Rodríguez Uribes: “Un Estado laico sitúa en su justo sitio creencias religiosas y reglas comunes públicas, que deben de estar separadas”

0

El secretario de Laicidad del PSOE, José Manuel Rodríguez Uribes, ha asegurado que los socialistas denunciarán cuando gobiernen a nivel nacional “las dimensiones de los acuerdos con la Santa Sede que no son compatibles con la Constitución”. “40 años después de la Constitución y 40 años después de los acuerdos debemos de darle una vuelta a ese tema para que no haya efectos en la Legislación ordinaria que trunquen una voluntad de avanzar y profundizar en un Estado laico, que es un poco el mandato de la Constitución”, ha señalado.

Rodríguez Uribes, que ha participado en el ciclo “Derechos Humanos, Memoria y Laicidad” organizado por el Aula Socialista de Cultura de la Agrupación del PSOE de la capital, en colaboración con los grupos de investigación Sur Clio y Estudios del Tiempo Presente de la Universidad de Almería (UAL) y la Fundación Unicaja, ha señalado que “una de las barreras, uno de los obstáculos actuales, es que algunos de los contenidos de ese acuerdo son contrarios al espíritu de laicidad”.

El PSOE denunciará cuando gobierne los acuerdos con la Santa Sede que no son compatibles con la Constitución.

En ese sentido, ha subrayado que un Estado laico “no persigue a las personas creyentes, ni persigue las confesiones religiosas, sino que sitúa en su justo sitio las creencias religiosas y las reglas comunes públicas, que deben de estar separadas” llevando a la práctica, de esa manera, “la vieja idea romana de Al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios”.

A partir de ahí, en declaraciones a los medios antes de impartir la conferencia ‘Los valores y el significado de la laicidad en las democracias actuales‘, ha detallado que son muchas las implicaciones del concepto de laicidad y que descienden a propuestas concretas, dentro del trabajo que realiza el área de Libertas Públicas del PSOE a nivel nacional, entre las que se encuentran la necesidad de “repensar la vigente Ley de Libertad Religiosa, que consideramos que en el siglo XXI debe de llamarse Ley de Libertad de Conciencia y de Convicciones -donde también esté la dimensión religiosa- y, por supuesto, tener cambios en el contenido”.

A eso ha sumado otra serie de iniciativas que afectan a una sociedad laica, entre las que ha mencionado la presentación de la Proposición de Ley Orgánica de Regulación de la Eutanasia y la exigencia de “recuperar de alguna forma, y lo antes p0sible, la asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos como una materia que sea transversal y que afecte a todos los estudiantes sin distinción ni segregación y que, por lo tanto, ayude a formarles en los valores de la laicidad, de la democracia, etc.”

Esto no va con el PP

Para el también profesor titular de Filosofía del Derecho y Director del Instituto de Derechos Humanos Bartolomé de las Casas en la Universidad Carlos III de Madrid, abordar la laicidad “no va con el PP”. “El Partido Popular, además de que tiene una fuerte veta confesional, creo que no tiene mucho interés en estas cuestiones que son, en definitiva, una necesidad de toda sociedad democrática avanzada”, ha lamentado.

Por el contrario, ha puesto en valor que “el PSOE, también en esta materia, está a la vanguardia de los partidos democráticos, proponiendo caminos que avancen en esta idea que, al final, es la vieja idea ilustrada de una sociedad madura donde las personas puedan decidir por sí mismas, donde también se combatan y se vacune a la sociedad frente a los fanatismos, a los prejuicios y los estereotipos que hace tanto daño”.

En ese sentido, ha considerado que muchos de los retrocesos en materia de derechos experimentados durante los años de gobierno de Rajoy tienen que ver, precisamente, “con una falta de compromiso con la laicidad”. Para explicar esa posición ha ejemplificado que “muchos de los problemas que sufren las mujeres, y no solamente en relación con la violencia de género, aunque sea el más grave de todos, sino también con la brecha salarial o con otras situaciones de desigualdad con respecto a los hombres tienen que ver con una falta de convicciones sociales compartidas acerca del sentido profundo de la igualdad y del respeto que merecen las mujeres, singularmente, y, en definitiva, todas las personas”.

Otra demostración de esa idea se vislumbra en relación al acoso escolar. Un día después de la conmemoración del Día Internacional contra el Acoso Escolar, ha remarcado que “las formas de acoso tienen también que ver con una falta de compromiso y de asunción de los valores de laicidad, que son los valores del respeto al otro, al diferente, que es muchas veces visto como alguien peligroso, extraño, que no merece consideración”. Precisamente por ese motivo, ha concluido, “esta asignatura de Educación para la Ciudadanía, que deberíamos de recuperar, debe de formar a los chicos y a las chicas en estos valores de la igualdad”.

Dejar respuesta