Lucha por la estabilidad

0

Ser parte de la sociedad, quiérase o no, es ser fragmento aceptante del Sistema establecido. Objeto de su domesticación supone haber nacido en él y desde la más tierna infancia. Por regla general, la madre y la familia, la guardería y el colegio, los amigos y compañeros, los medios de vida y el ambiente fueron conformando nuestra aceptación, negación o indiferencia. Una vez modelados, nos percatamos que, sin consentirlo ni posibilidad de volver atrás, inculcaron en nosotros gustos, costumbres, estudios, comportamientos, trabajos,… que decidirán nuestro desarrollo.

¿Qué hacer si el Sistema no nos agrada?: ¿No estudiar lo que nos propusieron? ¿No practicar el deporte que nos enseñaron? ¿Oír música que jamás escuchamos? ¿Apagar la televisión que nos dormía? ¿No comprar el coche que nos contamina? ¿No acudir a las procesiones que nos llevaron? ¿No combatir a los caciques que se alternaban en el poder? Leamos con atención lo que sigue.

Nuestra negación se tornará problemática ya que ello no contribuye a sus fines. Nos obligarán a pagar impuestos igualmente, aunque renunciemos a los derechos conseguidos (asistir a los hospitales, circular por las carreteras asfaltadas, desestimar una futura pensión…) por lo que, por norma, lo mejor es aceptar el Sistema (social, político, económico) salvo que te conviertas en un anacoreta (único ser anti-sistema) o juegues a ser indiferente manteniendo un imposible como lo son la soledad, la igualdad, el silencio, la libertad, la independencia… en su valor más absoluto. Después, se habrá de tomar partido y rebelarse en la búsqueda de lo que uno se proponga cuestionando al poder y a lo establecido, siempre que con ello no atentes la integridad de los demás.

Apenas si sabemos el porqué, el cómo  o el para qué se impuso la tradición, el modelo, la religión, la política… o, si se instaló con engaños, traiciones, conveniencias o doctrinas…, pero lo que sí sabemos es que queremos vivir mejor y, por tanto, en ello hemos de esforzarnos, reclamar, cambiar, insistir e innovar, en su caso. 

 

Los hombres deberíamos comenzar desde una misma línea de partida para tener igualdad de oportunidades y nuestra vida, pese a crisis, problemas o altibajos, hemos de vivirla de forma estable, con un quehacer asegurado, siendo útiles a la sociedad, sin que el mínimo vital de supervivencia nos falte (comida y vestido, salud y cobijo, educación y cultura, justicia y oportunidad) sea en la infancia, en la enfermedad o en la vejez… Nuestras expectativas para formar una familia, para emprender un negocio, para crear una actividad… no pueden estar al albur de otra persona física o jurídica, si no (en último término) sujeta al derecho a trabajar que la Constitución recoge y que el Estado ha de facilitar. Si tan sencillas premisas no se cumplen, habrá que conseguirlas con las armas a nuestro alcance: protestas, reivindicaciones, huelgas, manifestaciones continuas… en demanda de ocupación y seguridad, toda vez que (y sirva para todos) nada se regala, lo que no cuesta no se valora y quien no se siente útil está muerto. Eso sí, no perdamos un ápice de libertad (ningún un pájaro quiere jaulas por mucho que sean de oro), que es uno de los principales valores a conservar, y respetemos la libertad de los otros. Lógico pues, será que la empresa, el autónomo (motores del trabajo) también defiendan sus intereses legítimos, procurándose el beneficio mediante el despido libre, por lo que, siempre y cuando el hombre alcance la estabilidad, antes aludida, aceptemos la Reforma laboral actual. Una reforma a todas luces injusta y absolutamente rechazable por sí sola, salvo que la Administración dote al desempleado de ocupación (mínima compensación de protección) tal como apuntamos anteriormente.

El Gobierno, el Sistema y la Sociedad ha de comprender que, sin empleo o función que permita vivir dignamente, no hay vida y, por consiguiente, es preferible morir en pié combatiendo, que desfallecer de inanición arrodillado como un paria.

Dejar respuesta