Las mujeres y hombres que formamos parte de la Agrupación Reformista de Policías, sindicato progresista y reformista en el Cuerpo de Policía Nacional, nos vemos en la obligación de dirigirnos a Vd. con el máximo respeto y consideración, y con la intención de que la sociedad española entienda que desde ARP somos conscientes que el momento que atraviesa el país no es el más idóneo para exigir actuaciones que afecten exclusivamente a un solo colectivo profesional, si bien, se debe realizar un serio esfuerzo y poner fin a movimientos que están provocando una inestabilidad social en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, o al menos evitar, actuaciones fuera del control de las mismas que, tratan de perturbar el ambiente sereno y necesario que debe presidir las actuaciones de sus miembros.
El buen nombre de la Institución policial a la que pertenecemos se ha puesto socialmente en duda, debido a actuaciones y comportamientos deshonestos y censurables de determinados mandos policiales que van a ser juzgados, permitiendo a su vez que en gran parte de la ciudadanía se maneje la idea de una falta de compromiso con la honestidad y honradez profesional de sus funcionarios, la neutralidad política y que también se pueda cuestionar nuestra total lealtad a la Constitución Española, a los Gobiernos legítimamente elegidos y la defensa de los derechos y libertades de todos los ciudadanos residentes en este país.
Los últimos acontecimientos que han protagonizado determinados mandos de la Guardia Civil, nos obligan a redactar esta carta pública, con el fin de que se nos permita llegar a la sociedad en general y solicitar de los miles de compañeros/as de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, se alejen de consignas y mandos “valedores de intereses muy difíciles de entender” que empañan el trabajo y la credibilidad de miles de funcionarios. Intereses que no son precisamente los de hombres y mujeres que deben ser baluartes de la Democracia, que visten de azul y verde y que en ningún momento debemos ser parte de movimientos hostiles a ningún gobierno nacido de la voluntad y mayoría del Pueblo Español. Estos movimientos que causan alarma social y encienden viejas pasiones de patriotismo, tratando de involucrar a los funcionarios de ambos cuerpos, lo que confirma la existencia de mandos que se mueven fuera del contexto del trabajo y entrega del que se viene efectuando honradamente por inmensa mayoría de funcionarios, y tratan de crear tendencias poco
consecuentes con la función que tenemos con la sociedad actual.
Desde ARP, alejados del comportamiento de estos mandos, nos ceñimos a intentar mejorar las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, sufriendo expedientes y sanciones por ser incómodos por nuestras propuestas y denuncias internas y externas en la Dirección General de la Policía, lo que nos obliga a pensar que somos necesarios, pese a la falta de sensibilidad del Ministerio del Interior hasta ahora. Nos resistimos a seguir desempeñando nuestra labor profesional en las condiciones actuales, en algunos casos, a las órdenes de mandos que bajo los principios de autoritarismo en la Policía Nacional, y la tutela de un Código Militar en la Guardia Civil, privan de libertad incluso en algunos casos, a funcionarios de este último Cuerpo.

Nos preocupa que en el colectivo policial y en determinados medios se haya olvidado el serio
conflicto laboral y económico que ha dejado el Partido Popular, en el ámbito de las Fuerzas y
Cuerpos de Seguridad del Estado, con la denominada equiparación salarial. Esta realidad dio pie a la irrupción de un descontento generalizado en el seno del colectivo policial, la creación de una asociación y posteriormente un sindicato, los cuáles no han consolidado los fines previstos para poner fin a una situación para la que fueron creadas.
Sr.Presidente del Gobierno, en su momento y hay que recordar, desde ARP, cursamos una
invitación pública a los sindicatos de la Policía Nacional y Asociaciones de la Guardia Civil,
firmantes y no firmantes del acuerdo de falsa equiparación con el Gobierno del Partido Popular, para tratar de aportar y decidir cerrar un conflicto, apelando a fórmulas empleadas por el Gobierno del partido Socialista Obrero Español durante el mandato 2005-2008, que por aquel entonces, con un Ministro del Interior con un talante distinto a quién han propiciado esta subida restrictiva actual, nos referimos al Acuerdo que se firmó el mismo 28 de diciembre de 2006 entre Ministerio del Interior y SUP-UFP-CEP-SPP, quienes acordaron expresamente que la subida del 3,16% prevista para 2007 se pagaría íntegramente como componente general. No fuimos capaces de hacer valer esta posibilidad, o tal vez no quisieron atenderla por razones que en estos momentos desconocen la mayoría de los funcionarios.
Desde el Partido Popular y algunas de estas asociaciones y sindicatos que ahora acuden a esta reuniones de adhesión ideológica a la Oposición, para apoyar a mandos de la Guardia Civil, que no están necesitados de acuerdos económicos, ni de mejoras de índole laboral, no tuvieron en su momento voluntad para pronunciarse en evitación de que miles de compañeros de la Policía Nacional y Guardia Civil, en segunda actividad sin destino y reserva, fuesen excluidos de recibir lo que les corresponde por ley, es decir el 80% de lo que perciba el funcionario en situación administrativa de activo. Y se hizo por aquel entonces en el año 2006, como tienen declarado los Tribunales, “para que dicha mejora repercutiera, al máximo, también sobre los funcionarios en situación de segunda actividad sin destino. Por esa misma razón, también se pudo aplicar y no se hizo por voluntad expresa de todos los que ahora, tratan de que nos manifestemos en favor de tres mandos de la Guardia Civil, que ARP, los consideramos, sobran en un servicio público.
Desde ARP, queremos denunciar todo movimiento inapropiado que en estos días trata de confundir a miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y por ello, cabe recordar, puntualizar y DEMANDAR:
Que la Iniciativa Legislativa Popular, presentada por un funcionario del CPN, que en la actualidad no representa intereses de ninguna índole asociativa, avalada por un número importante de policías y guardias civiles, permite que formaciones políticas y de políticos, que han hecho campaña contra el gobierno de coalición existente, materializando una estrategia mal concebida para los intereses de miles de agentes, y perjudicial para todos, ha sido rechazada en el Congreso de los Diputados recientemente, lo que no impide que se pueda tratar la equiparación con otras condiciones, de forma seria y rigurosa, y con interlocutores en favor de esa reivindicación, alejados de otros intereses no sean exclusivamente en favor de los propios funcionarios.
Por tanto Sr. Presidente, dada la evolución de estas situaciones que nacen como consecuencia de una “unidad de acción populista policial” que comienza denunciando la exclusión que supone la diferencia salarial con otros cuerpos policiales, y que termina con convocatorias frente al Congreso de los Diputados, sedes de partidos e incluso domicilios de cargos políticos , pidiendo la dimisión del Gobierno y convocatorias de nuevas elecciones y apoyos a determinadas acciones de mandos de la Guardia Civil, no es producto de apoyo de la inmensa mayoría del colectivo policial, es necesario denunciar que estos hechos, son efectuados por algunos funcionarios del CPN y Guardia Civil, alejados de la neutralidad y garantía democrática que se nos exige, en defensa de los derechos y libertades de todos los españoles, y por ello, no queda otro camino que apelar a la sensibilidad de un Gobierno solidario con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, capaz de aplicar la misma fórmula empleada por el Gobierno del PSOE, en los años 2005-2008, superando la situación
heredada del Gobierno del Partido Popular, y estableciendo mecanismos para concebir un acuerdo definitivo que equipare a las Policías del Estado,con aquellas autonómicas en materia retributiva. En definitiva, un nuevo marco retributivo, pactado y consensuado entre todos y para todos.
Apoyamos firmemente una renovación necesaria y consecuente en la cúpulas de la Guardia
Civil y Policía Nacional, dentro del marco unificador de ir dando paso a nuevos y serios
aspirantes a trasformar y actualizar a la modernidad de una única Policía Civil, con los
cambios y tiempos necesarios, que nos lleven a dar pasos que garanticen un mejor servicio
a lo sociedad española, a sus comunidades y a sus distintos territorios.
Aprovechamos para enviar nuestras más sinceras condolencias a las víctimas del Covid-19 y sus familiares y amigos, además de felicitar a la Dirección Nacional Sanitaria designada por el Gobierno Central que usted encabeza. Y por supuesto, no queremos olvidar a los colectivos sociales que han luchado en primera línea contra esta terrible pandemia, entre ellos destacando a los actuantes con enfermos y personas vulnerables.
Solo nos queda decir, que tenemos tiempo una vez superada el actual estado de alarma, para que esta propuesta que demanda ARP, se revise y podamos comprobar que existe capacidad de compromiso social por parte de Vd y del actual equipo de Gobierno, devolviendo de esa manera la ilusión a los trabajadores de la Seguridad del Estado.

Agrupación Reformista de Policías/ Junio 2020

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable PERIODICOS ALTERNATIVOS DE ALMERIA SL.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Profesional Hosting.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.