Mis primeros presupuestos municipales

Al ser elegido concejal por IU en las últimas elecciones municipales, en la oposición y con grupo municipal propio, se me ha facilitado una copia del Presupuesto para estudiarlo en un lapso de tiempo que considero un poco desesperado, sobre todo de cara a un Pleno Ordinario donde sería aprobado o rechazado. En este sentido, se convocó una Junta de Portavoces (18-12-2015), de cada grupo municipal (PSOE, PP, Ciudadanos e IU), donde se nos entregó también una relación de gastos e ingresos para mayor transparencia, según palabras de la portavoz del equipo de Gobierno (PSOE). Seguidamente reunida la Comisión Informativa (23-12-2015) se añadió al grueso de la documentación una copia de la RPT (Relación de Puestos de Trabajo) municipal.
 
Qué sorpresa la mía cuando, para rematar, me informaron de que solo tenía un día para ver el expediente ya que, como he dicho, aunque la comisión informativa era el 23 de diciembre y el Pleno el 29, la única fecha disponible para estudiar dicho expediente era el lunes 28, solo 24 horas para elaborar y argumentar una votación.
 
Bien hubiese estado poder tener a mi disposición la liquidación del Presupuesto en curso, el resumen por capítulos, las bases de ejecución, el informe jurídico de Intervención, el informe del alcalde y el anexo de inversiones con una semana o por lo menos dos días para poder estudiar todo a fondo junto a mi organización.
 
No es de recibo pretender que se apruebe o rechace un Presupuesto habiendo dispuesto de tan solo unas escasas horas para estudiar tan vasta y árida documentación. Es necesario entender que solo los concejales del equipo de gobierno pueden permitirse dedicar todo el tiempo y esfuerzo del día a esto, dado que el resto tenemos un trabajo del que vivimos.
Si esta es una prueba de transparencia y servicio público al ciudadano por parte del gobierno del PSOE de Vícar creo que debería consultar algún diccionario para ver su significado.

Si un Presupuesto es el documento más importante de un Ayuntamiento, sobre todo en uno tan endeudado como el nuestro, tanto mi organización como yo, como ya hemos señalado más de una vez, creemos que no son formas. Por lo que hacerlo de esta manera es casi un insulto a la inteligencia.

Dejar respuesta