Consenso entre empresas y diputados sobre la inclusión de la movilidad compartida en la futura Ley de Cambio Climático

0

En la lucha contra el cambio climático no sobra nadie y la movilidad tiene mucho que decir. Pero toda la movilidad, también la movilidad compartida, la gran olvidada en muchos planes y protocolos anticontaminación actuales y en la legislación española. Por eso, las empresas líderes en movilidad compartida han pedido a los cuatro principales partidos políticos reunidos por BlaBlaCar, en la jornada La movilidad compartida frente al cambio climático, que el proyecto de Ley de Cambio Climático no se olvide de contemplar los diferentes modelos existentes porque son parte de la solución. El sector ha hecho hincapié en que la normativa defina claramente qué es coche compartido y movilidad compartida. Consideran que la tecnología y la sociedad van por delante de la legislación y que España debe actuar en este sentido, al igual que países de nuestro entorno como Francia y Alemania.

En los distintos representantes políticos reunidos (PP, PSOE, Ciudadanos y Equo-Podemos) hubo un consenso claro en la conveniencia de que la futura Ley de Cambio Climático refleje esta realidad. BlaBlaCar cifró en 70.000 las toneladas de CO2 ahorradas durante 2017 gracias al uso de su red social, el equivalente a las emisiones que producen 50.000 españoles en sus actividades de transporte en un año.

 

La jornada fue inaugurada por el embajador de Francia en España, Yves Saint-Geours, que aseguró durante su intervención que “es necesario pensar en la movilidad compartida como en la solidaridad social. El cambio climático no necesita sólo soluciones por parte de políticos y empresas, la sociedad tiene que implicarse. Estamos en un momento crucial, las decisiones de hoy determinan la movilidad del mañana y necesitamos la colaboración de todos, incluida la UE”, finalizó.

 

Por su parte, Alicia Rubio Fernández, Subdirectora General de Inspección de Transporte Terrestre, aseguró que “el transporte representa el 25% de los gases efecto invernadero en España y es la principal causa de contaminación en las ciudades”. “Es necesario aplicar políticas de transporte y movilidad más ambiciosas, que pasen por el uso de energías alternativas, la multimodalidad y los avances que nos permita la tecnología”, aclaró.

 

Durante la primera mesa redonda, ‘La lucha contra el cambio climático, una Responsabilidad Social Compartida’ todos los participantes, tanto los diputados de los diferentes partidos políticos como las empresas, se mostraron a favor de incluir la movilidad en la legislación, y todos ven en el futuro proyecto de la ley del Cambio Climático, que previsiblemente entrará en el Congreso en el mes de diciembre, la oportunidad para hacerlo. Coinciden en la necesidad de la colaboración público-privada y los partidos se muestran abiertos a debatir con las empresas. Para Álvaro Zamácola, Director de Operaciones de BlaBlaCar, “el fomento del coche compartido en la Ley de Cambio Climático andaluza ha sido un primer paso, pero es necesario definir un modelo que, en nuestro caso, ya utilizan 5 millones de españoles”.

 

El consenso es evidente y ningún partido político se muestra contrario a optimizar el uso del vehículo privado. Las empresas, que defienden la movilidad compartida como aliada contra el cambio climático, quieren que esa ley se haga efectiva y son los grandes aliados para ayudar a los partidos a elaborar una ley lo más moderna posible y que recoja todos los fenómenos tecnológicos que mejoran la eficiencia de la movilidad.

 

Para Sócrates Domínguez, director de comunicación de Bluemove, “lo principal es la definición de los conceptos como carsharing. Definirlos nos va a ayudar a legislar con cierta seguridad jurídica”. Por su parte, David Bartolomé, director de desarrollo área sur de Europa de Car2Go, coincide en “la necesidad de definir bien esos conceptos y resalta que el papel de las empresas es representar alternativas”.

 

Ricardo García Mira, diputado del PSOE, cierra la mesa señalando que “no podemos ir para atrás, hay que evolucionar con el compromiso y la implementación de políticas necesarias que permitan que esos compromisos se lleven a cabo y que se reduzcan las emisiones y se recupere la salud”.

 

En la segunda mesa redonda, ‘Iniciativas contra el Cambio Climático: desde el ámbito regional al europeo’, los ponentes coincidieron en la necesidad de tomar medidas para reducir la contaminación de dióxido de carbono. “Necesitamos dar un salto disruptivo si queremos llegar a conseguir los objetivos marcados por las Instituciones Internacionales y para ello tenemos que implementar medidas más agresivas”, aseguró Isabel del Olmo, jefa del Departamento de Transporte del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, IDAE. Por su parte, el director general de Adigital, José Luis Zimmermann, señaló que “los legisladores deben aprovechar las ventajas que ofrece la digitalización de la movilidad compartida y no dejar estos modelos fuera de las leyes, porque la movilidad compartida no excluye a nadie”. Jaime Rodríguez de Santiago, General Manager de BlaBlaCar para Iberia y Alemania coincidió con sus compañeros de mesa y añadió que “la tecnología y la sociedad nos han pasado por la derecha y por la izquierda, tenemos una oportunidad para luchar contra el cambio climático que no podemos dejar pasar”.

 

Estudio sobre el impacto medioambiental

 

Jaime Rodríguez de Santiago, General Manager de BlaBlaCar para Iberia y Alemania, señaló también, durante su intervención, que la plataforma de coche compartido ha elaborado un estudio sobre el impacto medioambiental de BlaBlaCar en los 22 países en los que opera y adelantó algunos de los puntos clave de un informe que estará disponible, al completo, en diciembre. “La media nacional de ocupación del vehículo está entre 1,5 y 1,7 personas. En BlaBlaCar la tasa de ocupación media es de 3,3 personas por vehículo, lo que se traduce en un uso mucho más eficiente de los recursos provocando un impacto en el ahorro de emisiones de CO2”, aseguró Rodríguez de Santiago en referencia al informe.

 

Según este macro estudio, sólo en España, en 2017, los viajes en coche compartido con BlaBlaCar supusieron un ahorro de 70.000 toneladas de CO2. Esto es el equivalente a las emisiones anuales medias de transporte de 50.000 españoles. Respecto a los datos sobre la relación que los usuarios de BlaBlaCar tienen con el coche, el informe señala que 9 de cada 10 pasajeros de BlaBlaCar cuentan con carné de conducir (el porcentaje más alto de los países analizados) y un 68% incluso cuenta con acceso directo a un coche personal.

 

Efectos positivos del punto a punto para el medio ambiente

 

Actualmente, dos terceras partes de los viajes publicados en BlaBlaCar no tienen equivalente directo en medios de transporte como el autobús o el tren. Con el objetivo de proporcionar a cada población la misma conectividad de la que disfrutan hoy en día los grandes centros urbanos, la compañía ha comenzado a utilizar en España algoritmos de inteligencia artificial para conectar mejor a las pequeñas poblaciones y acercarlas a una visión de la movilidad más de puerta a puerta en larga distancia. Y esta implementación tecnológica también tendrá un impacto medioambiental. A día de hoy el desvío medio para recoger o dejar a pasajeros es de 19 km. “Con esta tecnología vamos a disminuir esta distancia. Además, también podremos incrementar la ocupación media de vehículos (sobre todo en viajes entre pequeñas localidades), donde actualmente es de 2,5 personas por vehículo y pretendemos elevarla a 3”, señaló Rodríguez de Santiago.

 

 

 

 

 

Sobre BlaBlaCar

Presente en España desde enero de 2010, BlaBlaCar es la mayor red social de viajes de larga distancia en coche compartido con más de 65 millones de usuarios en 22 países (5 millones en España). La red social pone en contacto a personas que quieren realizar un trayecto común y coinciden para hacerlo el mismo día. Los usuarios comparten los gastos del viaje sin obtener beneficio. Para ello, BlaBlaCar recomienda en la plataforma una aportación por usuario y viaje de 0,06 euros por kilómetro apropiada para la compartición de gastos inherentes a la conducción (gasolina, peaje, mantenimiento, seguros, impuestos, etc.) y limita la aportación máxima que pueden solicitar los conductores de tal manera que no se superen estos gastos.  http://www.BlaBlaCar.es

Dejar respuesta