Marea Blanca denuncia que “el cierre de camas y quirófanos en la sanidad pública solo beneficia al sector privado”

Como ya se difundió en varios medios, este verano se vuelven a cerrar más de 180 camas hospitalarias públicas durante los meses de verano en la provincia de Almería. Estos cierres se concretan en 38 camas menos en el Hospital La Inmaculada de Huercal Overa, hasta 70 camas en el Hospital de Poniente y unas 84 camas en el Hospital Torrecárdenas. A lo que hay que sumar la inactividad en los quirófanos y la drástica reducción en las consultas de especialistas y pruebas diagnósticas como TAC, ecografías, resonancias, etc. Las “razones” que ofrecen las distintas direcciones de los hospitales a estos salvajes recortes en los servicios que ofrecen nuestros hospitales son las de siempre; “obras de mantenimiento”, “reformas”, “disminución en la demanda asistencial por parte de la población” o, directamente, para poder dar las vacaciones al personal. Marea Blanca Almería quiere denunciar que la razón de los gestores de nuestra sanidad pública para estos recortes, lejos de optimizar los recursos humanos y materiales de los que disponen para dar la mejor atención posible a la población almeriense y a los miles de visitantes que en estos meses llegan a nuestra provincia, es la de debilitar nuestra sanidad y reforzar con conciertos a la sanidad privada, como demuestra el mantenimiento de una planta entera de la Clínica Mediterráneo concertada para enviar pacientes “sobrantes” del Hospital Torrecárdenas. Unas camas de hospitalización low cost con menos personal médico y de enfermería y en habitaciones diseñadas para un paciente y reconvertidas en dobles para aumentar la capacidad. Así mismo, el descenso e inactividad en quirófanos, consultas o pruebas diagnósticas durante el verano traerá como consecuencia directa el aumento de las listas de espera, lo que volverá a servir de justificación para derivar pacientes de la pública a la privada. Una estrategia desleal del gobierno de la Junta de Andalucía con un servicio público esencial como es la sanidad, que tanto defienden en declaraciones a los medios pero que no dejan de debilitar con el desvío de fondos públicos al sector privado en vez de fortalecer nuestros hospitales con más medios materiales y más profesionales que garanticen una asistencia sanitaria de calidad y sin demoras a la población. Desde Marea Blanca exigimos que se haga público el coste anual que tienen las privatizaciones de servicios sanitarios en nuestra provincia, que el Delegado de Salud exponga los datos concretos de los millones de euros que se dejan de invertir en la Sanidad Pública para beneficio de las compañías privadas de salud. Volvemos a hacer un llamamiento a la ciudadanía para que exija la Sanidad Pública que merece Almería con escritos y reclamaciones en los hospitales de la provincia para que se pongan a disposición de las necesidades de la población las camas, quirófanos, consultas y equipos diagnósticos cerrados.

1

Como ya se difundió en varios medios, este verano se vuelven a cerrar más de 180 camas hospitalarias públicas durante los meses de verano en la provincia de Almería. Estos cierres se concretan en 38 camas menos en el Hospital La Inmaculada de Huercal Overa, hasta 70 camas en el Hospital de Poniente y unas 84 camas en el Hospital Torrecárdenas. A lo que hay que sumar la inactividad en los quirófanos y la drástica reducción en las consultas de especialistas y pruebas diagnósticas como TAC, ecografías, resonancias, etc.

Las “razones” que ofrecen las distintas direcciones de los hospitales a estos salvajes recortes en los servicios que ofrecen nuestros hospitales son las de siempre; “obras de mantenimiento”, “reformas”, “disminución en la demanda asistencial por parte de la población” o, directamente, para poder dar las vacaciones al personal.

Marea Blanca Almería quiere denunciar que la razón de los gestores de nuestra sanidad pública para estos recortes, lejos de optimizar los recursos humanos y materiales de los que disponen para dar la mejor atención posible a la población almeriense y a los miles de visitantes que en estos meses llegan a nuestra provincia, es la de debilitar nuestra sanidad y reforzar con conciertos a la sanidad privada, como demuestra el mantenimiento de una planta entera de la Clínica Mediterráneo concertada para enviar pacientes “sobrantes” del Hospital Torrecárdenas. Unas camas de hospitalización low cost con menos personal médico y de enfermería y en habitaciones diseñadas para un paciente y reconvertidas en dobles para aumentar la capacidad.

Así mismo, el descenso e inactividad en quirófanos, consultas o pruebas diagnósticas durante el verano traerá como consecuencia directa el aumento de las listas de espera, lo que volverá a servir de justificación para derivar pacientes de la pública a la privada. Una estrategia desleal del gobierno de la Junta de Andalucía con un servicio público esencial como es la sanidad, que tanto defienden en declaraciones a los medios pero que no dejan de debilitar con el desvío de fondos públicos al sector privado en vez de fortalecer nuestros hospitales con más medios materiales y más profesionales que garanticen una asistencia sanitaria de calidad y sin demoras a la población.

Desde Marea Blanca exigimos que se haga público el coste anual que tienen las privatizaciones de servicios sanitarios en nuestra provincia, que el Delegado de Salud exponga los datos concretos de los millones de euros que se dejan de invertir en la Sanidad Pública para beneficio de las compañías privadas de salud.

Volvemos a hacer un llamamiento a la ciudadanía para que exija la Sanidad Pública que merece Almería con escritos y reclamaciones en los hospitales de la provincia para que se pongan a disposición de las necesidades de la población las camas, quirófanos, consultas y equipos diagnósticos cerrados.

1 Comentario

Dejar respuesta