Love of Lesbian se abriga con la magia del teatro para compartir su repertorio más poético en un Auditorio a rebosar

0
23

Love of Lesbian se desnudó anoche de los hits más festivaleros, para abrigarse con la magia del teatro y compartir con los almerienses un espectáculo donde brotó la poesía que respiran los temas de esta banda instalada en la cima de la música indie. Desde el pedestal bajó hasta un Auditorio Maestro Padilla a rebosar de seguidores, para ofrecer un concierto arriesgado, honesto y auténtico, en el que las artes escénicas se pusieron al mismo nivel que las canciones, para crear una estética muy cuidada, que permitió disfrutar en su plenitud del concierto teatralizado del grupo que lidera Santi Balmes. Hubo química, conexión y cercanía, en una de las actuaciones estrella del programa de invierno del Área de Cultura del Ayuntamiento de Almería.

El escenario se fue construyendo delante del público, como si quisieran enseñar la ciudad en la que iban a vivir las próximas tres horas, mientras que Santi Balmes, sentado y reposado en una esquina, interpretaba ‘Nada’, seguida de ‘Cuestiones de familia’ y ‘Contraespionaje’. Un espectáculo vertebrado a partir del repertorio más poético de Love Of Lesbian, acompañado por sombras chinas, títeres y otras disciplinas teatrales, que se entremezclan con las letras y la música, para inspirar una experiencia emocional y multiplicar así las sensaciones de cada tema. Ensoñaciones como ‘En busca del mago’ y ‘Voy a romper las ventanas’.

 

Jordi Roig (guitarra), Joan Ramón Planell (bajo y sintetizador) y Julián Saldarriaga (guitarra, secuenciadores y coros) al fondo; Oriol Bonet (batería y programación) y Dani Ferrer (teclados) en los laterales, y Santi Balmes (voz) delante, dejando el centro para que sucedan las historias teatralizadas con las que interpretaron las canciones, muchas de las cuales traspasaron la cuarta pared y se entremezclaron con el público. Puro espectáculo visual, sin perder un ápice de la esencia musical de la banda.

 

Y esta cercanía fue aún mayor cuando voz y guitarra se sentaron delante del público para interpretar en acústico ‘La niña imantada’ y ‘Mi primera combustión’, así como en las postrimerías del concierto abandonar el micrófono y tras escuchar la vocecita de una niña del anfiteatro, Santi y Julián subieron al Nivel B a interpretar en Off ‘Segundo asalto’. Las únicas ocasiones en las que han solicitado el apoyo coral de sus seguidores.

 

Han sido 22 composiciones, intercaladas entre cajas de sorpresas, de donde lo mismo se iluminaban los sueños de los músicos, o rebuscaban el vestuario con el que se convertían en los actores protagonistas de la siguiente canción. Son efectos que surgen de las entrañas del teatro de toda la vida para darle mayor autenticidad a este proyecto, ‘Espejos y Espejismo’, un concierto teatralizado, basado en el repertorio más ensoñador del cancionero de Love of Lesbian. ¿La música como reflejo de nuestra realidad, o la música como creadora de espejismos donde refugiarse? Una dualidad que muchas veces se confunde en una misma melodía y un mismo verso.

 

Anoche se vivieron momentos mágicos en los que las experiencias propias o los sueños de Love Of Lesbian, quién sabe, permitieron sentir ‘la noche eterna’, pasar ’Un día en el parque’ en un ‘Domingo astromántico’, recordar ‘Allí donde solíamos gritar’ y hasta tener la oportunidad de ‘Vivir los días no vividos’. En definitiva, deleitarnos con sus desbordantes e ingeniosas letras, siempre cargadas de una fina ironía, con el inconfundible Santi Balmes al frente.

 

El ‘Planeador’ sobrevoló anoche por el Auditorio Maestro Padilla para confirmar que Love Of Lesbian es más que una gran banda de música. Son unos artistas auténticos, arriesgados y valientes, que saben fusionar con creatividad las diferentes artes.

 

Y no, no estuvo ‘John Boy’. El club de fans de Love Of Lesbian que agotó las entradas tampoco lo esperaba. Anoche era el momento de la poesía musical: “Si las palabras se atraen, que se unan entre ellas. ¡Y a brillar, que son dos sílabas!”. Palabra del ‘Poeta Halley’.

Dejar respuesta