María José López Carmona, de víctima a culpable

No es la primera vez que ello sucede ni será la última, pero sí es la última vez, por el escaso tiempo en que ha sucedido, que constato la capacidad para conseguir lo opuesto a lo real, y en política tiene unas vertientes, todas interesadas, en las que suele acontecer con suma frecuencia, dejando alucinadas a la mayoría de las personas que intervienen, las víctimas por razones obvios y los culpables alardeando de capacidad.

Permítaseme incrustarme en la violencia de género para ofrecer una visión más inteligible al caso que me ocupa hoy, donde se habrá observado que a la mujer maltratada se le crea un cierto sentimiento de culpabilidad por las estrictas medidas que se le adoptan, en tanto que al maltratador se le ofrecen ciertos consejos que contrastan socialmente. Y lo ocurrido en Roquetas de Mar, por lo que yo sé, y me parece, sin alardear, saber bastante, se le parece bastante al símil, en que la víctima está siendo vilipendiada y el maltratador se está consolidando políticamente.

En el epicentro del problema surgido en el PSOE de Roquetas de Mar se hallan intereses personales, que yo vengo sosteniendo está la mayoría relativa del PP en el Ayuntamiento tras cuatro lustros de Gobierno. No hay que olvidar que el Candidato a la Alcaldía lo fue tras un corto período de tiempo como Secretario General al que accedió mediante una Moción de Censura a su antecesor, Juan Miguel López. Los cargos públicos conseguidos de este modo no he visto uno que haya conseguido consolidarse por mucho que se agarren a él, y ejemplos a decenas.

Con una organización política polarizada se consigue ser determinante para la elección de Alcalde, algo similar a lo ocurrido a nivel nacional con Mariano Rajoy pero que en éste caso la víctima es una concejala cuando lo tenía que haber sido el Secretario General, al haber sido el que ha provocado la pérdida de un concejal en su grupo y conseguir polarizar la Ejecutiva Local. Así, pues, el problema no lo ha creado la ExSecretaria de Organización y exconcejal socialista sino que lo ha generado el ahora Tri-Secretario General y Portavoz Municipal.

Lo más fácil de hacer llegar es que Manolo García perdió la confianza en María José López Carmona al escuchar una grabación íntima hecha por una persona de la confianza del Secretario General al marido de la ExSecretaria de Organización tras nombrarle dos adjuntos, en la que por el momento y por la confianza salía mal parado el portavoz municipal. Inmediatamente se hizo con la grabación Manolo García y la esposa del que emitía la opinión fue cesada fulminantemente como Secretaria de Organización, iniciándose un proceso en cascada que ha acabado con la militancia en el PSOE y fuera del Grupo Municipal Socialista, eso sí, por voluntad propia y no mediante incoación de expediente. La grabación es el comentario jocoso, y tras haberlo hecho público para deleite del respetable me comentan que está pendiente de ser llevado al Juzgado para su correspondiente evaluación.

“Dos que duermen en el mismo colchón no tienen que ser de la misma condición”, por lo que intuyo que ya estaba diseñado el plan para defenestrar a María José López Carmona, uno de los dos pilares en que se apoyó Manolo García para conseguir la Secretaría General. Y conseguida la excusa, la susodicha grabación, solo restaba ir subiendo peldaños, y muy bien que los ha subido, por el momento y las circunstancias, con la complacencia de la Ejecutiva Provincial, tanto del sector oficialista como el supuestamente ‘quítate tú para ponerme yo’.

Tras el pistoletazo de salida surgieron dos opiniones: la que sostenemos que la raíz del problema se encuentra en la Moción de Censura al PP y la que asegura se debía a la necesidad de pagar los servicios prestados a Juan Francisco Ibáñez con una liberación a tiempo completo tras su dimisión como presidente de la federación cooperativista.

Ya sabe el amable lector que distrae su tiempo en este espacio periodístico que soy muy cabezota y hasta que no se me demuestre lo contrario no cambio de opinión, por lo que sigo sosteniendo que la clave se encuentra en la Moción de Censura, ante la que Manolo García tiene la posición tan irracional políticamente, desde mi humilde punto de vista, de ser el Alcalde o no se desbanca al PP; en tanto que Ciudadanos no piensa que Manolo García sea la persona adecuada para ser Alcalde, en lo que coincide esta formación política con otras personas que han sondeado al portavoz socialista. La irracionalidad externa se torna en interés personal al entenderse que bien le debe ir con el PP, coincidiendo plenamente con el Secretario General Provincial del PSOE y con el que además cuenta con el momento político que se vive en esta formación política. No sólo es mejor mantener al PP, parecen entender, y los intereses unen obviamente, sino que además les aporta los delegad@s roqueter@s a los próximos cónclaves, que fue una de las razones por las que cenó en Roquetas de Mar con mujeres Susana Díaz.

La otra opinión que se ha conformado tras el pleno de ayer es la de la petición de un suculento sueldo para Juan Francisco Ibáñez, al haberse presentado el escrito momentos antes de la sesión plenaria. Las crónicas informan de que el pleno lo monopolizó María José López Carmona con su sueldo, pero nada se cuenta de que el Grupo Municipal Socialista lo primero que hizo fue pedir un sueldo para el maestro Juan Francisco Ibáñez y que el Grupo Municipal seguirá teniendo la asignación económica que poseía cuando eran seis y no cinco como son ahora, más las asignaciones por las comisiones informativas y por concejal como hasta ahora, con lo que, como diría el castizo, ‘a más tocamos’, y si han logrado vender mediáticamente que su concejala se ha ido por dinero pues la operación ha salido perfecta, y a repetirla en otro municipio. Pero lo que no cuenta el PSOE, ni el de Roquetas de Mar ni el provincial, es que mientras consiguen estos éxitos mediáticos la gaviota sobrevuela el cielo de la provincia y comicios tras comicios la provincia de Almería es electoralmente del PP.

Dejar respuesta