Rajoy llama al diálogo sobre empleo, pensiones, concertación social, educación, financiación autonómica y lucha contra la corrupción

0

Mariano Rajoy ha reclamado en la sesión de investidura a los grupos parlamentarios que busquen una “solución compartida y estable” a los grandes retos nacionales y ha ofrecido un gobierno “fiable y previsible”. Además, se ha mostrado dispuesto a “buscar fórmulas que acomoden mejor la necesaria solidaridad interterritorial”, dentro del respeto a la legalidad, la unidad de España y la soberanía nacional.

En la intervención con la que ha comenzado el debate de investidura, el jefe del Ejecutivo en funciones y candidato a la Presidencia propuesto por el Rey, Mariano Rajoy, ha solicitado la confianza del Congreso porque “España necesita un Gobierno con urgencia”. La incertidumbre política y la parálisis institucional, ha dicho, se han convertido en el mayor riesgo para la economía española.

http://www.rtve.es/radio/radio5/

Rajoy ha recordado que España sigue siendo el país que más crece entre las grandes economías desarrolladas y que gracias a que en otoño de 2015 se aprobaron los Presupuestos Generales se han podido mantener prestaciones, subvenciones, inversiones y subsidios.

Además, ha apuntado, el Ejecutivo en funciones ha obtenido de la Comisión Europea una senda de consolidación fiscal más compatible con el crecimiento y, tras un “franco entendimiento” con las comunidades y los grupos parlamentarios, se ha garantizado que las autonomías y los entes locales puedan actualizar sus objetivos de déficit y de deuda.

“En estos meses de gobierno restringido -ha señalado- hemos podido comprobar que España es una democracia madura, capaz de seguir en marcha, siempre que las responsabilidades del gobierno estuvieran atendidas con antelación, como ha sido el caso”. Sin embargo, ha argumentado Rajoy, ese rumbo puede torcerse si falla “la piedra angular de nuestra prosperidad: la confianza”, por lo que es necesario que España cuente con un Ejecutivo que borre “hasta la última brizna de incertidumbre”.

Evitar las terceras elecciones

Mariano Rajoy (Foto: Pool Moncloa)Pool Moncloa / Diego CrespoPara el presidente en funciones, es “razonable” que gobierne la formación política que cuenta con más apoyos entre los ciudadanos, sobre todo cuando supera a la segunda fuerza en más de dos millones y medio de votos.

Además, ha destacado, en los dos meses transcurridos desde la última sesión de investidura “se han producido cambios muy relevantes, que mejoran la situación política y abren la posibilidad de que este debate finalice de manera diferente al anterior”.

Por último, Rajoy ha alegado que su candidatura responde a que los parlamentarios se encuentran ante la disyuntiva de elegir entre ofrecer un Gobierno a los españoles o pedirles que regresen a las urnas por tercera vez en menos de un año. Unas elecciones que, en su opinión, supondrían un “descrédito” para la imagen de España, una “decepción” para los ciudadanos y un “serio quebranto” para la economía.

Gobierno fiable y previsible

El candidato a la presidencia ha subrayado que desde los comicios generales del 20 de diciembre siempre ha defendido la necesidad de un Ejecutivo “estable, capaz de gobernar y de inspirar confianza”, “fiable y previsible”. Teniendo en cuenta los resultados electorales, ha agregado, ese Ejecutivo debe también basarse en acuerdos que permitan realizar las grandes reformas que necesita el país.

En ese sentido, Rajoy ha calificado de “pasos en la buena dirección” los compromisos alcanzados con otras formaciones políticas antes y después de las elecciones del 26 de junio. “Soy consciente de la importancia de esos acuerdos, mi voluntad es mantenerlos y cumplirlos, no tengan ustedes ninguna duda de que lo haré”, ha manifestado.

Empleo y Estado de Bienestar

Mariano Rajoy (Foto: Pool Moncloa)Pool Moncloa / Diego CrespoEn la exposición de su programa de Gobierno, el presidente en funciones ha resaltado que contiene dos objetivos “básicos” e “inseparables”: el empleo y el mantenimiento de los pilares del Estado de Bienestar.

Rajoy ha recordado que a finales del año 2011 se destruían 1.400 empleos diarios, mientras que hoy más de 1.400 personas encuentran trabajo cada día, pero ha afirmado que “todavía son demasiadas las personas que en España buscan una oportunidad”. El empleo también debe ser la máxima prioridad porque quienes trabajan, cotizan y pagan los impuestos sostienen el gasto social, que representa el 63% del gasto público total.

Grandes objetivos nacionales

El jefe del Ejecutivo en funciones ha abogado por el entendimiento en “los principales asuntos de Estado” y por buscar “una solución compartida y estable” a los grandes retos, el primero de los cuales es la sostenibilidad de las pensiones, cuya garantía “depende muy especialmente” de que se logre el objetivo de veinte millones de personas trabajando en el año 2020. Si obtiene la confianza de la Cámara, ha anunciado, pedirá a los grupos parlamentarios la convocatoria del Pacto de Toledo antes de final de año.

El candidato también ha propuesto dar un nuevo impulso al diálogo social, con la convocatoria inmediata de los interlocutores sociales para “abordar nuevas medidas” que fortalezcan la creación de empleo y su calidad y la asistencia a los desempleados de larga duración, entras otros asuntos.

Mariano Rajoy (Foto: Pool Moncloa)Pool Moncloa / Diego CrespoLa próxima legislatura, ha añadido Rajoy, ofrece también la oportunidad de lograr definitivamente un “pacto nacional por la Educación”, con el fin de crear un modelo estable que garantice la igualdad de oportunidades y ponga el acento en la eficacia y la calidad. Rajoy se ha comprometido a proponer en el primer mes de su Gobierno la creación de una subcomisión parlamentaria “que permita la elaboración de un acuerdo consensuado en el plazo de seis meses” y que cuente, además, “con el consenso y la colaboración de la comunidad educativa”.

El Estatuto del personal docente, la reforma del sistema de gobernanza de las universidades, un programa contra el fracaso escolar y el impulso de la Formación Profesional figurarían entre las materias de ese pacto, según ha detallado.

Otro de los grandes retos, ha sostenido, es acordar “un sistema de financiación territorial estable y suficiente”, que asegure la calidad de los servicios públicos en condiciones de igualdad para todos los ciudadanos, ya que “la educación, la sanidad, la dependencia y otros servicios sociales prestados por las Comunidades Autónomas son, junto con las pensiones, las bases de la política social”. En este sentido, ha avanzado que su gobierno “abordará de inmediato los trabajos preparatorios para la convocatoria de una Conferencia de Presidentes Autonómicos en el Senado”.

Mariano Rajoy ha señalado que “el compromiso con la limpieza de la vida pública y el buen funcionamiento de las instituciones” atañe a todos los grupos políticos. Asimismo, ha dicho que en “España no existe impunidad para la corrupción” y ha asegurado que ha estado siempre abierto a “promover cuantas reformas sean necesarias para reforzar la confianza de los ciudadanos en la política y hacer de ella una actividad cada vez más transparente y más ejemplar”.

En este punto, se ha referido al conjunto de medidas en materia de lucha contra la corrupción pactadas con Ciudadanos en el mes de agosto y ha ofrecido al resto de los grupos que “enriquezcan el acuerdo con sus aportaciones”.

Diálogo y cooperación con Cataluña

Mariano Rajoy (Foto: Pool Moncloa)Pool Moncloa / Diego CrespoRajoy ha subrayado que “el reto más grave que tiene España” es el desafío secesionista que algunos están planteando en Cataluña. Al respecto, ha reiterado que “el único pueblo soberano es el que conforma la totalidad de los españoles” y que “nadie puede privar al pueblo español de su derecho exclusivo a decidir sobre su futuro ni sobre su territorio”.

Además, ha asegurado que si obtiene la confianza de la Cámara defenderá “la soberanía nacional y, con ella, la unidad de España, la igualdad de los españoles y el respeto a la ley y a los derechos fundamentales”. “Cumpliré con esa obligación y lo haré buscando en todo momento el entendimiento entre los grupos que comparten la defensa de los principios que recogen la Constitución”, ha añadido.

El jefe del Ejecutivo en funciones ha subrayado que siempre ha mantenido y mantiene su disposición al diálogo y a la cooperación con la Generalitat de Cataluña: “He procurado dar respuesta a las necesidades reales de los catalanes porque lo que les atañe, me incumbe y me importa”. Asimismo, ha asegurado estar dispuesto a “buscar fórmulas que acomoden mejor la necesaria solidaridad interterritorial”.

Presupuestos Generales

El presidente en funciones ha reclamado el acuerdo de los grupos para completar la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2017. Para ello remitirá en los próximos días a ambas Cámaras los objetivos de estabilidad presupuestaria y deuda pública, así como el límite de gasto no financiero del Estado.

A su juicio, la estabilidad presupuestaria “debe seguir siendo un compromiso que se respete desde el Gobierno y no se ignore desde el Parlamento”.

Responsabilidad compartida y diálogo

Mariano Rajoy (Foto: Pool Moncloa)Pool Moncloa / Diego CrespoRajoy ha destacado que cualquier proyecto que ley, reforma o proyecto que se debata en las Cortes “tendrá que ser fruto del acuerdo, de la negociación, de la cesión y del entendimiento”. “Debemos asumir la necesidad de diálogo no como un peaje incómodo, sino como una oportunidad de consolidar reformas amplias y duraderas y dejar a un lado las consignas propias de la pugna electoral para avanzar en el diseño de las soluciones a los problemas de nuestros compatriotas”, ha argumentado.

El presidente en funciones ha solicitado la colaboración de otras formaciones para lograr un gobierno que inspire confianza, sea fiable y tome decisiones al ritmo que exijan las circunstancias: “Si el gobierno está en minoría y no dispone por sí mismo ni de la fortaleza ni de la estabilidad que España necesita, tendrá que buscar colaboraciones para conseguirla”.

Este apoyo, ha precisado, no “supone que se fuerce la voluntad de nadie, ni que nadie tenga que renunciar a sus principios”, sino que “la excepcionalidad de las circunstancias exige que se dejen a un lado todas las confrontaciones ideológicas y se sumen los esfuerzos”.

“Tengo asumido que cada día tendremos que construir una mayoría para la gobernabilidad. Para eso necesitamos un gobierno abierto al diálogo. Esto es lo que ofrezco. Estoy dispuesto a negociar cuanto sea necesario todas las decisiones. Haré cuanto esté en mis manos para que podamos trabajar de forma conjunta por el bien de los españoles”, ha concluido.

Agenda del debate

La sesión de investidura se reanudará mañana jueves, a las 9:00 horas, con la intervención de los representantes de los distintos grupos parlamentarios. Tras el debate, tendrá lugar la primera votación, en la que el candidato necesita el apoyo de la mayoría absoluta de la Cámara, es decir, 176 diputados. Si no lo obtiene, se realizará pasadas 48 horas una segunda votación en la que el candidato será investido presidente si logra más votos a favor que en contra.

Dejar respuesta