Utilizan a los okupas como medida de presión a propietarios de segunda vivienda

0
45
La operación “Cabasola” ha permitido a la Guardia Civil detener a los presuntos autores a los que se le atribuyen hasta el momento 13 delitos de robos en interior de viviendas aisladas, casetas de labranza y almacenes en Pulpí.

Los okupas están siendo utilizados por comerciales de compra-venta y alarmas para presionar a los propietarios de segunda vivienda para que instalen una alarma en la que se queda vacía o la alquilen o vendan a precios por debajo de los de mercado, lo que induce a generar sospechas sobre estos individuos ante lo que parece ser una inducción.

Dejar respuesta