitado también este proyecto, reconociendo que “sin agua, no se puede formular una ecuación de futuro, no solo desde el punto de vista agrícol, sino también desde el punto de vista económico y social. En Almería, sí o sí, el agua tiene que proceder del mar”, concluía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable PERIODICOS ALTERNATIVOS DE ALMERIA SL.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Profesional Hosting.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.