La Orquesta Ciudad de Almería hace un homenaje en su concierto de Feria a la grandeza de Almería, con ‘Nuestra Tierra’

0
740
La OCAL vibra con la música de sus raíces

En un pentagrama de piedra, campo, sol, sierra y mar se escribe la grandeza de Almería. La Orquesta Ciudad de Almería (OCAL), tras muchos meses de preparativos, partía ayer junto a sus más de 70 músicos, capitaneados por Michael Thomas, hacia un viaje por el esplendor de su tierra, ‘Nuestra Tierra’, en el que le acompañaron más de 5.000 personas. El maestro de ceremonias fue Cristóbal Cervantes.

          Como punto de encuentro, el majestuoso Cable Inglés, en el Parque de Las Almadrabillas, donde la agrupación musical puso rumbo a una aventura que tuvo como primera parada Las Canteras de las Estrellas. La OCAL hizo música con la dureza del ‘oro blanco’ de Macael, interpretando un tema compuesto por Juan Cruz y encargado por la empresa Cosentino, que consiguió esculpir el talento de sus artesanos.

          El tesón de sus agricultores se puso de manifiesto a través de la Sinfonía n.6 “Pastoral”, de L. van Beethoven. Posteriormente, el barco desembarcó en Noches en los Jardines de España, de Manuel de Falla, donde las manos de Miguel Ángel Acebo al piano recorrieron un mágico jardín nocturno tal y como el que da la bienvenida a la entrada de la Alcazaba.

          La Petrouchka, de I. Stravinsky, dio un giro al espectáculo musical desfilando por la ‘Feria del Carnaval’, la ‘Danza de las niñeras’, ‘Danza de los campesinos y el oso’, ‘Danza de los gitanos’, y la ‘Danza rusa’. Como no podía ser de otra manera, G. Bizet estuvo presente en esta travesía con Los Pescadores de Perlas. Almería cedió su voz a Juan de Dios Mateos, que hizo la magia en primer lugar con Los Pescadores de Perlas y posteriormente con O sole mio.

El cielo de Las Almadrabillas se iluminó de fuegos artificiales con El Buey Sobre el Tejado de D. Milhaud. Y entonces apareció ella entre el público, La Violetera Inés de Inés, que acompañó a la OCAL con su elegancia y arte, también con Almería, una pieza en versión orquestada, gracias al arreglo de Juan Francisco Padilla.

Posteriormente, Miguel Ángel Acebo volvió al piano para dar vida a Noches en los Jardines de España (‘Danza lejana’, En los Jardines de la sierra de Córdoba). Juan de Dios Mateos le cantó a su Pobre Almería (obra que encontró el almeriense Julio Francisco González en la hemeroteca digital de la Biblioteca Nacional de Madrid)e Inés de Inés bailó a El Amor Brujo para poner el broche de oro a un espectáculo de más de dos horas que cada año consigue superarse.

Los más de 70 músicos de la Orquesta Ciudad de Almería contaron con unos invitados de honor de lujo: Silvia Pérez-Madero Oyonarte, Isabel Santander, Agustín Alférez, Pablo Acebedo y Pablo Molina de la OJAL.

         

Agradecimientos Desde la Orquesta Ciudad de Almería quieren aprovechar la celebración de esta tradicional cita para agradecer a los miles de espectadores que volvieron a arropar a la formación musical un año más en el Parque de las Almadrabillas, demostrando el cariño hacia la orquesta y el amor que sienten por la música.

De igual forma, destacan el apoyo que durante todo el año reciben por parte del Ayuntamiento de Almería y Cajamar, patrocinadores principales de la OCAL, y que hacen posible que la ciudad pueda disfrutar de un concierto mayúsculo como el de anoche. Asimismo, quieren hacer una mención muy especial al Grupo Cosentino por hacer posible las ‘Canteras de las Estrellas’ y al Grupo Caparrós por ser unos embajadores ejemplares de nuestra agricultura y obsequiar a todos los presentes con uno de sus productos estrella.

Dejar respuesta