De la responsabilidad de Susana a la irresponsabilidad de l@s afiliad@s (I)

Los resultados de las elecciones primarias en el PSOE han puesto de manifiesto que Susana Díaz, su adalid Fernández Vara y El Clan que viene dominando la organización política desde 1977 han estado dándole la espalda a l@s afiliad@s que decían servir y de los que realmente se han venido sirviendo, y en un acto de desesperación han utilizado la responsabilidad (De acuerdo al diccionario de la Real Academia Española (RAE), hace referencia al compromiso u obligación de tipo moral que surge de la posible equivocación cometida por un individuo en un asunto específico. La responsabilidad es, también, la obligación de reparar un error y compensar los males ocasionados cuando la situación lo amerita.) como arma arrojadiza contra Pedro Sánchez para conseguir sus propósitos.

Así, pues, a tenor de los resultados de las primarias podemos deducir que con el acto de responsabilidad llevado a cabo por Susana Díaz y El  Clan solo se ha conseguido colocar al Partido Podrido semidescompuesto en el Gobierno, por lo que hay que sospechar de esta acción, aplicándole el proverbio “piensa mal y acertarás”.  Y estos resultados evidencian también que los resultados electorales obtenidos por Pedro Sánchez con una consecuencia de Susana Díaz y El Clan, que en las dos ocasiones que concurrió el extremeño Vara y la andaluza Díaz le hacían la precampaña.

En el contexto nacional hay que afirmar categóricamente que sólo el adn de la militancia socialista libera al PSOE de los dirigentes de El Clan, y gracias a ser un militante político contestatario, rebelde y nada sumiso es el que está sosteniendo al Partido Político como de Gobierno. Por eso, las palabras edulcoradas que se vienen expresando desde que se conocieron los resultados de las primarias solo están produciendo un sentimiento de estupor en el militante que no podrá controlar el Secretario General.

Yo tengo el buen hábito de irme al tronco de la pirámide jerarquizada más próximo a la base de las organizaciones políticas, que en muy pocas ocasiones se corresponde con la unidad de criterios existentes en las cúpulas. Esto me recuerda porcentaje con que ha sido reelegido el Presidente Provincial del Partido Popular en Almería, que, como se comentaba en las redes sociales, lo había sido por mayor unanimidad que Kim Jong-un, y ciertamente es así porque las bases piensan otra cosa bien distinta a la de sus dirigentes, pero lo que no hacen es actuar.

En las bases de la Izquierda también se suele producir esta disintonía como hemos contrastado con las primarias del PSOE, y la réplica que puede obtener Pedro Sánchez pudiera estar motivada por la evidencia constatada durante la campaña electoral y lo que está ocurriendo ahora con las frases edulcoradas que en nada se corresponden con la realidad de los sentimientos en un amplio sector de la militancia.

A falta de la recopilación de datos individualizados en las distintas Agrupaciones Locales de nuestra provincia, me llama poderosamente la atención por su significado lo acaecido en las de Roquetas de Mar y Garrucha. En mi dilatada vida periodística he puesto en varias ocasiones de ejemplo a Garrucha por su elevado nivel político, y hoy la realidad es que se encuentra políticamente subterráneo.

La enfermedad política que tiene el PSOE actual es, como vengo sosteniendo, la conformación de familias o sub-grupos, algo inexistente en otras organizaciones políticas del espectro parlamentario. Y lo ocurrido últimamente es una consecuencia de esta enfermedad política cancerígena que puede llegar a acabar con esta fuerza política. Y en Garrucha ha ocurrido que la actual Ejecutiva Local llegó a estar enfrentada al actual Secretario General para pasar a convertirse en su más fiel aliada, y los resultados de las primarias en esta Agrupación Local hay que entenderlos como el voto de la familia que la conforma.

Sin embargo, en Roquetas de Mar la pírrica victoria de Susana Díaz sobre Pedro Sánchez hay que entenderla como una sobredimensión del censo durante el último año con negros, rumanos y rancios derechistas que tenía el propósito de congratularse con el ya exportavoz parlamentario y roquetero adoptivo Antonio Hernando, quien durante su paso por la otrora Casa del Pueblo pudo constatar la simpatía que se le profesa en la fagotizada Agrupación Local del PSOE en Roquetas de Mar. A Antonio Hernando hay que atribuirle la pírrica victoria de Susana Díaz, pese a haberse inflado el censo, y ya empieza a escucharse por círculos políticos locales que podría prolongar en Andalucía su segunda etapa política para que pudiera terminar de pagar la hipoteca.

Dejar respuesta