El 112 gestiona casi 450 avisos por incendios domésticos entre los meses de enero y noviembre

0
128

El Teléfono Único de Emergencias de Andalucía ha gestionado entre el 1
de enero y el 30 de noviembre un total de 249 avisos por incendios de vivienda
en la provincia de Almería, lo que supone un 24,50 % más que en el mismo período del año anterior, cuando se contabilizaron 200 siniestros, según informa
el 112, servicio adscrito a la Consejería de la Presidencia, Administración Pública e Interior de la Junta de Andalucía.
Los meses de invierno son los que acumulan el mayor volumen de este
tipo de siniestros, debido, fundamentalmente, al uso de calefactores y braseros
por el descenso de las temperaturas propio de esta época del año. Sin
embargo, no son exclusivos del invierno, en los meses de verano también se
registran, sobre todo por un mal o excesivo uso de aparatos de aire acondicionado y ventiladores. Además, estos datos también tienen en cuenta los fuegos
registrados en cocinas, los provocados por el uso de aparatos eléctricos o
aquellos en los que el origen se encuentra en otros focos de calor, como cigarros o velas.

De enero a noviembre, el mes con más incendios en Almería ha sido julio
con 30 siniestros, seguido de enero con 29. Septiembre y octubre, por contra,
son los meses con menos incendios, un total de 16 respectivamente.
Los incendios de vivienda en la provincia almeriense han supuesto el
7,34 % del total de los avisos gestionados por el Teléfono de Emergencias 112
en toda la región, que asciende a 3.392 siniestros. Por provincias, Sevilla
concentra el mayor número de estos siniestros, con un total de 901 incendios;
seguida por Málaga, con 607; Cádiz, con 460 y Granada, con 420. Las provincias en las que se han atendido un menor número de avisos han sido
Huelva (265), Jaén (257) y Córdoba (233).
Consejos de autoprotección
Desde el centro coordinador se insiste en la necesidad de seguir una
serie de recomendaciones para evitar que se produzcan este tipo de siniestros,
especialmente ahora cuando la bajada del termómetro aumenta el uso de braseros y sistemas de calefacción.
Para prevenir incendios en domicilio es fundamental hacer un buen uso y
mantenimiento de estos aparatos. Los braseros, radiadores o cualquier electrodoméstico de calefacción se colocarán siempre lejos de las cortinas o visillos,
para evitar que prendan. En las casas donde haya menores, es muy importante
que los niños no jueguen ni estén cerca de los focos de calor, porque, en un
descuido, pueden provocar un accidente (esta recomendación también es válida para animales domésticos).
Si se usa una calefacción que desprende gases o un brasero de picón (o
cisco), la habitación tiene que estar siempre bien ventilada, de esta forma, si existe una mala combustión evitaremos la acumulación de monóxido de
carbono -un gas que en altas concentraciones puede llegar a ser mortal-.
También es importante revisar el estado de los enchufes e interruptores;
no abusar de las alargaderas y enchufes múltiples, así como emplear los enchufes con toma de tierra para aquellos electrodomésticos que lo precisen,
como planchas o calentadores portátiles. Es muy útil tener en casa un extintor y
conocer su manejo para actuar de forma rápida.
Otras medidas preventivas que se pueden llevar a cabo en las viviendas
es evitar que se acumule grasa en hornillas y campanas extractoras y no guardar productos de limpieza, líquidos inflamables y bolsas de plástico cerca de
fuentes de calor de la cocina: fogones, hornos o calentadores. Respetar la fecha de caducidad de las conducciones de gas, mantener en buen estado las
uniones y no obstaculizar las rejillas de ventilación son también gestos que
ayudarán a evitar sustos en nuestras casas.
Al igual que las cocinas, los garajes y trasteros son focos potenciales de
incendios porque en ellos se suelen guardar productos disolventes, quitagrasas, pinturas, etc. por lo que son zonas a las que debemos prestar mayor
atención.
Cómo actuar en caso de incendio
Si a pesar de todas las precauciones se produce un fuego en casa, es fundamental mantener la calma y llamar rápidamente al Teléfono de Emergencias 112
para poder movilizar a los operativos. Para ello es importante explicar correctamente
qué ocurre y dónde y mostrarse colaborador en todo momento con el gestor de
llamadas, dando respuesta a todas las preguntas. 

En caso de incendio, hay que intentar salir del inmueble con celeridad,
pero sin perder el control, lo más importante es ponernos a salvo por lo que,
bajo ningún concepto, nos pararemos a recoger objetos personales. Es
importante que mientras salimos de la casa cerremos todas las ventanas y las
puertas que podamos y, una vez fuera, entreguemos la llave a algún efectivo
de bomberos.
El humo acumulado puede dificultar la visibilidad e impedirnos respirar
bien; si se da este caso, lo mejor es gatear lo más cerca del suelo. Antes de
abrir cualquier puerta, es crucial comprobar que no está caliente y que no sale
humo por las rendijas, si es así, no debe abrirse porque el oxígeno alimentaría
las llamas y empeoraría la situación. Si se está en una planta superior, se bajará por las escaleras, a no ser que en el hueco haya humo. En todo caso, nunca
se usará el ascensor.
Si la magnitud de las llamas impide la salida del inmueble, se deben
cerrar todas las puertas que haya entre el fuego y el lugar donde nos encontramos y debemos refugiarnos en una habitación próxima a la calle, para poder
llamar la atención al exterior y que los operativos de emergencia puedan
rescatarnos. Es muy recomendable, siempre que se pueda, humedecer alguna
prenda de ropa y colocarla en las rendijas para evitar que el humo pase a la estancia en las que nos hayamos guarecido. Dar la voz de alerta es primordial:
recuerda llamar al 112 para solicitar ayuda y pedir socorro por una ventana o
balcón con algún pañuelo o prenda de color que nos haga visibles a los
operativos de emergencia. Si las llamas nos alcanzan y prenden nuestra ropa
no hay que correr sino tumbarse en el suelo y rodar sobre uno mismo para apagarlas.

Simulaciones que salvan vidas
Las personas que viven en una misma vivienda deben acordar una serie
de prácticas y pautas de comportamiento que pueden ayudar a salvar vidas en
caso de incendio. Así, es importante que todos los miembros de la familia concreten un plan de salida en caso de incendio así como una zona de encuentro
en el exterior; si se produce un fuego en casa, se debe comprobar que todos
los ocupantes de la vivienda están en esa zona de encuentro. Además, todos
deben conocer la ubicación de las llaves de rejas abatibles para poder huir en
caso necesario.
Si hay niños y menores de edad en casa, una buena idea es realizar
pequeños simulacros sobre cómo actuar en caso de que se produzca un
incendio, como si de un juego se tratara. Algunas escenas vistas en series y
películas (gatear mejor que andar, humedecer ropa y colocarla en las rendijas
de las puertas o sacudir un pañuelo rojo por la ventana para llamar la atención
de los servicios de rescate) son prácticas sencillas y reconocibles para los niños que pueden ayudarles a salvar vidas en caso de emergencia real.

Dejar respuesta