La otra ‘manada’ judicial

“Desterrada la justicia que es vínculo de las sociedades humanas, muere también la libertad que está unida a ella y vive por ella”. Juan Luis Vives
“Y danzan, y danzan, y danzan las sotanas alrededor del fascismo que las proclama, valedoras de la raza y de la santa cruzada”. Barricada
¿Ahora? ¡Ahora vamos entendiendo al fin, o al menos intuyendo por la mayoría de los súbditos de la corona confesional del hijo del rey de Franco, la capital importancia de un Poder Judicial verdaderamente independiente (en origen, ejercicio y funciones)! No ha resultado fácil con una ‘izquierda’ asaltacielos de opereta y unos ‘sindicatos’ subvencionados por el Estado; luego órganos de éste, no representantes de la Sociedad Civil. (Basta con ver como el puente del 1º de Mayo, al caer este en martes y aunque tenga carácter vacacional en todo el Estado, descansan el lunes los funcionarios y no los trabajadores municipales, de las diputaciones provinciales o de la empresa privada. La moral de los señores y de los esclavos… propia de todos los fascismos: con su ‘sindicalismo’ vertical subvencionado sin rechistar y de peroratas para captar incautos).
Ha sido necesario que magistrados conscientes se  echen a la calle, con un calendario de movilizaciones, para darnos cuenta del tumor maligno que sufre la sociedad parasitada por el Banco Azul y sus señoritos del ‘trono de Pedro’, en especial en las marginadas colonias de Andalucía y Canarias. Este verdadero cáncer fue incubado desde que en la mal llamada ‘transición’ – o continuidad del tardofranquismo imperante – comenzaran a elegirse las más altas instancias del Poder Judicial por ‘cuotas de partidos’.
Que las leyes empezaran a interpretarse con amoral cinismo papista, los ‘políticos presos’ del ministro Catalá Polo (con ese segundo apellido de ‘Carmencita’ que viste y encumbra tanto) o el ‘Afinafiscalías’ exministro escrivariano Fernández Díaz, no supone anomalía alguna… expresa la consecuencia lógica del malgobierno antidemocrático que padecemos, rehén de sectas destructivas del Estado más totalitario y machista del mundo: el Vaticano (graciosa donación de Mussolini donde sigue operativa, según sus ‘leyes’, la edad mínima de consentimiento sexual ¡a los doce años!).
Ya decía Quevedo que los mismos delincuentes son menos dañinos para el común que los malos jueces… ¿y puede calificarse de otra forma que de perjuicio para la colectividad esa tercera parte, o más, de profesionales de la Judicatura a los que Jueces para la Democracia ha denunciado por pertenecer con descaro o en secreto a una secta cuya obediencia máxima se la deben, más que a la Ley, a un teocrático jefe de Estado extranjero (y a los doscientos opulentos capos purpurados que le rodean) que reside a dos mil kilómetros de Madrid…? ¿El posible Delito de Traición penado con treinta años de prisión mayor figura en el Código Penal como el que presume de un tito en Alcalá…? No preocuparos, los ‘novios de la muerte’ del emperador porteño del Lacio, Francisco I, son fieles camaradas, escapularios y flagelos al viento, firme el ademán.
Las dos peores dictaduras y las más sanguinarias de Europa en el S. XX estuvieron encabezadas por Stalin, formado en el seminario ortodoxo de Tiflis y por Hitler, el cual ensalzaba como modelo de sus lugartenientes y de las SS a la Compañía de Jesús, fundada por un militar: Íñigo López de Loyola. Ambos autócratas, el ‘padrecito de los pueblos’ y el paranoico führer que firmó un ‘concordato’ (Reichskonkordat de 1933 aún vigente) con el papa, profesándose mutua admiración por sus implacables métodos, terminarían coaligados – Pacto Molotov-Ribbentrop – contra el enemigo recíproco de sus Estados de derecho tiránicos: las sociedades democráticas del planeta.
Así observamos que allá donde se trata de reproducir cualquier régimen absolutista, el fascismo religioso de cualquier signo no está muy lejos (ad maiorem Dei gloriam, claro, pardillos). Todos hermanados no sólo por el barrigón, también en contra de la laicidad administrativa. La ‘constitución’ que a tantos llena la boca, a pesar de su carácter aconfesional, y donde se afirma de modo taxativo que ‘ninguna religión tendrá carácter estatal’ (Art. 16)  vemos que se pisotea cuando el Estado vía Ayuntamientos, Diputaciones, Autonomías o los PGE financian o enaltecen los intereses de los gerifaltes religiosos cuyo jerarca supremo es jefe de un Estado foráneo junto al Tíber.
Aunque la parte del león se la lleven los feudatarios del estadúnculo romano, podrido de riquezas rapiñadas durante siglos, tampoco las prerrogativas de mandamases evangelistas, judíos y musulmanes debemos tolerarlas (confundidos a caraperro los planos espiritual, político y económico). Al igual que las distintas religiones, los partidos, sindicatos y asociaciones empresariales han de sufragarse por sus afiliados y no realizar actividades ilícitas encubiertas de blanqueo, evasión fiscal u otras. Aunque al ser leales esbirros de su amo gubernamental sus luchas por el poder en toda Latinoamérica, el Mediterráneo y otras partes del mundo se han vuelto de una insoportable obscenidad.
Por eso a nadie extraña la inducida invisibilización pública de las minorías islámica, luterana o hebrea en sus festividades. Los golfos obedientes o vendidos al jerarca de Castelgandolfo sí pueden cortar calles de noche en su ‘semana santa’ o sus romerías mil, pagándose el dispositivo de seguridad o las lucecitas con nuestros impuestos, pero no se permite la ampliación de la apertura de horarios comerciales por muchos Ayuntamientos durante el mes del Ramadán, por ejemplo… noches blancas tan pintorescas y turísticas. Con sus ‘leyes’ del embudo, interpretadas a capricho, llegaremos muy lejos… a la altura de Ruanda y en barrena.
En la deriva despótica y regresiva que nos aqueja el recurso de una represión cada vez más brutal se torna indispensable. Hasta ETA le ha ganado el pulso al Poder Ejecutivo, tal vez buscando este último que en medio de una degradada situación social con un expolio creciente, surjan violentos para así justificar sus tropelías y desafueros, envueltos en el mercenario pseudopatriotismo rojigualdo. Sin embargo les han dejado con dos palmos de narices anunciando su disolución definitiva.
Aunque los ‘perrodistas’ voceros del monárquico-papismo no llenarán sus desacreditados libelos con el infame tiro en la nuca al concejal de turno, o la cal viva de los otros, sino con la banda de la Gürtel o la de los EREs, por mucho que a Cifuentes, Chaves y Griñán dependiendo de la clientela  – obnubilada por los camelos orquestados por los de la ‘publicidad  institucional’ -, les disfracen mediáticamente de Heidi, Pedro y el Abuelo, entonando imposibles canciones susanistas tirolesas por las Ferias de Abril y Mayo, con flores a María.
A nadie debe extrañar por tanto que desde Bildu – v.g. el vitoriano Rafael Larreina – al PP hayan tenido y tengan entre sus candidatos a adeptos al Opus, sin importarles la explotación salvaje de las mujeres ‘auxiliares’ de la Obra del ‘marqués’ ¡y encima postureando de ‘feministas’!. O que las posiciones no ya anticlericales sino simplemente laicas no aparezcan por ningún lado en la ‘izquierda’ cañí o enarboladas por los ‘demócratas liberales’ de toda la vida (del caudillo). Incluso en el autodenominado ‘andalucismo’ o ‘socialismo’ de nuevo cuño monárquico-papista o ‘republicano’ de chusquero vodevil, donde veréis a muchísimos más detrás de la procesión que luchando por el progreso cultural o social en una logia, como antaño.
El colmo de la barbarie lo percibimos en los desahuciados que duermen en la calle y comen de la basura. ¿Cómo podemos consentir que de la beneficencia se haga negocio dejándola en especulativas manos privadas lucrándose del contribuyente? Y toda esta mezquindad inmoral en la misma Península que alumbró al humanista universal sefardí valenciano Joan Lluís Vives, que desde su exilio flamenco de Brujas escribió en el S. XVI el ‘Tratado de socorro de los pobres’, donde planificaba y fundamentaba un servicio público de asistencia social pionero en toda Europa.
Ante esta involución criminal y cobarde, cediendo soberanía al Estado extranjero romano, hacemos un llamamiento a la Sociedad Civil para que no pongan la equis en la declaración de la renta a favor del papismo depredador ni de sus encubiertas ONGs, y a boicotear activa y organizadamente a cuantos políticos, formaciones o instituciones se plieguen a este codicioso curanganismo usurpador.
Pero Montesquieu, Erasmo de Rotterdam, Vives e Ibn Hazm han vuelto, pala en mano, para devolver la dignidad a los centenares de miles de víctimas del genocidio y del Horror insepultos en el oprobio inhumano, para que retornen los exiliados empujados por el oscurantismo y los sistemáticos saqueos impunes, para que catalanes y andaluces no sean víctimas del centralismo opresor, para que el amor derrote a los que sólo disfrutan con ‘penitencias’ o violaciones a indefensas mujeres en Navarra o el Valle de los  Pedroches…
¿No oís a nuestros auténticos héroes con el retumbar inapelable de la Trompeta de la Hora de la Justicia? ¡Qué extraña la sordera de algunos…!, porque todas las aves en Primavera anuncian ya la invencible Aurora de los Pueblos, clamando por una emancipada Acción Política inalienable… de ciudadanos puestos en pie sobre la Madre Tierra libre.
Al-Hakam Morilla Rodríguez, Coordinador de Liberación Andaluza. Cuenta de twitter bloqueada por la censura: @lascultura. Nueva: @liberacionan

Dejar respuesta