Gobierno PSOE-IU-Podemos: ¡salvar bancos, empresas y régimen!

Crece el número de infectados a 33.000 y más de 2000 muertos en España. En Madrid el sistema sanitario está desbordado y cerca siguen Cataluña o el País Vasco. No llega un plan de emergencia sanitaria. Tras el decreto de alarma el Gobierno Sánchez-Iglesias presentaba un paquete de medidas económicas, pero estas priorizan la grande y las empresas y no la gente trabajadora. La crisis capitalista se profundiza y la quieren hacer pagar a los trabajadores. Una crisis agravada hoy porque hay un coste en vidas y la caja del Estado está vacía (97,9% del PIB de deuda). En el plan del Gobierno no hay ninguna medida decidida que ponga por delante la vida: ni se paraliza la actividad no esencial -como ha decre-tado Italia tras semanas de huelgas-, ni se prohíben los despidos, ni hay una protección de los y las trabajadoras

 

Los recortes en sanidad matan.

 

El virus continúa en escalada en Madrid, en medio del caos y la impotencia. Con hospitales públicos colapsados, y la rabia en los dientes de enfermeros desbordados… Mien-tras, siguen los trenes llenos para ir a trabajar. Muchas son ya las familias que han perdido o tienen internado a alguien, entre los 1.263 muertos (más de la mitad del estado) y los más de 10.500 infectados. Compartimos la preocupación de los trabajadores y trabajadoras y nos solidarizamos con las familias de las víctimas y con todos los que tra-bajan en primera línea y se exponen para detener la epi-demia. Esta angustia, ¿podía tener paliativos?

 

Las diferencias entre los datos de estados demuestran la política criminal de recortes en sanidad de estos últimos 12 años, desde la crisis financiera de 2008. Alemania cumple las recomendaciones de la OMS con 35 camas de intensivos por 100.000 habitantes, pero en el estado español son 12, un tercio! Y el número de respiradores por cada 100.000 habitan-tes, 1/6 los de la sanidad alemana. Esto explica por qué, con un número similar de infectados/as en Alemania, hay unos setenta muertos mientras que España supera los dos mil.

Las medidas económicas del Gobierno Sánchez-Igle-sias: prioridad salvar a los bancos y al IBEX

 

Martes 17, Sánchez anunciaba un plan de 200.000 M euros por «ayudar a la gente». Pero de ellos, 100.000 son para una línea de avales para créditos a empresas y, por tanto, sólo se moverán para garantizar a los bancos el retorno de dinero al interés que quieran poner, cuando el BCE se lo deja a coste 0. Un negocio redondo, como ya ocurrió durante la anterior crisis.

 

Se blindan las empresas del IBEX. La caída bursátil ha golpeado la capitalización del Ibex 35 y para blindarlas, el Ejecutivo ha «reformado la normativa sobre inversiones ex-teriores para impedir que empresas de países de fuera de la UE puedan hacerse con el control de entidades españolas en sectores estratégicos».

 

Primero el negocio, después la salud obrera. El Gobier-no, además de no garantizar el confinamiento, como la me-jor manera de contener el virus, obliga a los trabajadores/as de fábricas que no son esenciales, a seguir trabajando. Y si no hay negocio, el Gobierno ayuda a las empresas, facili-tando despidos «temporales», agilizando los ERTEs, que se

 

Otras comparaciones impresionantes de la letalidad (muer- resuelven en una semana «por fuerza mayor», y con ellos, el
tos/infectados) en función de las pruebas de detección -inver- estado pasa a pagar los sueldos recortados a un 70% del
sión a corto plazo- para avanzar el tratamiento y evitar el con- sueldo base. A día de hoy afectan ya a 247.000 personas
tagio: en España 642 pruebas por millón habitantes, y una sólo en Catalunya, y a nivel estatal, se calcula rondan los
letalidad del 5, 1%, mientras que Noruega con 8.000 pruebas 500.,000 y llegaran al millón. No hay prohibición de despido,
por millón tiene un 0’4% o Corea del Sur con 6.000 es del como lograron con la lucha en Italia, tampoco nacionaliza-
1’1%. ciones como la de Alitalia. No encontraremos protocolos
  obligatorios de seguridad para quien tiene que trabajar, ni
  mecanismos para proteger a los trabajadores/as más pre-
  carios que no precisan ningún ERTE para quedar en la calle,
  porque directamente quedan sin contratos, o son de tan
  pocas horas o días, que el paro se torna inútil, como las
  SAD -Servicio de atención domiciliaria- o las kellys.
  El «escudo social» que anuncia el vicepresidente Iglesias supone
  un fondo de 600 millones (0’3% del paquete), de los que 300 milions
  vienen de flexibilizar el gasto de los ayuntamientos con superávit en
  2019, y sólo 300 serán transferencias a las autonomías para pres-
  taciones básicas. Insuficientes y no resuelven las necesidades mí-
  nimas de las personas vulnerables:¿ moratoria de pago de hipote-
  cas, cuando la mayoría de desahucios son de alquileres?; no se
  cortarán suministros básicos: ¿a quién? ¿acumulan deuda ??…
  El paquete del Gobierno PSOE-IU-Podemos se  inscribe
  en el del BCE. Lagarde  se  comprometía  a  inyectar
  750.000 M euros, para ser utilizados en líneas de crédi-
  to a los bancos y para comprar deuda de los estados.

 

Un virus no se mata a cañonazos:

 

ni recentralización ni militarización

 

El despliegue del ejército en la calle es un intento del gobier-no de darle la vuelta a la tortilla. De poner el foco en la lucha médica contra el virus, ahora el enemigo lo tenemos en casa: la gente. Es contradictorio que se ponga el foco en las perso-nas que se mueven a una segunda residencia el fin de sema-na, mientras son cientos de miles las trabajadoras obligadas cada día a ir a la fábrica. Pero el lenguaje de guerra está al servicio de dividirnos, de buscar el enemigo entre nosotros, de desconfiar del vecino y buscar aquel que no ha cumplido con el confinamiento, no ser crítico, obedecer a las fuerzas del Estado … Es una nueva versión del 2011, la guerra pre-ventiva contra el terrorismo, donde había que desconfiar de todo el mundo, y creció el racismo. Ruedas de prensa con los militares condecorados recuerdan el franquismo, y un rey corrupto presidiendo una comisión de seguimiento de la crisis … La militarización aumenta la represión, el recorte de libertades, y también está al servicio de la recentralización y de facto, la anulación de los autogobiernos.

 

También quieren blanquear el ejército que se traga más del doble que sanidad en los PGE 2019 (8.500 M euros frente a los 4.300 de sanidad, y si miramos desde 2008, han recibido 206.745 millones). En 48 hs desplegaron 2.600 efectivos en 48 localidades, con un gasto que no se ha hecho público. Y es más escandaloso que sea el Ministerio de Asuntos Sociales y Agenda 2030 de Pablo Iglesias, el que lava la cara al ejército y abre la puerta al despliegue de las UME (Unidades Militares de Emer-gencia), para la desinfección de IFEMA en Madrid a petición del alcalde del PP, o a solicitud de Ada Colau, en la Fira de BCN para instalar a los sin-techo. ¿No hay trabajadores o trabaja-doras municipales, de empresas de desinfección o parados que lo puedan hacer? En Roda de Ter lo están haciendo, también la Brigada Municipal de Tàrrega en todos los espacios necesa-rios… y así en otros muchos pueblos de Catalunya. Tampoco para montar hospitales de campaña: el de Vielha, lo hará el Conselh Generau de Aran, el de enfrente del CAP de Igualada, el Servicio de Emergencias Médicas y en Madrid, Médicos sin Fronteras.

 

El blanqueo del régimen por parte de IU y Podemos no podía ser más profundo: primero aplausos al rey, después, sacar el ejército a la calle, … y por si quedan dudas, cuando el PP y Ciutadans se ponen al servicio de este plan, y Abadal aplaude la militarización y recentralización, Echenique afirma en sede parlamentaria «Por pri-mera vez en mucho tiempo, estoy orgulloso de mi Gobierno».

 

No, la lucha de clases no se detiene con el coronavirus: al contrario, se tensa. Dentro de nuestro país, como señalá-bamos más arriba, y fuera. Porque el mismo Sánchez ayer reconocía las dificultades para conseguir las pruebas, por la lucha fratricida entre los estados europeos. Y, veremos como responde el imperialismo y las burguesías europeas, ante la extensión que ya hay del virus en África, o a Síria o Gaza, donde ya se han declarado los primeros casos. Al virus no se le mata a cañonazos ni dentro ni fuera: sólo la salida colectiva y solidaria, internacionalista, resolverá la pandemia.

 

O nos organizamos para dar una respuesta o segui-remos llenando los bolsillos de los de siempre e incrementando nuestra precariedad y pobreza

 

La crisis del coronavirus ha puesto sobre la mesa la impor-tancia de la sanidad pública. Las muestras de estos recono-cimiento son diarias. Hay que exigir un plan de emergencia sanitaria con fuertes inversiones en la sanidad pública, que ha sido el eje de la contención del virus: equipamientos, contrataciones estables de personal sanitario … No se puede permitir negocio con las pruebas, que se pagan a 300 o 400 euros en el sistema privado, o que priorizan futbolistas o políticos a la gente más necesitada y personal sanitario. Hace falta, la nacionalización inmediata bajo control de los traba-jadores/as y sanitarios de la sanidad privada y los laborato-rios. Y si se necesitan respiradores, mascarillas, batas, y equipos de seguridad, hay que redirigir la producción de empresas del metal, confección y textiles hacia su fabrica-ción. Hay que incluir en este plan los servicios sociales y de atención a las personas dependientes, mayores …

 

Hay que organizar el apoyo más amplio a las luchas contra ERTE s y despidos. Así, el manifiesto de los trabajado-res contra el ERTE de Alsea-Zena (que incluye Starbuks, Domino s Pizza, Burger King, o Hollywood Foster’s …) de 22.000 trabajadoras, aceptado por CCOO y UGT, que en 2018 tuvo ¡más de 102 millones de beneficios!. Hay que parar los despidos -también los temporales- y, si es necesario parar la producción, que se den licencias retribuidas. Y como hizo la sección sindical de CGT ante el ERTE contra 17 conducto-res de ambulancia del Transporte Sanitario de Catalunya (TSC), exigir la expropiación de aquellas empresas que antepongan el beneficio a un servicio social necesario y que el gobierno inicie el proceso para «recuperar la gestión y la titularidad de todos los servicios sanitarios externalizados los últimos años». La empresa retiró el ERTE. En el norte de Italia las huelgas espontáneas que se declararon en las fábricas fueron deter-minantes para conseguir la prohibición de despedir en los próxi-mos dos meses, y para decretar que sólo sean los servicios esenciales los que trabajen. O, como han empezado a hacer, los trabajadores de SEAT produciendo respiradores, hay que apoyar a una reestructuración productiva, bajo el control de trabajadores y trabajadoras.

 

 

Pero también el clamor popular contra la Monarquía que se dejó sentir con una fuerte cacerolada no sólo en Catalunya – que no sería la primera- sino también en Madrid, con un Coro-na Ciao que se coreaba desde los balcones. Es intolerable la corrupción con total impunidad de la casa real, con la necesi-dad de recursos de las clases populares.

 

Como Lucha Internacionalista estamos participando de pla-taformas como el acuerdo para un plan de choque a nivel estatal, o la plataforma «que nadie se quede atrás» y la Plata-forma 3 de octubre en Catalunya. Necesitamos no sólo un espacio de denuncia sino también un lugar en el que ampli-ficar y coordinar las luchas. Hay que prepararse para res-ponder y organizarnos -también internacionalmente hoy contra urgencia del virus, pero también prepararnos para mañana, cuando terminen los confinamientos y la pandemia, porque la lucha de clases se agudizará inevitablemente.

 

Fondo para la Sanidad pública. Nacionalización de la privada y de la gran empresa, relacionadas con sanidad, laboratorios y estratégicas. Intervención de la producción:

 

empresas del automóvil reconvertidas para fabricar respiradores, o las textiles para mascarillas y batas … Todos y todas con las condiciones de seguridad necesarios.

 

Ningún despido: ni ERTEs ni rescisiones de contrato.

 

Ningún desahucio.

 

Fuera militares de las calles.

 

Por una salida internacional al servicio de los y las trabajadoras

 

Fuera la Monarquía

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here