De los enredos del Ayuntamiento de Garrucha respecto a GALASA

0

Como preámbulo a mi comentario sobre la nota de prensa del Ayuntamiento sobre Galasa, es llamativa la deriva política de la alcaldesa de Garrucha, María López. Según leemos está tratando de salirse del Proder comarcal, creando un mal ambiente dentro del mismo; ahora pretende salirse de Galasa a la que ataca con inquina, y como ahora se verá lo mismo hace con su intento de dañar a la Diputación provincial, que tantos y tan buenos beneficios le ha reportado a Garrucha y a la provincia en los treinta ocho de democracia, lo mismo cuando la presidía la UCD y el PP como el PSOE. Tampoco parece que se lleve bien con el Consorcio de residuos sólidos urbanos. Si ella cree que esa es la buena política municipal a nosotros nos queda disentir públicamente, y en su momento serán los electores los que resuelvan con su voto tal forma de hacer política.

 

Entrando en materia diré que después de más de un año de silencio sobre los motivos que tiene la alcaldesa de Garrucha, María López, de sacarnos de Galasa, ahora nos sorprende con una nota de prensa en la que pretende explicar las razones para el abandono de la empresa del agua. Claro que después de tanto tiempo esperando una argumentación precisa y detallada del porqué de tal decisión nos obsequia con una nota carente de solidez política y argumental, o sea, una  serie de frases genéricas que nada aportan al esclarecimiento de la cuestión, como ahora se verá.

 

Resulta chocante que hace diecisiete días, el 2 de mayo último, se celebró un pleno en el Ayuntamiento para oponerse a una modificación de la forma de gestión por parte de la Diputación. Entonces la alcaldesa no aprovechó para decirle a la oposición cuales son los males de Galasa, excepto mostrar su ojeriza hacia ella con un genérico dicho del mal servicio que presta y su ferviente deseo de que se disuelva. Y uno se pregunta: ¿por qué rehúye la alcaldesa decir la verdad sobre el abandono de Galasa?

 

La primera frase que leo de la nota municipal dice así: “Solo nos mueve un motivo, y es tan sencillo como que nos den los servicios por los que pagamos. Garrucha no va a pagar más a cambio de promesas de obras y convertirse en rehén de la Diputación”.

 

   Pregunta: ¿Es que Galasa no le presta a Garrucha los servicios por los que paga? ¿Acaso a los demás municipios le presta mejores servicios que a Garrucha, o es que esa gran mayoría de municipios que no la abandonan aceptan ser sufridores?

 

Pregunta: ¿Es que la Diputación le cobra más a Garrucha a cambio de la promesa de obras? ¿A qué obras se refiere la alcaldesa? ¿Por ventura quiere decir que los planes provinciales están en almoneda?

 

Se dice en la nota que si se aceptan las condiciones de la Diputación el Ayuntamiento no solo sería el rehén del organismo provincial, sino su prisionero. No sabía yo que la Diputación se dedica ahora a someter a los municipios a su arbitrio. ¿Acaso la gran mayoría de los municipios que se quedan tienen vocación de convertirse en rehenes y prisioneros del ente provincial? Sería bueno que no se dijeran más sandeces para demérito de la Diputación en provecho y gozo de incautos.

 

La alcaldesa afirma en su nota que llevará a pleno el concurso público del servicio de aguas de la localidad y que no hay predilección por una u otra empresa, ya que al concurso acuden muchas, tantas como ya han visitado el municipio mostrando interés por la concesión.

 

Pregunta: ¿De verdad, señora alcaldesa, han acudido tantas empresas para quedarse con la concesión? ¿Sería capaz de decirnos el número y citarlas por su razón social? ¿No es más cierto que se está en tratos con Codeur, la que suministra a Vera?

 

Por cierto, si como parece se va a contratar con Codeur sería bueno que se explicase qué papel jugaría el Ayuntamiento de Garrucha con la venta del agua residual depurada.

 

Curiosamente en la nota nada se dice sobre la parte de la deuda de Galasa que tiene que asumir el Ayuntamiento de Garrucha, que es de gran cuantía, así como también se omite hacer referencia al dinero que se ha de satisfacer a Galasa por las recientes inversiones en nuestro municipio, como son el gran número de contadores que se han colocado. La alcaldesa está obligada a decir cómo se va a satisfacer tanto dinero y su repercusión en la economía municipal. ¿O es que no se piensa en pagar?

 

Tampoco nada se dice en la nota sobre el posible despido de trabajadores de Galasa debido a la disminución del servicio que prestará cuando se vaya Garrucha. ¿Ha valorado el equipo socialista el coste social que eso supone o es que le da igual?

 

Sin el más mínimo sonrojo le endosan al Partido Popular los males de Galasa cuando en más de veinticinco años la empresa ha sido gestionada por el PP y PSOE, y los dos son culpables. ¿Por qué no aceptan asumir los socialistas de Garrucha la parte de responsabilidad del PSOE?

 

Sin inmutarse, dicen en la nota que “al PP no le quedan argumentos para justificar su gestión del agua de Galasa, y no será este gobierno (el municipal) el que permita que nos involucren en un nuevo escándalo como el de Acuamed o el Pantano de Isabel II, en Madrid.” Imagino que querrán decir Canal de Isabel II. O sea, en un alarde de sentirse estupendos, y con el ingrediente de la demagogia y el mal rollo, dejan caer la sospecha de que la Diputación puede incurrir en un escándalo de corrupción, y que ellos no quieren que les salpique como cómplices del mismo. Ante tan grave dicho la Diputación está obligada a defenderse de semejante maldad. Y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid citan a Acuamed y el Pantano de Isabel II (se supone que quieren decir el Canal de Isabel II), con la clara intención de sonrojar al PP local por el escándalo de corrupción que han protagonizado unos sinvergüenzas robando una gran cantidad de dinero al amparo del Canal de Isabel II.

 

En esto último me ha extrañado mucho que el gobierno municipal socialista de Garrucha se haya ido tan lejos, a Madrid para lo de la corrupción, cuando tienen más cerca la corrupción del saqueo de Andalucía llevado a cabo por un gran número de sinvergüenzas afectos al PSOE, con los muchos millones de euros que se ha llevado de los ERES y de los cursos de formación; un dinero para los muchos parados que tiene la deprimida Andalucía. Hasta tal punto ha sido el saqueo que la madre de un socialista sevillano dijo en los medios que su hijo tenía billetes ‘pa’ asar una vaca. El dicho de esta señora sobre el dinero y la vaca es cierto.

 

Y es que es mal asunto cuando, sin cubrirse, las lenguas se desatan a destiempo sin ton ni son.

 

Señora alcaldesa, en Garrucha, una población desorientada necesita saber al detalle las ventajas de abandonar Galasa, con datos ciertos en la mano. Es lo justo en un asunto de tanta importancia. Bien entendido que si la salida de la empresa sale mal, usted y su equipo de gobierno serán los únicos responsables del naufragio.

Dejar respuesta