Periodistas amenazados

Cuando escribí mi artículo sobre “Periodistas del misterio” me dejé en el tintero algunos casos de compañeros presionados que merecen reconocimiento público. La oscuridad gana poder cuando nos acojonamos, y lo pierde cuando publicamos sus secretos.

El caso más reciente es el del director de “La Tribuna de Cartagena”, Josele Sánchez, al que le han ofrecido mucho dinero para que deje de investigar el posible asesinato de Emilio Botín,presidente del Banco de Santander.

http://www.eldiariocantabria.es/articulo/cantabria/director-tribuna-cartagena-insiste-posible-asesinato-emilio-botin/20180205110356040429.html

Josele prepara más capítulos, centrados en la trama colombiana, del narcotraficante Jesús Samper, de la familia del que fue presidente colombiano. Por otro lado denuncia una campaña deacoso y amenazas hacia su persona por parte de individuos y colectivos.

Si lo hubiera aceptado, no nos hubiéramos enterado de nada, porque también hay periodistas sobornados, como en toda familia hay un garbanzo negro. Se les distingue porque son muy aburridos: tratan temas anodinos que no molesten el poder, y a veces se les ve mucho el plumero cuando hacen la pelota.

El caso más dramático es el del periodista y abogado Juan Ignacio Blanco, compañero de mi promoción, a quien le arruinaron la vida, la carrera, y hasta le provocaron un cáncer, por tratar de investigar el crimen de las niñas de Alcácer, igual que hicieron con el padre de Miriam por el mismo motivo. En su momento me solidaricé con él a través de un artículo de opinión.

También fue amenazado el famoso periodista y escritor Juan José Benítez (cuyos libros me encantan, y están prohibidos por el Opus Dei) para que no investigara determinadas conspiraciones, pero él no quiso arriesgar la seguridad de su familia. No se lo reprocho, porque la familia es lo primero.

Una secta amenazó también al periodista Pepe Rodríguez, especializado en sectas, pero él se defendió depositando ante notario una información comprometedora sobre dicha secta, con la orden de hacerla pública en el caso de que le ocurriera algo malo. Desde entonces no han vuelto a molestarle.

A Javier Sardá le cerraron sus “Crónicas marcianas” porque quiso invitar a Alberto Canosa a su programa, el personaje más censurado en todos los medios de comunicación. Canosa es abogado e investigador de enigmas y misterios, pero nadie quiere que hable de la Cueva de Hércules en Toledo o de los cuerpos de gigantes enterrados en rocas.

El propio Iker Jiménez engañó a Alberto Canosa cuando le sacó información sobre la Cueva de Hércules, para publicarla en su programa, sin mencionar para nada a su autor y descubridor, porque está absolutamente prohibido por los de arriba.

Canosa tuvo que autoexiliarse en Alemania porque le mataron a su abogado y fue engañado por Antena-3 cuando firmó un contrato ante notario que nunca cumplió, porque la cadena fue amenazada de cierre también por “los de arriba”.

Precisamente el infarto súbito del doctor Jiménez del Oso llegó justo en el momento el que quiso entrevistar a Alberto Canosa. A él no lo han podido asesinarle porque está muy protegido.

Por tocar estos temas, el periodista Santi Prados recibió una amenaza de muerte por teléfono,cuya grabación escuché. En cambio a la investigadora Virtu Pontes le quemaron el ordenador y hasta intentaron volverla loca por el mismo motivo.

A mi no me han amenazado nunca, pero me han ‘aconsejado’ paternalmente que no toque algunos temas “por mi propio bien”.

¿Libertad de expresión? ¡Ja! Estamos dominados por mafias de poder como en la edad media, y al que se sale del rebaño van a por él.

Son malos tiempos para la ética, pero todavía quedan muchos héroes anónimos y conocidos que son ejemplo de integridad y que merecen todo honor y respeto por la gente de bien.

Los casos deben ser infinitos, pero yo sólo conozco unos pocos, y he querido dar testimonio de ellos para iluminar la oscuridad con el conocimiento público. Joaquín Abad me llamó “paranoico retorcido” pero la triste realidad de este oficio de tinieblas me da la razón.

Cuando dije que la investigación de enigmas y misterios es el trabajo más apasionante que conozco, olvidé añadir que puede ser tan adictivo como una droga y tan peligroso como un trapecio. Por eso nos aconsejaban “no te metas en estos temas que te vas a volver chalado”.

Periodistas del misterio

Guillermo Herrera, 18 abr (Bahía del Palmer).- ¿Por qué enferman o mueren tantos periodistas dedicados a investigar temas de misterio? Las respuestas a esta pregunta pueden ser muchas, y no descarto ninguna incluidas las teorías conspirativas, pero la explicación más sencilla es la misma que tiene el tabaco: puede ser peligrosa para la salud la investigación de temas densos, oscuros y siniestros, o incluso conducir al trastorno mental. Digamos que cuando buscas demonios, te los llevas a casa de regalo. Yo mismo acabo de eliminar mi blog de “Periodismo de Misterio” por razones higiénicas.

Nunca olvidaré el infarto súbito que mató al doctor Jiménez del Oso, pionero en la investigación de estos temas en España. ¿Le hicieron vudú para silenciarlo? Tampoco olvidaré el extraño pinchazo que recibió en la calle el periodista catalán Andreas Faber Kaiser, director de la revista “Mundo Desconocido”, que le contagió el sida y lo llevó a la muerte. El periodismo es una profesión de riesgo, y cuando revelas conspiraciones, más todavía.

En cambio el mayor superviviente de esta raza de periodistas es Iker Jiménez. Su fórmula es muy sencilla: no meterse en camisa de once varas, es decir, no tocar temas que puedan molestar al poder para no perder su trabajo, y mantenerse dentro de la ortodoxia científica, con temas que a veces tienen poco de misterio, o con fantasmas caseros que son demasiado repetitivos.

Otro superviviente veterano es mi amigo Enrique de Vicente, director de la revista Año Cero, con la que yo mismo colaboré hace años. Además de sabio es mucho más astuto que yo, y tiene una habilidad mundana innata para llevarse bien con todo el mundo, porque es un maestro de las relaciones públicas.

Yo mismo fundé y dirigí en 1.988 el primer periódico mensual nacional de misterio llamado “Universo Secreto”aprovechando la misma infraestructura del semanario de sucesos “El Caso” que se hacía desde Almería, pero sólo duró un año porque a mi exjefe Joaquín Abad no le pareció un negocio rentable y en eso se equivocó como en muchas otras cosas.

Actualmente los mejores investigadores y divulgadores del misterio están en la plataforma de vídeos de Youtube y son muy buenos todos ellos. Sólo mencionaré unos pocos nombres pero hay muchos más que me enseñan cosas nuevas todos los días y aprendo mucho de ellos: David Parcerisa, José Luis Camacho, Luis Carlos Campos, Vicente Fuentes, León Valverde, Carles Torá y Alberto Canosa, que parece ser un futuro líder profético.

Investigar el misterio y la conspiración es el trabajo más apasionante que conozco pero a mis años he llegado a la conclusión de que no se puede vivir todos los días con fantasmas o te vuelves loco, y de que hay que hablar de todo como la vida misma, sin excluir lo oculto.

Dejar respuesta