Convocados por la Asociación Almería Acoge, Cáritas Diocesana y el Secretariado Diocesano de Migraciones, el lunes 16 de enero tuvo lugar la concentración que se viene repitiendo 48 horas después de que se tenga noticia de una nueva tragedia, de nuevas muertes en nuestras costas intentando escapar de la miseria o la violencia.

Después de unirse también a la repulsa por la violencia de género que nos golpea con otra mujer muerta en nuestra provincia, los convocantes afirmaron que el pasado sábado día 14 se encontró una vez más la prueba más certera de que vivimos en un mundo injusto: la muerte vuelve al Mediterráneo, el sufrimiento vuelve a teñir las aguas que separan Europa y África. Otras seis personas encontradas muertas y ni se sabe cuántas desaparecidas engrosan la macabra lista de fallecidos por la dramática realidad de la desesperación, la huida de la pobreza y la injusticia, por intentar escapar de una vida indigna.

El manifiesto leído afirma que “estamos obligados a manifestar una vez más que cualquier muerte nos importa, y si esta es provocada por la injusticia más aún. Estamos obligados moralmente a mostrar nuestro rechazo a la injusticia que provoca las migraciones forzadas, al olvido del sufrimiento que provocan los años de camino hasta nuestras fronteras, a los métodos inhumanos de control y rechazo, a instrumentos criminales como las concertinas, a tanto dolor que una parte del mundo sigue provocando sobre la otra. No podemos acostumbrarnos al dolor de la muerte por más que llevemos tantos años soportando esta vergüenza y en los últimos tiempos se hayan convertido en miles las personas que mueren o desaparecen en las costas de Grecia o de Italia”.

 

La concentración se convoca “para gritar con nuestro silencio que no queremos ser cómplices de las muertes repetidas. Para condenar la injusticia de unos sistemas sociales, económicos y políticos que no dejan otra alternativa que jugarse la vida a las personas que intentan salir de la miseria, huir de la violencia o simplemente alimentar a sus hijos”.

 

Tras unos minutos de silencio fueron recitadas poesías de Pilar del Río y Esteban Tabares como manifestación de la repulsa por estas nuevas muertes, la denuncia de las condiciones que las provocan y la solidaridad con las víctimas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here