Asociaciones de patrimonio de toda España concluyen que «las Administraciones Publicas son cómplices en la destrucción de nuestro patrimonio cultural”

0
424
Amigos de la Alcazaba ha participado este fin de semana en las XV Jornadas Nacionales de Defensa del Patrimonio Español
Amigos de la Alcazaba ha participado este fin de semana en las XV Jornadas Nacionales de Defensa del Patrimonio Español

Después de más de quince años de experiencia, la de la asociación Amigos de la Alcazaba es ya una voz más que autorizada en los foros nacionales sobre patrimonio histórico. Por eso, cada vez es más frecuente que sea invitada a encuentros como el que se ha celebrado el pasado fin de semana en la provincia de Málaga, las XV Jornadas Nacionales de Defensa del Patrimonio Español, que se celebran anualmente y que  este año, organizadas por S.O.S. Monuments de Catalunya y Málaga REC, han tenido como título “Ciudad vs Marketing”.

Las 16 asociaciones participantes han trabajado en esta nueva edición con las premisas establecidas en el Manifiesto de Boadilla (*), elaborado el pasado año. Tras la presentación de las comunicaciones, las asociaciones y plataformas participantes han coincidido en sus conclusiones: “las administraciones públicas incumplen sistemáticamente por acción u omisión con su obligación constitucional de defensa y preservación del Patrimonio Cultural. Particularmente, se aprecia la constante connivencia de los responsables públicos con operaciones urbanísticas que amenazan edificaciones históricas, estén o no catalogadas, e incluso las reconocidas como Bienes de Interés Cultural (BIC)”.

En este documento final, añaden que “es notorio que las autoridades desprecian el papel de las asociaciones civiles que defienden los patrimonios amenazados, rechazando protegerlos, y obligando a la ciudadanía a recurrir a largos y penosos pleitos para impedir su destrucción. Lejos de preservar el Patrimonio, estas malas prácticas administrativas están generando pérdidas irreversibles con una dinámica destructiva, produciendo un continuo deterioro de nuestras ciudades y paisajes”.

Las asociaciones denuncian el incumplimiento sistemático del artículo 46 de la Constitución Española que establece que “los poderes públicos garantizarán la conservación y promoverán el enriquecimiento del Patrimonio Histórico, Cultural y Artístico de los pueblos de España y de los bienes que lo integran, cualquiera que sea su régimen jurídico y su titularidad”, e igualmente denuncian que los intereses particulares priman sobre los generales.

         El caso de Almería: La ciudad que no existe

Amigos de la Alcazaba presentó la comunicación “La ciudad que no existe. La destrucción del patrimonio histórico de Almería”, dejando constancia en ella la problemática común que se ha visto en las Jornadas.

La asociación hizo referencia a “la falta de protección de nuestro patrimonio arquitectónico, agravada por un Catálogo desfasado e insuficiente, que deja a cientos de elementos patrimoniales desprotegidos legalmente”. Esto llevó a Amigos de la Alcazaba a presentar en marzo pasado una propuesta de aumento del Catálogo de Edificios Protegidos del Patrimonio Almeriense, “que ni siquiera ha merecido el más mínimo comentario de nuestro Ayuntamiento”, afirman.

También lamentan la falta de reconocimiento institucional “a la labor de los colectivos que trabajan altruistamente y de forma independiente por el patrimonio de nuestra ciudad, como viene haciéndolo Amigos de la Alcazaba durante más de quince años, así como la negativa de estas instituciones a dar cauce a la participación democrática”. Tal como consta en el Manifiesto aprobado tras el III Encuentro Provincial de Asociaciones de Patrimonio de Almería, o cómo en la propuesta presentada en forma de moción por Amigos de la Alcazaba hace más de tres años en el Pleno del Ayuntamiento de Almería para crear una Comisión Municipal de Patrimonio, aunque aprobada por unanimidad, nunca se ha puesto en marcha

Por último, Amigos de la Alcazaba también hizo referencia a “la falta de participación ciudadana en los proyectos que se hacen de nuestra ciudad, donde se margina la opinión de los propios habitantes de la misma. Tal y como hemos visto recientemente en la decisión de cambiar la fisonomía de la histórica Plaza Vieja y en la eliminación de uno de sus símbolos más destacados, el Monumento a los Coloraos, o también en el proyecto de un parque en la Hoya, un espacio único con valores culturales, arqueológicos, patrimoniales y paisajísticos, que es tratado como si fuera un espacio cualquiera de la ciudad, pese a las advertencias continuas de Amigos de la Alcazaba y a los expertos que participaron en su curso de Verano UAL de hace dos años”.

(*) https://www.amigosdelaalcazaba.org/defensa-y-difusion/23450/

Dejar respuesta