PSOE postSuresnes… ¿’de izquierdas’?

“Un Pueblo siempre tiene el derecho de revisar, reformar y cambiar su Constitución. No puede una generación sujetar con sus leyes a las generaciones futuras”. Constitución francesa de 1793
Con el otoño llegan las anticipadas Elecciones Autonómicas andaluzas, las cuales ya pronosticamos antes que nadie – sin falsa modestia – a principios de año en el artículo Susana Díaz: adelanto electoral inevitable. La tropa cortalazos de la formación veleta de Falangito Rivera teme con razón que el final del proceso contra Chaves, Griñán y altos cargos encausados, unido a la incompetencia en la pésima gestión ya proverbial del susanismo, les enfangue también a ellos, por haberse comportado de leales mascotas en su función de comparsas-‘socios’ de gobierno de la Banda de los EREs.
Aprovecharse del analfabetismo político dominante para intereses personales espurios o de facción partidista, al arrimo de la cosa pública, debería estar tipificado como delito. Así el frente ‘constitucionalista’ de las JONS, articulado en la Pp$OEC’s, ofende nuestra inteligencia cuando no nos toma directamente por imbéciles.
En primer término, por muchas alharacas que se monte mi paisana y hasta irse de madriz al cielo vecina en Córdoba, la encumbrada a Moncloa Carmen Calvo, partidos-órganos del Estado, sufragados por éste, no pueden ser ‘de izquierdas’ y no están facultados para restañar las gravísimas heridas de su propia corrupción sistémica. No representan a la sociedad civil con independencia, respecto a los abusos o desafueros que perpetre el leviatán jacobinista: sirven a la mano que creen que les da de comer. A pesar de quien paga sus nóminas, elabora y recolecta sus alimentos: el Pueblo, al que remite siempre la Ley, primer y último garante de la misma. En una sociedad verdaderamente democrática, claro, no en este bodrio tardofranquista que surgió de las Cortes de una dictadura sin Proceso de Asamblea Destituyente alguno… ni tampoco Proceso Constituyente, pues sus ‘padres’ – entre ellos Fraga y el abogado de la mujer de Urdangarín, Roca – pergeñaron el refrito ‘constitucional’ en secreto, a espaldas de la ‘ciudadanía’ devenida en súbditos.
Se reconoce uno ‘de izquierdas’, desde la Revolución Francesa, no por la mercadotecnia politiquera o porque con barata demagogia presuma alguien de redentor de ‘los de abajo’, sino por la ubicación que se ocupa en la Cámara de la Representación popular. Y esta posición a la que adscribirse se deriva desde los tiempos de la Ilustración por la cercanía o aversión que tienen los cargos electos en relación al Trono y al Altar. No, Carmen, que no puede ser… que siendo Susana Díaz y tú más monárquico-papistas que Jaime Peñafiel, con diferencia, el postureo del populismo ‘de izquierdas’ abochorna al más templado.
La madrileñizada egabrense vicepresidenta no logra fingir ignorancia, siendo su especialidad el Derecho Constitucional, que no es el ‘derecho’ subjetivo a interpretar leyes con la receta de la casuística jesuítica o de otra secta vaticana – deberá ser esta la ‘historia complicada’ a la que alude -, al albur del relativismo ideológico o moral. Ya se sabe… incluso las elecciones según confiesan los epígonos del fascio rojipardo, copiando las consignas de sus purpurados amos, ‘las carga el diablo’.
No nos dejemos vilmente estafar por esa patulea de chusqueros ‘periodistas’ del centralismo cómplices de no contar con una democracia genuina. Si no existe auténtica Separación de Poderes en origen, ejercicio y funciones aún no tenemos Constitución. Por mucho que a algunos obedientes togados les den jefaturas del Ministerio de turno, en apariencia para compensar tal esperpento… si el Banco Azul interfiere en la Soberanía Judicial supuesta, la ‘ley de leyes’ se torna humo de pajas. Ni se manifiesta representatividad alguna cuando los diputados en vez de expresar su propio criterio se dedican a hacer de palmeros de los gerifaltes en listas-plancha.
Lo hemos comprobado en la aplicación torticera, con el objeto de dar un escarmiento a los catalanes, del Artículo 155. En la brutalidad impuesta por Berlín para adulterar con enmiendas el Artículo 135, imponiendo un techo de déficit sin el refrendo popular. En una noche quedó convencido Rubalcaba del apaño de Rajoy y Zapatero… confundiendo la química ‘legal’ con la alquimia ilegítima de los despachos para vulnerar las leyes. O en el desprecio a los DDHH de las ‘devoluciones en caliente’ a Marruecos, denunciado con admirable coraje por el Colegio de Abogados de Ceuta, y que ahora nos encasqueta el Estado francés invocando una ‘ley antiterrorista’ suya, para endosar inmigrantes al sur de los Pirineos que no se adecuen a la nívea blancura epidérmica de Le Pen… cual si el color del trasero de las gallinas fuese modelo de belleza.
Pero la misma que ejerce de putativa mamá del juez Llarena pagándole de nuestros impuestos un bufete por todo lo alto en Bélgica,pretende que algunas injerencias del Poder Ejecutivo en el Judicial pudieran constituir ‘asuntos de Estado’… sin saber si se refiere con esa patraña a los rancios temas emanados del ‘movimiento nacional’ totalitario del egabrense más famoso después del genio Ben Moqadén y salvando las siderales distancias: José Solís Ruíz, aquel visionario ministro de Franco, cangrejo anticipado a su tiempo marcha atrás, que comparaba el Estado con… ¡una plaza de toros! (a los que tan a aficionada es la ministra, maltrato animal con pica, banderillas, estoque, descabellos, cortes de orejas, rabos y mucha sangre en el circo antieuropeísta).
Lo que pone en peligro algo remotamente parecido a un Estado de Derecho no reside tanto en las ‘performances’ catalanas para forzar a los andaluces a calzarnos más ilegales e ilegítimas ‘asimetrías’ competenciales y económicas. El pisoteo anticonstitucional impune viene de la mano de las que como Carmen Calvo, el presidente Perico ‘Bandazos’ Sánchez y Susana Díaz nos discriminan por ‘género’ (masculino y femenino sólo en la gramática, no somos anglosajones), cuando quieren decir con intolerable arbitrariedad POR SEXO.
Atropellan con cinismo el Artículo 14 de su propia ‘Constitución’ imponiendo cuotas de supremacismo sexista o subvencionadas ‘discriminaciones positivas’ – para enmascarar con inducidos conflictos intersexuales la ausencia de políticas de clase -, como si el hecho del ‘empoderamiento femenino’ fuese garantía de progreso social (EEUU y Alemania vivieron esta última ola de hegemonismo hembrista hace veinte años; allí el ochenta por ciento del consumo se orienta a las mujeres, con mayor disposición económica… ¿y sus grandes logros se han materializado en entronizar al hombre de confianza del kukluxklán, Donald Trump, y en el caso del IV reich merkeliano con los nazis de tercera fuerza política y en ascenso, mientras se afanan en perpetrar pogromos racistas por las calles? No, gracias, para este viaje hacia la podredumbre inhumana no precisamos alforjas).
Por otro lado sin Separación Iglesia-Estado no puede existir real democracia, sino ‘democracia’ real, la del confesionalizado hijo del rey de Franco, al que nadie ha votado. Así lo advierte el Artículo 16 relativo a la ‘aconfesionalidad del Estado’. No porque con careta de ‘patriota’ ciertos cargos, electos o no, no tengan derecho a profesar las creencias que les plazca. Por la razón de que representantes públicos, en el desempeño de sus funciones, no es lícito que invadiendo espacios de todos muestren cesión de soberanía a un Estado foráneo… el más dictatorial, patriarcal, misógino y avariento del planeta: el fundado por Mussolini en 1929, el Vaticano.
¿Puede extrañar a alguien que no sea ‘cuestión de Estado’ la desaparición de treinta mil bebés secuestrados por los clerical-franquistas o que en el E. Español  – y portugués – no se conciencie a la población y se persigan por estos lares, con la debida diligencia, delitos de pederastia que afectan al tingladillo del amigo del general Videla, Bergoglio, en el mundo entero? O que no se atrevan con fútiles subterfugios a inventariar las propiedades incautadas por los agentes del Estado extranjero romano, desde el minuto uno de la tiranía del sanguinario enano de El Ferrol hasta la actual fecha…
¿Con qué cara se presentan algunas politicastras en las manifas de capamachos por la mañana mientras explotan a la chacha sin asegurar, consienten la segregación por sexos en aulas ‘concertadas’ a costa del erario público, marginan a las trabajadoras sexuales, y ni afean la servidumbre de las beatas explotadas en conventos y casas particulares por los sectarios chiringuitos religiosos no fiscalizados de Castelgandolfo…? Pero eso sí, continuarán llevando sin rubor a las ‘catequesis’ a sus hijos, importándoles al parecer un comino dejar a chiquillos en privado con pastores que pudieran ser lobos depredadores sexuales de inocentes zagales indefensos.
Trasladar al genocida múltiple Franco de su megalomaníaco mausoleo sin sacar al nacional-catolicismo, su doctrina, de las instituciones no sirve más que para hacer el ridículo en el papel de Sísifo, aquel desgraciado que condenado por Zeus a subir con una roca a la montaña, al llegar a la cima debía repetir el inútil esfuerzo una y otra vez. Y por cierto, cantamañanas de tramposas ‘reconciliaciones’, el nombre del Valle donde están los despojos del carnicero autócrata al lado de su inspirador intelectual de cabecera José Antonio Primo, se denomina Cuelgamuros, de Cuelgamoros (Sánchez-Albornoz dixit), infame recuerdo de vuestros buenos tiempos en los que aquellos quiñoneros, señores de horca y cuchillo, iban ‘purificando la raza’ por la Sierra de Guadarrama y sus estribaciones…
¿No habéis pensado, ‘reconciliadores’ de opereta, en que la Memoria de aquellos a los que machacó aquella ley vuestra tan querida y añorada, la de ‘limpieza de sangre’, se merecen también un Respeto en digna remembranza de ese exterminio? No será por falta de huesos: en La Prisión rojigualda de Naciones de los matamoros, por doquier se esparcen lugares denominados de La Matanza… Se ve que no quieren pasar página ni aun con una plaquita de metacrilato en esa casposa megaestructura hortera y facha: Memoria Histórica a la carta, lo de siempre… Pues nada, clerical-imperialistas pardos o colorados, nos vemos en el inminente 450 Aniversario del Levantamiento del Pueblo Morisco o Andaluz, durante tres años, frente a la tiranía y expolio de la Corona. Os prometemos unos coros y danzas andalusíes por los media que os harán seguir disfrutando de ser considerados la irrisión universal.
En fin, salta a la vista el resultado fin de fiesta no sólo en las colonias de Al-Andalusía y Kanaryas: un desastre demográfico sin precedentes, una sangría de emigrantes imparable, unos índices socioeconómicos catastróficos con casi el ochenta por ciento de la población sin poder llegar a fin de mes, una Sanidad y Educación ignominiosas, una ineptitud administrativa de la Junta vergonzante, en paralelo a un desinterés total en derogar la reforma laboral y la ley-mordaza que les delata, y acompañada tanta barbarie por la propaganda del Gusanismo de ‘san’ Telmo, sede de la presidencia de la Junta, despilfarro para darse autobombo evaluado en unos seiscientos millones de euros, a la salud del contribuyente.
Después de cuarenta añitos, sin alternancia en el poder, llega el tiempo de jubilar al pútrido Cortijo sociata y a sus tramas clientelares. Y no observamos inclinación alguna de la sedicente ‘oposición’ por la limpieza electoral en próximos comicios: en supervisar a ‘doble llave’ el Código Fuente informático, y proceder a un recuento paralelo de los votos en las siguientes elecciones (pueblo a pueblo, barrio a barrio) con la invitación a observadores internacionales… esas cositas que sólo deben servir para Venezuela y Nicaragua, no para los nacionalistas españoles, conocidos por su escrupulosidad en los procedimientos democráticos desde mucho antes del 1-O en Ferraz y Catalunya.
Aquí Susana Díaz, aunque aupase a Rajoy a Moncloa y fuese la designada a dedo por Griñán, ‘El Honesto’, con envolverse en la Estanquera y ser devota de la Esperanza de Triana ya esta todo solucionado… Aunque la inmensa mayoría de la población no hayamos votado esa ‘constitución’ del régimen del 78 o 39 bis, y ya haya pasado más de medio siglo de aquellos versos inolvidables de Bob Dylan: “Vuestro viejo camino está/ marchitándose rápidamente./ Por favor, salid del nuevo/ si no podéis echar una mano,/ porque los tiempos están cambiando”.

Al-Hakam Morilla Rodríguez, Coordinador de Liberación Andaluza. Cuenta de twitter bloqueada por la censura: @lascultura. Nueva: @liberacionan

Dejar respuesta