La Nueva Era traerá un modelo diferente de conducta

0

Los hombres de Iglesia y los que se les parecen en su manera de pensar, hablar y actuar, han sacado el Padrenuestro del Sermón de la Montaña, presentándolo a los creyentes únicamente para rezar. Alguno dirá ahora: ¿Y para que sirve entonces esta oración sino para rezar? Justamente esta pregunta indica cuan alejados del verdadero cristianismo está el llamado occidente cristiano, principalmente porque los sacerdotes no enseñaron ni enseñan lo que contiene el Padrenuestro en su profundidad, sino que en la mayoría de los casos simplemente recitan esta excelsa oración como una letania, al mismo ritmo veloz que sus creyentes bautizados.

 

Sin embargo, el Padrenuestro contiene una gran parte del Sermón de la Montaña, lo que en su conjunto es una enseñanza para ser realizada no recitada. Ya sólo cuando se considera la frase que dice: „Venga a nosotros Tu Reino y hagase Tu Voluntad“, que sin embargo los cristianos originarios rezamos: “Tu Reino viene y Tu Voluntad se hace”, se descubre que las enseñanzas del nazareno apuntan hacia la fe activa, es decir hacia la realización, puesto que el solo creer y rezar no conducen a ningún sitio.

 

La Voluntad de Dios no tiene nada que ver con ritos y dogmas, sino más bien con el amor al prójimo, pero para los hombres de Iglesia que se denominan cristianos, el Sermón de la Montaña de Jesús es sin embargo una utopía, lo que explica que el Padrenuestro se haya extraido del mismo, pero para los verdaderos cristianos es una enseñanza excelsa que, cumpliéndola en la vida diaria, podría haber conducido a la humanidad a la salida de la carcel del ego y de la desesperanza.

 

Todavia se podría decir mucho sobre la confusión que las iglesias institucionales han creado en base a las enseñanzas de Jesus, pero sería desperdiciar el tiempo pues está emergiendo un nuevo tiempo: La Nueva Era de Jesús el Cristo, en la que el Sermón de la Montaña es la medida para la verdadera vida. Quien sin embargo tenga interés por informarse más sobre los intereses reales de las Iglesias y sus representantes, puede adquirir en muchas librerías la literatura correspondiente.

 

Volvamos entonces al Sermón de la Montaña, y si lo desean vayan con todos aquellos que siguen a Jesús el Cristo al nuevo tiempo. Comiencen, comencemos todos los que son de buena voluntad a elevar nuestra consciencia, a ampliarla, para que la luz del nuevo tiempo no sólo nos alcance sino que pueda resplandecer a través de nosotros. Es la luz del Sermón de la Montaña de Jesús. En el Espíritu de Jesús, el Cristo, ya ahora muchas personas pueden decir: ¡El Sermón de la Montaña se puede vivir!

 

Formen ustedes también parte de aquellos que, junto a los muchos cristianos originarios seguidores de Jesús de Nazaret, van dando los pasos hacia el nuevo tiempo, a los valores del Sermón de la Montaña de Jesús, que contiene la elevada enseñanza de conducta que nosotros los seres humanos expresamos con las palabras: decoro, modales, ética, moral y estilo. Merece la pena leerlo de vez en cuando para luego preguntarme: dónde puedo acercar mi vida más a su realización. Pues el Sermón de la Montaña de Jesús es el concepto para el nuevo tiempo, para la nueva era de Jesús el Cristo, pues el Hijo de Dios, el Corregente de los Cielos, nuestro Redentor nos dijo: “Yo vengo pronto”.

 

Dejar respuesta