El pasado 22 de marzo, AUGC Almería alertaba ante la irregularidad que a su juicio suponía la realización de una mudanza desde las instalaciones de la Guardia Civil de Vera, por el mal estado del inmueble, a unas dependencias municipales en desuso. Todo ello llevado a cabo en medio de un estado de alarma en todo el país que requiere el confinamiento de los ciudadanos en sus casas.

Para AUGC, se trataba de una mudanza que no revestía carácter de urgencia, y que ponía en riesgo tanto a los guardias civiles y sus familias, como al resto de la sociedad local y provincial. Pues bien, finalmente la mudanza se ha llevado a cabo, aunque no a las instalaciones inicialmente previstas, sino a las dependencias de la Policía Local de Vera.

De esta manera, un total de treinta guardias civiles comparten edificio desde el pasado lunes día 30 con más de una veintena de agentes municipales, con la particularidad de que los primeros ocupan un ala del inmueble que carece de medidas de seguridad básicas, como salida de incendios propia, o de condiciones de trabajo indispensables, como señal wifi. A estos se añade el hacinamiento de más de medio centenar de trabajadores en las mismas dependencias.

 

Nos encontramos, por tanto, ante una medida improvisada, ya que, aunque más tarde la Guardia Civil achacaba las prisas a una supuesta situación de riesgo de colapso del viejo edificio por la aparición de grietas en un edificio anexo al puesto de viviendas, en un principio apuntó únicamente a la existencia de anomalías en la estructura. Sin embargo, tras la primera nota de prensa de AUGC Almería la situación, extrañamente, se ha precipitado, incluida la modificación del lugar al que han sido trasladados los guardias civiles.

 

Desde AUGC Almería se desconoce si un técnico en Riesgos Laborales ha inspeccionado la idoneidad de las nuevas instalaciones temporales, temporales hasta que se llegue un convenio de acuerdo con el Ayuntamiento de Vera, Subdelegación del Gobierno, y Ministerio del Interior, que a la vista con lo sucedido en Roquetas de Mar, puede pasar 15 años y estar en una instalaciones temporales afinados hasta que se derrumbe.

 

Por ello, ante esta situación, AUGC Almería se obligada a denunciar en un órgano externo como puede ser Inspección de Trabajo las insuficiencias notables de las nuevas instalaciones, carentes de servicios telemáticos, que aglutinan dos Fuerzas y Cuerpo de Seguridad que es población de riesgo en está pandemia, por mucho que sea catalogada de riesgo bajo por el Ministerio de Interior, ya que sufre un ratio de fallecidos y contagiados mayor que el de la población.

 

Por otra parte, se tiene conocimiento por prensa de que la Comandancia de Almería ha puesto medidas de conciliación y salud laboral por escrito, repitimos que tenemos conocimiento por prensa, porque lo que es en la realidad diaria no es así, convirtiendo los servicios de más de diez horas en alguno anecdotico, viendo como encima se sigue planificando servicios de cinco horas en la compañía de Nijar o largos controles bajo la lluvia en alerta amarilla, ahora que más que nunca hay que velar por la salud de los guardias civiles, cuando los colegios siguen cerrado, haciendo las medidas de conciliación de la Directora de la Guardia civil, queden muy bien por escrito pero no se aplique a la realidad diaria de los guardias civiles.

 

AUGC Almería siempre ha intentado el diálogo como primera vía, y viene informando reiteradamente de la falta de medios de los guardias civiles que prestan servicio en la provincia, además de hacerlo con un modelo policial claramente deficiente. Sin embargo, estas demandas no tienen contestación alguna por parte de los representantes institucionales de la Comandancia.

 

Esta falta de diálogo es una muestra más de la situación que viven las Asociaciones Profesionales en la Guardia Civil. Unas relaciones deficitarias que son absolutamente inasumibles en un estado de Derecho donde los guardias civiles sufren el abandono de la propia institución, a la que sirven.

 

Por parte de AUGC Almería se han tramitado no se ha recibido contestación alguna de las cuatro notificaciones a la Comandancia, para solicitar medidas de seguridad sanitarias y de conciliación laboral en esta crisis sanitaria y social contra el Covid-19, pero la respuesta recibida ha sido la indiferencia sin recibir contestación alguna, siendo respondida en cuestión de horas las notas de prensa a los medios, que si gozan de una buena comunicación que niegan a sus propios integrantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here