Al-Hakam Morilla Rodríguez, Coordinador de Liberación Andaluza: @lascultura
“Elogio aquellos labios… en ellos he bebido una saliva más deliciosa que el vino”. Hafsa de Granada, al-Rakuniya, le canta a su amado el poeta granadino Abu Yafar
 
 
Tratar de expresar nuestra forma de amar andalusí puede convertirse en un ejercicio de cursilería, en el que los más nobles e ilustrados espíritus han naufragado. No por falta de sinceridad o exceso de dramatización… el abandono del arte, de la cultura, ha embrutecido las almas, la lucha por la mera supervivencia ha embotado nuestra sensibilidad, antaño admiración del orbe (reparemos en el hecho de que ante una situación de verdadera emergencia sanitaria los politicastros se van de vacaciones y a los descerebrados súbditos les resulta indiferente. Servidores del bien común, e incluso ‘solidarios’, se dicen…).
 
Hemos de desbrozar por tanto primero la maleza. Empezaremos desmontando los quereres fariseos o saduceos (con trampa). Como el del autócrata del emporio financiero global Francisco I, el porteño Bergoglio. Nos parece esperpéntico que el jefe del Estado vaticano – fundado por Mussolini en 1929 – aparente afectación por que la Mezquita de Haya Sofía, antes catedral, se cierre los breves períodos del Salat (‘oración’ musulmana). ¿Se rasga las vestiduras el mismo superior que consiente a su obispo de Córdoba lucrarse con la Mezquita de Córdoba, amasando millones de euros al año exentos de impuestos, chupando de los cristianos por la entrada así vayan a rezar o no? Entonces sólo podemos condolernos instando al presidente turco Erdogan a que cobre más por el acceso a los turistas.
 
Tanta hipocresía y tragaderas resultan comprensibles en el corrupto reino nacional-católico del hijo del rey de Franco, aun sin los esfuerzos del revival clerical-franquista cotidiano de ‘canal sur’. Perceptible entre algún postulante al cargo de presidente-funcionario de la CIE (Comisión Islámica de España). Quiere imponerse una separación, ajena al Islam – ved Tawhid, Unicidad del cosmos visto y no visto, del dunia y el ajira – de una vivencia espiritual unitaria, una especie de segregada esfera de la clerecía que únicamente podría manifestarse públicamente como los curas en el culto… ¿Y acaso los alzacuellos y sus lacayos en la administración y los partidos no se dedican a las intrigas políticas, incluso a través de sectas destructivas? No insulten más la inteligencia del respetable algunos alfaquíes émulos de la clerigalla. Tengan algo de dignidad, beatos, aunque de vergüenza anden famélicos. Moros domesticados de saldo, no representáis a los andalusíes, mercenarios.
 
Esta ridícula corte de los milagros, por desgracia, provoca genocidios. Así ciertos frailecillos vocacionales muslimes, fieles a su amo con carguito, mirarán por otro lado cuando unos pobres inmigrantes hacinados por cientos junto a un invernadero, han sufrido el contagio del neumovirus (más de una treintena en la almeriense Berja). Criticarlo es hacer política, claro. Al igual que el crimen de lesa humanidad de la quema periódica de las infraviviendas de los trabajadores extranjeros agrícolas. La última en Lepe (Huelva). Afear los procederes a un desaprensivo cacique o a unos fascistas criminales resulta algo tan feo, tan ‘político’…. 
 
Y muy ‘político’ debe ser también exigir el derecho a la nacionalidad a los descendientes de andalusíes, discriminados con respecto a los sefardíes, a los que sí se les ha otorgado. O que no obtengan el DNI quienes llevan viviendo aquí décadas, pagando sus impuestos, ni puedan reagrupar a sus familias. A tragar, apartaos de la ‘política’, pecadores. ¡Y qué decir de la prohibición, a cambio de la voluntad en calderilla del viandante, de bailar flamenco como en los tiempos de la Inquisición, en Sevilla bajo multa de 400 €! ¡¡¡En la mismísima Sevilla!!! ¡Imposibilitar la Danza, una actividad que nos humanizó desde la Prehistoria! O impedir la construcción de un cementerio islámico en el Campo de Gibraltar. Deben musulmanes incluso andaluces enterrarse en Marruecos… no vayan a hacer ‘política’. Exigimos el inmediato cese o dimisión de los alcaldes de Sevilla y Algeciras, enemigos de Andalucía, los Pueblos y toda la Humanidad.
 
Si bien con el avance imparable de la laicidad administrativa, en los países no tercermundistas, unida a la importancia decisiva de una república dotada con Separación de Poderes – no como las repúblicas naZional-católica$ latinoamericanas, asco y vergüenza del mundo entero -, con objeto de despolitizar a los Pueblos, asistimos a una ‘gretización’ de las masas, siguiendo la estela naïf de la niña sueca Thumberg. En puridad la cruzadita patética de ‘salvar el planeta’ sólo busca culpabilizar al Común, y que los depredadores infames usureros prosigan su vampirización de nuestros recursos despolitizando a sus opositores, con propaganda barata pseudomedioambientalista. Mientras devastan las selvas y los espacios naturales, los departamentos de marketing de las mismas empresas reparten edulcoradas cuñas publicitarias ‘save the forests’, o encargan publirreportajes ‘ecolojetas’ por televisión, al estilo de Iberdrola. Apartémonos de la política que podría implantar medidas efectivas, y vayamos en vigilia al salón parroquial para salvar los cetáceos en el Mar del Japón (se han llegado a ver hasta a curas haciendo el Buda junto a las sacristías, cual si se nos ocultase que uno de los mayores genocidios internacionales ha sido el de los islámicos Rohinghas en Birmania, país de mayoría budista; o el mayor maltrato animal se produce en Tailandia, con millares de animales salvajes torturados a diario para que disfruten los turistas con su atroz sufrimiento… y toda estas monstruosidades delictivas también en un Estado de devotos creyentes en el nirvana. Aunque con un Dalai Lama que defiende posiciones xenófobas y antiinmigración no debemos sorprendernos.
 
Mas dejemos atrás a los budipijos blanqueados del etnocentrismo ‘occidentalista’… Si existe una excelsa vocación y arte que se destaque por su profundo amor a la humanidad, desde el antiguo Egipto, esa dedicación noble, generosa, es la de los que consagran su vida a la ciencia médica, a salvar vidas sin importar estatus o condición alguna. Comprendemos que Imhotep, Hipócrates o Galeno dejasen el listón muy alto, pero que traten de convertir a los pacientes en ‘clientes’ revela la profunda degradación de muchos miserables exentos de corazón y deontología, al borde de la segunda ola del neumovirus. Lo hemos comprobado en la cínica manifestación de los MIR, fingiendo quejarse de lo que denominan ‘guardias’… Quisieran así imitar tal vez a no pocos sanitarios sueldofijos que con esa excusa les pagan pingües sobresueldos por hartarse de dormir. ¡Exigimos que no renueven los contratos a desaprensivos gandules pagados con nuestros impuestos, y se traigan médicos del extranjero con verdadera vocación! Y puntos de fichaje electrónicos para verificar que velan por los enfermos, y no pueden poner con su desidia en peligro nuestras vidas… Luchemos por devolver la dignidad a la profesión más excelsa.
 
En las derivas totalitarias siempre se ha utilizado a los médicos-funcionarios como fiel infantería. Y no sólo ellos. Así vemos que se dicen ‘de izquierdas’, e incluso ‘constitucionalistas’, los que intentan discriminar a una mitad de la población por encima de la otra. ¿Puede sorprender que este empoderamiento de tiránicas machorras esté produciendo un envejecimiento poblacional sin precedentes? La resurrección de la fascista Sección Femenina, con licencia para violentar a sus parejas lesbianas pasivas, al no recibir el trato de ‘violencia de género’, se perpetra con casi total impunidad. 
 
El ‘cosmopaletismo’ que desprecia al propio Pueblo en nombre de un supuesto ‘ideal superior’ pseudouniversalista – estatolátrico, en realidad – tampoco debemos dejarlo en el tintero. Del mismo modo que el ‘amor a la patria’ sirviendo a un Estado extranjero romano. La aceptación oportunista de las canonjías clericaloides semiprivatizadas – no únicamente en el terreno educativo, hospitalario o geriátrico -, induce una sociópata deshumanización que nos degrada en la barbarie. Normal con un cínico Coletas capaz de valorar el sentido estratégico de Lenin para dejarse ayudar por el militarismo prusiano hasta hacerse con el poder absoluto en Moscú.  Sin embargo, el ejemplo del Lenin descentralizador y su ‘todo el poder a los soviets’, de eso ni hablar. Las Autonomías en el E. español tuteladas desde el Km. 0 del imperio. Luego fingirá asombro a la hora de hacer el ridículo en las elecciones de Galiza y Euskadi… Termina el linde y ahí sigue el Napoleoncito de salón con su zarina consorte, sin plumas ambos y cacareando.
 
Y ya puestos a hablar de ‘política’, al contrario de lo que les gusta a ciertos comediantes puritanos de pacotilla, genuflexos ante el Ministerio de turno, recordaremos el Legado inmenso de un alpujarreño y maño de adopción, el padre de los amores imposibles, el almeriense de Dalías Abul-Abbas Ahmed al-Udrí. Discípulo de los gigantes Ibn Hazm de Córdoba y del erudito jurisconsulto malikí Ibn Abdel-Barr, nació en el año 1003 nuestro historiador y geógrafo andalusí. A él se le atribuye la revolucionaria idea que cambió el curso del devenir social de Europa y del mundo, heredero de los troveros – trovadores en Occitania – de la Alpujarra. Génesis de lo que se denominaría posteriormente ‘amor cortés’.
 
Afirmaba el dalieño universal que todos los amores, absolutamente todos, son lícitos, siempre y cuando permanezcan castos y en secreto. Ignorados hasta por el amado o la amada. El estado del amante lo consideraba preferible, porque enaltece al ser humano, aunque le haga sufrir si no puede materializarse por la distancia, por barreras económicas, sobreviviendo hasta a la muerte. Amor del plebeyo a una reina, de una esclava por un magnate, el volcado hacia un desaparecido. La gran andalusí feminista de Fez, Fátima Mernissi, sostiene que el concepto de amor que conocemos hoy en casi todo el mundo nació en Al-Andalus en el S. XI.
 
Brilla hoy con un fulgor que atraviesa los milenios aquel titán alpujarreño, lenitivo que aplaca la destrucción de las relaciones sociales, por la desgracia de la pandemia que nos abate. Tú sola evocación desmorona el totalitario supremacismo hembrista anticonstitucional que pretende avasallarnos, discriminador y parafascista. Abul-Abbas, coloso inmortal, los mezquinos represores canónigo-imperialistas que han causado este desplome de la natalidad catastrófico, inoculando sus dogmas en colegios y catequesis infames, al escuchar tu nombre tiemblan.
 
Tu Memoria Al-Udrí no puede extinguirse. Tú derrotas al estreñido alfaquí o al mojigato clérigo. Eres la primera luz del Alba. La acariciadora brisa en el tórrido verano. El beso furtivo anhelado. La inspiración de una Távora al hacer resurgir el Romance Andalusí, mal llamado hoy ‘castellano’… Invencible Sol de nuestra esperanza. Corazón que germina en la fértil Madre Tierra. ¿Cómo podríamos sin ti, habibi, saber quiénes somos…? 
 
Aunque sí conocemos en quiénes jamás nos convertirán, gracias a nuestro padre Ahmed – ‘Blas’ – Infante… ya nunca podremos ser esclavos que necesiten un señor. Y sí… quizá no veamos el fecundo solar soberano que anhelan nuestros pechos, pero un día Al-Andalusía retornará a ser Libre.
 
 
Al-Hakam Morilla Rodríguez, Coordinador de Liberación Andaluza. Cuenta de twitter bloqueada por la censura: @lascultura. Nueva: @liberacionan

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable PERIODICOS ALTERNATIVOS DE ALMERIA SL .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Profesional Hosting.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.